Teatro 6- Jerarquías amorosas…

Tom- hombre, marido de Ingrid.

Ingrid- Mujer de Tom.

Rebeca- Libertina, amiga del matrimonio.

Acto 1.

Rebeca está en casa de Tom e Ingrid, sola. Pasea observando la sala. Bebe café solo. Habla entre pasos y silencios.

Rebeca- La situación, ¿hay situaciones?, la comunión, ¿hay comuniones válidas?, el intento de interferir, me gusta Tom, me he de alejar, me gusta Ingrid, me he de alejar más, me gusta su casa, me he de alejar más aún, sus vidas, su sexo, su energía, su naturalidad, yo, en cambio, ¿quién soy?, una libertina, una coneja, una mujer con mucha sensibilidad, pero muy poco aprovechada, el límite entre la desesperación y la dicha es incomprensible, putos límites, tengo alma anarquista, tengo intereses individuales, ¿qué es sino el anarquismo si no luchar por la autonomía individual sin joder al otro?, yo, eterna amante, soy todo ligueros y juegos, soy…

La realidad es paradójica, y que lo sea siempre, ¿por qué la carne camino del mal estado es más tierna y sabrosa?, con las mujeres maduras pasa lo mismo, venid a mí, hombres y mujeres, venid a mí y gozad conmigo… la vida son dos días, pasad uno y medio en el más absoluto éxtasis, por Dios…

Esa es otra cosa que no me gusta y que no puedo dejarla, nombrar a Dios sin tenerlo en cuenta… si te acuerdas de Dios, al menos tenlo en consideración… yo en cambio ni creo en él, y si me equivocase y en realidad existiese, me enfadaría mucho con él… por la mierda de mundo que habría construido… o diseñado… ya me lo aclararía….

Pero tú no eres Dios, ni tú… ni tú tampoco… y esos dos tontorrones que dicen ser mis amigos… toda la vida en crisis, y siempre juntos… con las ganas que les tengo a los dos… pero por separado… mezclar sería saturar el guiso… que sin ser una experta, supongo que el gusto se puede saturar… y siempre será culpa del gusto y no del consumidor…

¡Joder, qué angustia!

Lo que más me atrae de las personas es su humor. Si sabes lo que le hace gracia, conoces sus más íntimos secretos. Por eso me gustan tanto Tom como Ingrid.

Los quiero lejos de mí, pero no puedo alejarme, las contradicciones siempre se han impuesto en mí vida, el secreto del elixir vital es la pasión, el deseo… y desear, yo, deseo mucho… miren, deseo desde ese merengue de la pastelería hasta vuestro sexo…

La realidad de la ciudad es una… sin mí no puede estar… ¿quién iría a los recitales de los cuatro poetas desconocidos y malditos que todavía viven en la ciudad… o malviven, depende como se quiera interpretar?

¡Ya!, ¡Ya!, ¡basta ya!, me estáis pidiendo marcha… que me lo pidan ellos, sí, Tom e Ingrid, siempre tan decentes conmigo, pero sé que me desprecian… no soy nadie para ellos, siempre tienen la palabra adecuada, no como yo, que meto la pata todo el rato…

La poesía, entró en mí vida, no sé fue más, no sé podrá ir nunca… una vez me dijeron que era la mujer poesía, nunca supe si era por mi sensualidad o por ser muy metafórica, no lo pregunté, me quedé con las ganas de saberlo.

Me gusta tanto Tom como Rebeca, estoy jodida, ¿estoy jodida?, para nada, las personas inteligentes, son las que sacan positividad de todas las situaciones de la vida, me lo he de tomar… me gustan los dos, ninguno de los dos será amante mío, no haré nunca un trío con ellos, por lo tanto disfruta de su amistad…

Sí, pero una cosa es conocer la teoría y otra saberla llevar a la práctica… ¡qué coño puedo hacer?

De momento me haré un canuto, y viajaré por islas mágicas, donde o todos son humildes o todos sofisticados, por lo tanto no hay lucha de clases… pero, qué haría yo sin la lucha de clases… estaría más perdida con un calcetín sin su par…

¡Qué ironías!, estoy en casa de mis mejores amigos y pienso en ellos como objetos sexuales, no mujer, no te lo puedes permitir, mi super yo ya no es un super yo, ¿qué es entonces?

Verso libre, verso medido, metáfora… loca, serena, surrealista, hiperrealista, cuál preferís… yo decido, no me voy a follar a ninguno de los dos…

Las ideologías no me gustan, su mismo significado lo dice, son las ideas profundas relacionadas con el mundo que toda la gente suele tener.

Pero yo cuando las he tenido, me han limitado como si estuviese dentro de un cubo dónde no puedo pensar ni moverme, de una ideología a una secta no hay un largo trecho…

Pero pensando y pensando, me duele la cabeza… voy a abrir la botella de champany… unas burbujas en el cerebro quizás me quiten su dolor… dolor por mis amigos, por la ausencia de gente cercana… por la intensidad de mi dolor… qué feliz que eres, me dicen las que no me conocen… ¡joder!, ¡en este mundo no sé puede ser feliz…!, a no ser que jubiles tus sentidos y te vuelvas una roca… y el mundo como una novela de Emilio Salgary… ¡a la mierda!

La utilidad de la inutilidad… la utilidad de la música y de la poesía es totalmente espiritual… si quieres alimentar el espíritu, lee y disfruta a algunos poetas malditos, verás que hay gente más jodida que tú… por lo tanto no todo está inerte, pueden volver las oraciones en honor al sexo y el desenfreno.

 

Acto 2.

Ingrid y Tom discuten acaloradamente en la sala de estar de su casa. Beben café. Ingrid tiene casi un ataque de nervios…

Ingrid- ¡Cabrón!, sabía que pasaría… quieres tirarte a Rebeca… es mi amiga desde hace mucho tiempo. Me estás jodiendo la vida… y tú que vas de hombre sensible que comprende las necesidades de las mujeres. No entiendes una mierda.

Tom- No bebas más café… ¿te preparo una tila…?

Ingrid- No digas gilipolleces… ¿sabes de que tengo ganas? De cortártela… pero como no puedo.

Ingrid le tira una cerámica imitación a las de la dinastía Ming. Tom la coge en el aire… los dos se empiezan a reír a carcajadas.

Tom- Es el jarrón que nos regaló mi madre cuando nos casamos…

Ingrid- Encima me recuerdas a tu madre, a mi suegra, a mi vendita suegra.

Tom- Sabes que podemos hacer, te iba a preparar una tila… pero siempre reaccionas a tiempo y te puedes tomar un Manhattan. Eres oportuna, lista, buena gente y estás muy buena… ¿por qué me iba a querer follar a tú amiga del alma?

Ingrid- Porque se ha convertido también en tu amiga del alma y te pone…

Tom- Lees mis intenciones mal…

Ingrid- Estás avisado, te la corto como pase algo entre los dos…

Tom acaba de preparar los dos Manhattan y brindan.

Ingrid- Tanto por los buenos como por los malos momentos…

Tom- Qué así sea.

Ingrid- Sabes qué, había una vez que conocí a un hombre del que confiaba de su entereza, y me defraudó, engañó a mí madre, el cabrón de mi padre no tenía una amante tenía un listado de amantes. Desde entonces, sufro de celos con mis parejas.

Tom- No me digas, ¿sabes cuántas veces me has contado esa historia y siempre es cuando me quieres pedir perdón?

Ingrid- Pues otra vez no te pido ni perdón… anda brindemos, por los idiotas que se casan con mujeres celosas…

Tom- Por putas que no quieren llegar a dónde llega todo el mundo… la calma matrimonial, la estabilidad… sabes que para llegar a la estabilidad en la pareja no ha de haber una pasión demasiado intensa…

Ingrid- Pues…, no quiero estabilidad con mi pareja… ¿trato hecho…?

Tom- Idiota…

Ingrid- Putón.

Tom- Guarra…

Ingrid- Cabrón, cornudo y además sin enterarte…

Tom- No me dirás que eres tú la que te estás follando a tú amiga del alma.

Ingrid- Imbécil…

 

 

 

Acto 3.

Ingrid está sola en la sala de estar bebiendo un café irlandés. Habla, está nerviosa.

Ingrid- La vida, la jodida vida, cuando crees que lo tienes todo controlado, el miedo penetra, la irascibilidad imponente es el día a día en tus relaciones amorosas, y yo bebiendo un café emborrachado y escuchando a Duke Ellington, la mierda de la levedad… ¿realmente compuso correctamente Milan Kundera “La insoportable levedad del ser”, mi ser no es leve, para nada, mala frase, nada…todo, siempre…nuca, errores, estos conceptos cuando se observan en la práctica no son ciertos, incluso podrían ser censurables y penados, la intransigencia de la ignorancia, la intransigencia en la idolatría, somos mierda y en mierda nos convertiremos… tiempo al tiempo, aunque no creo que la mierda llegue a ver algo claro, el elixir y la inconstancia, la rabia por la ineptitud, soy y somos, bombas, infructuosas, recuerdo que una vez conocí a un Fructuoso, como puede un escritor ser tan superficial, y que no se ponga ojo al dato, al pan vino, y al mareo dormir… ¡Coño!, si siempre estoy mareada, quizás caí en la niñez en un bidón con LSD, supongo, no sé, mañana será otro día…

¡Qué  vida! La irresponsabilidad me gobierna, la inquietud acecha, y Rebeca conquistándonos, es como inquirir en la promiscuidad sin haber sido en toda mi vida promiscua, es el intento de gobernar sin ser gobernado, Rebeca, Rebeca, un revolcón contigo me haría bien, las inquietudes que acechan no se irán más, tanta fluorescencia, qué luz más mala y artificial, increíble, ¿y las musas?, donde está la condolencia, la absurdidad, la tontería y la volubilidad…, los intentos fatuos, los polvos soñados y no llevados a la práctica, la temática sigue y sigue, de los ejemplos huyo, a la mierda, y yo con mi marido, cada vez más kilómetros de distancia, a la mierda, que le diría a una hija si fuese madre y la quisiese, y que ansiase horas para mí, nada, a cogerlas, Rebeca se ha de alejar, a Rebeca la he de alejar , sino mi matrimonio peligra, a ver qué opinan ellos, aunque mi marido como es tan inocente…

La repartición de los bienes ha de ser equitativa, lo malo es que, ¡joder!, nosotros no tenemos bienes… la realidad es cada vez más virtual, los que mejor se adapten a la semi nueva realidad serán los más felices, y a mí me gusta orar, y vosotros, ¿queréis que ore?, sois un público exigente, habéis pagado la entrada, os da derechos, pero yo soy la actriz, y un poco guionista, por lo tanto este mísero monólogo acabará cuando me salga de mis partes bajas, ¡entendido!, la electricidad estática impregna mi cuerpo, y yo tan iluminada, que no loca, y yo tan provocativa, me queréis ver la pierna, os la enseño, y mi marido, hace tiempo que no mira mis muslos como lo hacía antes, a la mierda, he de buscar amantes que me los miren con apetito, la relación extramatrimonial no me gusta… ¿entonces?, le preguntaré a mí amiga, que por cierto se me quiere follar, ¿qué imparcialidad puedo encontrar en ella?, al carajo, a la mierda, los sueños si existen son efímeros…

¡Ya no hay relaciones sanas!, la época de los orcos ha llegado, sé lo qué queréis de mí, solo sé que quiero follar, follo luego existo… o lo que es lo mismo siento, luego existo, la relatividad, ya no hay sociabilidades hábiles, todo se basa en saber lo que se quiere del otro, la mierda huele a mierda, y os lo diré cuándo lleguéis a vuestra casa, son amigos, futuros amante, la ruina de mi vida, insoluble radioactividad ilusionista, me influís… mal, ogros, pero sois mis amigos, y os quiero dar placer, me acostaría con la hembra primero y luego con el macho, para acabar sucumbiendo a mi propio placer particular, de que va esto… es la transferencia de mi riqueza vital, influye en la totalidad, aunque no creo en la totalidad… ¡a la mierda, porque tengo que pensar tanto, ¿quizás tenía razón Descartes?… es la incógnita que nunca voy a descifrar, ¿tenía Descartes razón?, no, no la tenía, imagino mi vida en diferentes situaciones, ¿me gusta o no me gusta?, no hay escisión, el hecho elemental de la metafísica… hablaremos sobre ello, de momento a dos manos, sí a dos jodidas manos…

 

 

Acto 4.

Ingrid y Rebeca hablan en la sala, está anocheciendo, beben gin tónics relajadamente.

Rebeca- Me gusta tanto follar…

Ingrid- Tú tranquila, no te reprimas…

Rebeca- Estoy muy excitada… ¿qué puedo hacer?

Ingrid- Qué quieres que te diga, ¿te dejo mi vibrador?, pues no, es como los cepillos de dientes, personales e intransferibles…

Rebeca- Al menos acaríciame…

Ingrid- Bebe y calla…

Rebeca- Está bien… quién no sabe disfrutar del placer se lo pierde…

Ingrid- ¿Quieres que haga unos espaguetis al pesto…?

Rebeca- Vale, mientras tanto voy a escribir…

Ingrid- The poetry… ¿qué sientes? Eres poco común, no ignoras nada si de sentimientos se trata.

Rebeca- Haz los espaguetis y calla…

Rebeca se pone a escribir, tres minutos después aparece Ingrid con dos platos de espaguetis y una botella de Lambrusco.

Rebeca- Antes de comer te leo…

Ser esencial… ¿para quién?

Opiniones, mierdas comunes…

Dónde se ha ido… si la vi…

Al cuarto de las ilusiones… y los orgasmos…

A parecer y ser al mismo tiempo…

En cambio, la vida avanza…

Y yo, ¿crezco o decrezco?

No lo sé…

No me importa,

por favor dame algo de comer,

vanguardista exotérico…

Como la vida en el burdel de las

metáforas.

Ingrid- Eres una ninfa, una diosa de la persuasión… me ha gustado, como siempre, me ha gustado, incluso diría que me ha gustado más que otras veces… y que conste que el que te folles a mi marido no ha quitado mi objetividad hacía tú excelente poesía… a la más…  ¡puta!, la más poeta…

Rebeca- Perdona doña moral, mi super yo particular… nosotras también nos hemos acostado…

Ingrid- Pero estaba completamente borracha, no cuenta…

Rebeca- Lo que tienes un cuento…

Ingrid- Las conclusiones se las ha de llevar cada una… pero te sugiero… ¿y si mandas a paseo a mi marido y te acuestas solo conmigo?

Rebeca- Cómo valoras las necesidades de tú marido.

Ingrid- Sus necesidades se las he de satisfacer yo…

Rebeca- Pues hazlo.

Ingrid- Tú no te metas.

Rebeca- Si no soy yo será otra.

Ingrid- Pues que sea otra.

Rebeca- Los dos sois míos.

Ingrid- ¡Una mierda!

Rebeca- No podéis prescindir de mí.

 

Acto 5.

Ingrid está en la sala moldeando un pedazo de kilo y medio de arcilla… mientras tanto va hablando. De fondo suena un tema clásico de Bob Dylan. The times they are a changing…

Ingrid- Es la inspiración la que me  da la vida… que portentoso poeta era Dylan… el quehacer diario se tendría que convertir en propósito de plenitud espiritual… no noto ni mi espíritu y eso que escribo poesía… siempre se ha dicho que los poetas son muy espirituales y algo místicos, ¿con las artistas pasa lo mismo?, conmigo no, desde luego…. la mierda, el placer de oler la mierda y alejarse con una intensa carrera, hasta que la mente aguante, y el elixir del compás de la melodía hipócrita me despierte de una puta vez… creo que me estoy volviendo majareta… como me gustaría ser la amante eterna, la melancólica amante eterna, la que folla mucho y habla poco, eso a  los hombres les pone, yo no tengo ni idea de lo que les pone, pero sé que a las guarras se las considera de una forma especial… ¡joder!, ¡quiero comportarme como una puta en la cama, nunca he sido capaz ni lo será, que coño quiere decir ni lo seré, si tengo ganas lo voy a ser, el preámbulo a la imaginación, la libertad onírica de las situaciones, el irrespeto a los referentes, todo y mucho más soy y he sido, ¡hijueputa!, hasta  las narices, el ser y el sentir, el andar y el conocer, la irresponsabilidad al cagarla, la tribuna de las consideraciones apartadas de la realidad, la conclusión de la gran obra, y como estoy agotada, que os den… voy a descansar, la salud es la falta de dolor, o, ¿es el placer la ausencia de dolor?, ¿O es la felicidad la ausencia de dolor?, depende de la respuesta que le dé, o disfruto de mucho placer o soy muy feliz… pero… ¿pueden ir las dos cosas unidas?… la unidad es el mal actual… ¿por qué todos quieren formar parte de algo?, ¿cómo si ese algo les fuese a absolver de su pecado natural?, el haber nacido, el haber nacido solo para destruir… al menos los artistas crean… mientras el resto va destruyendo sin convicción alguna, ¡el otro día!, me importa una mierda el otro día, ahora es ahora y no existe nada más, ahora es ahora y tengo ganas de gozar, pero no hay ningún tipo de animal por aquí… si estuviese alguno de mis amigos quizás me lo follaría, pero… yo con marido y sin gozar como mujer, y para joder la marrana, ¿confía en mí…? lo voy a joder y voy a gozar… luego una copa de vino, unos versos, y a despotricar contra todo, que la vida son dos días…

Está cinco minutos paseando, bebiendo vino y contemplando como va su obra de arcilla. Suena de fondo, Tom Waits. 

Ingrid- ¡Qué placer!, ¡qué puto placer es vivir!; pero sobre todo puto… porque para vivir se ha de pagar un precio, al menos en sufrimiento, me voy a hacer un canuto, me voy a masturbar, a ver si viene alguien a esta desangelada casa, la historia es ruin como dicen los brasileños, ruin de mais, a la mierda lo absurdo, se come a lo cabal, es lo que rige la esencia de la vida, en cambio yo, mojada, excitada, ¿qué quiero?, ¿qué busco?, y mis amigos dándome vida, y yo sin follármelos, es la intuición lo que me para, sé que no hay mejor manera de irse a la mierda que meterme dentro de una relación teniendo matrimonio… lo sé, pero no me puedo alejar, ¡mierda!, la solución de lo irresoluble, la intuición de lo racional, ¡la mierda santificada!, que descontrol, la especie ya no vive, malvive, se bifurca y coge el camino erróneo, cada uno es cada cuál, cada uno es una insignificancia, y yo sufriendo porque me quiero follar a mi amiga, que la den, si lo sabe y le pone, si lo sabe y con la única que pudiera tener alguna oportunidad es con ella, la Adonis, la retro amazona contemporánea, y nunca mueran las contradicciones…

¿Qué puedo esperar con y sin marido alguno?, bueno, mejor tener un marido idiota que no tener, yo que no sé estar sola… pero Rebeca me está echando el anzuelo, y yo hasta ahora pasando de ella, es la vida, la miseria, las circunstancias, siempre existe un margen de error pero lo bueno es que el balance sea positivo… me ha venido a la cabeza la mujer en mayúsculas, la primera con la que me acosté, no fue buen sexo pero había complicidad, con Tom la hubo pero el tiempo pasa, y el pasado no influye en el presente, al menos no debería influir, aunque sí que lo hace, el germen es por donde brota el tallo, a tal tallo tal astilla, o… no era así, soy malísima para la memoria de detalles que me parecen circunstanciales, la esencia es la esencia y siempre lo será, al pan, pan y luego viene el borracho…

Ingrid se lía otro canuto, empieza a fumar le coge un violento ataque de tos, para calmarlo bebe ron directamente de la botella… acaba mareada hablando sin parar…

¡joder!, estoy volando al país de nunca jamás, nunca más follaré con ese, ni con esa, ni con el del más allá… la vida, indica el camino correcto, el destino lo puede truncar, y la razón, acaso hay algo llamado razón que tenga algún puto sentido, ¡no!, joder, siempre con lo mismo, yo viajando y mi cuerpo aquí quieto, la incomprensión, Parménides hubiera tenido que escribir en su poema que lo que es, no es, y lo que no es, es… las circunstancias, cómo descanse cuando leí a Parménides, la burocracia al poder, a la mierda, o ignorada, que prefieres,  vivo por y para el placer, y ahora estoy entre el placer y el dolor, por lo tanto, jodida, que bonita es la primavera, y como da por culo, los próximos poemas que escriba consistirán en sentir la primavera y en como jode, la vida, la crisis eterna, sin confusión, ni reconciliación, la desmesura, en mí y por mí, cuánto viaje, ahora estoy en Kamchatka, qué pasada…

¡Soy Ingrid y me siento!, rechazo a la gente superflua, la vida es una, solo una, pero no se ha de vivir por vivir, yo vivo por y para mí, necesito sexo, copas, poesía y un poco de desinterés. La razón, es algo que en cualquier momento puede ir contra la sociedad, y yo eructo… ya se vio con los asesinatos científicos y racionales de la segunda guerra mundial… el ser, el estar, el significar, las consecuencias y el éxtasis, sin desilusión, joder, que raro, la intención es lo que cuenta… rechazo los teléfonos, como también rechazo estar todo el puto día pendiente de si me han informar de algo o no… ese debería ser el motivo por el que la gente depende de las telecomunicaciones, pero no lo es, lo que ocurre es que el que depende de ellas siente que  las máquinas son como una parte de ellos…

La situación de la tragicomedia… incluso las peores risotadas son sinceras…

Ya no hay tintes que tapen el blanco… quiero colores, melodías, y escribir sobre ellos, quiero amantes y no este matrimonio que me va a llevar al  carajo, pero no quiero depender de nada… la situación idónea es… amantes que se ven tres noches por semana, más días es compartir demasiado, soy una solitaria, la eterna unidad… yo+yo… y que les den…

 

 

Acto 6.

Rebeca y Tom están en la sala conversando. Beben buen cava. Rebeca está contenta por la bebida. Suena de fondo Neil Young.

 

Rebeca- Vosotros siempre me habéis gustado. Nunca cambiará nada… y que conste que es sin interés alguno.

Tom- Sí, qué solos habríamos estado Ingrid y yo sin tu amistad.

Rebeca- Tengo frío… ¿me puedes arropar un poco?

Tom- Por supuesto, por una amiga lo que sea.

Tom se acerca a Rebeca y la abraza. Acto seguido rebeca intenta besar a Tom.

Tom- ¡Joder!, ¡pero qué coño haces?, que no éramos amigos del alma. Si nos liamos, se romperá todo.

Rebeca- ¡Qué conservador eres!, ¿desde cuándo dos amigos no se pueden consentir repetidas veces?

Tom- Pregúntaselo a Ingrid.

Rebeca- A Ingrid me la voy a intentar follar otra vez…

Tom- Estás borracha. ¿Quieres tumbarte un rato?

Rebeca- ¿Me acompañas?

Tom- No, ni lo sueñes, no me vas a comer… además a lo mejor te indigestas. Incluso puedes cambiar la historia teológica. Y que sea la mujer quién cometa el pecado original y muerda de la manzana prohibida… y envenenada.

Rebeca empieza a reírse alocadamente. Se acerca a Tom y le mete la mano en el paquete. Él la coge del brazo y la empuja contra el sofá. Llena dos copas de ron y le da una a Rebeca.

Rebeca- Tú quieres acabar conmigo… no puedo beber más. La vida es algo más que el puto desequilibrio. Oye, como te sentaría hacer un trío los tres… se lo podemos proponer a Ingrid.

Tom- Mira, tú se lo propones y a mí me dará la ostia. Estás borracha… mira hacemos una cosa… te masturbo, quedas satisfecha y te vas a tu casa a dormir.

Rebeca- ¡Cabrón!, tu qué te crees, que con una tocadita acabas conmigo. Soy una gran mujer y necesito mucho más que eso.

Tom- ¡Yo estoy con Ingrid!

Rebeca- Deja a Ingrid. Seguro que te lo hago mejor… soy maravillosa, comprensiva, consoladora y fiestera. Además soy poetisa. Te has encontrado con una mujer mejor partido que yo.

Tom- No, nunca, para nada.

Rebeca- La razón desequilibrada. Estás con una mujer que te deja menos satisfecho que yo.

Tom- A eso se le llama pensamiento irracional. Me gusta la que me gusta aunque no esté satisfecho con ella.

Rebeca- Eso es ser un imbécil.

Tom- Tú y tus eternos desencuentros.

Rebeca- Que desencuentros ni nada.

Tom- Siempre acabas mal con la gente.

Rebeca- Y que siga… la gente es idiota…

Tom- ¿Toda la gente?

Rebeca- Toda menos yo.

Tom- ¿Quién eres la Narciso femenina?

Rebeca- Descansa, te conviene, cornudo…

Tom- ¿Qué quieres decir con cornudo?

Rebeca se va enfadada de la sala.

 

Acto 7.

Tom está en la sala… bebe vino tinto. Escucha a Patty Smith. Va hablando…

Tom- Esto es increíble, me da la sensación de que mi mujer y Rebeca tienen relaciones, lo tengo que averiguar… tener la certeza… sí es así, un día apareceré y me las encontraré, me meteré en la cama entre las dos… la situación real es paradójica… Ingrid y yo hace tiempo que no follamos, noto que Ingrid desea a otros hombres y mujeres, yo la dejo fantasear, ¡cojones, quiero hacer un trío!, no quiero más resacas emocionales, quiero disfrutar, vivir por y para el placer, e Ingrid y Rebeca creo que son las mujeres ideales para que me lo ofrezcan, solo he de hablar con ellas, a la  mierda los prejuicios morales, mi objetivo es ser bígamo, ni más ni menos, un puto bígamo, lo que más detestaba mi padre que descanse en paz pero para siempre, ya no hay soluciones, tengo mi profesión que nos da para vivir bien, pero a Ingrid y a mí, aunque Rebeca  no sea rica, su espíritu de poetisa nos puede beneficiar, hacer que nos sintamos bien… a la mierda, voy a trabajar en ello, seducirlas … y al catre, es lo que hay, es lo que voy a hacer, quizás pierda a las dos, quizás tenga que buscar a otras dos mujeres para lograr ser bígamo, no lo sé, todo es posible, la suerte de los campeones, aunque no me gusten las competiciones… al ser, ser, y al no ser, no ser…

La realidad, la puta realidad, al son, al ritmo, al despertar  de las inquietudes, por todo ello me bebo la copa de vino… perdón por beber las tres copas de vino de golpe…

Hay dos mujeres que me quieren atrapar, pero la cuestión es que se quieren también atrapar entre ellas, la mierda, la sexualidad, y el contenido creativo es en lo que se basa la sexualidad. Cuánto más libre, valiente y sucio sea el sexo más satisface, el enter de los computadores es como un orgasmo, le das a la tecla y se te aparecen todo un cúmulo de sensaciones…  la realidad, voy a intentar comerme a las dos, la integridad de las cosas, hay cosas realmente íntegras, estamos jodidos, ¡estoy jodido!, ¿follar mucho es la solución?, por supuesto que es la solución, si… no… ¿cuál debe ser la solución?

De joven pensaba, cuándo llegue a los treinta y cinco se acaba todo, acabé con todo… es un pensamiento típico de una persona que no tiene lo que quiere, ahora tampoco lo tengo, quiero a las dos mujeres, que razón tiene el bolero que dice que se pueden querer dos mujeres a la vez, se lo enunciaré a ambas, y me las llevaré a casa, beberemos hasta emborracharnos, comeremos has hartarnos, y follaremos entre los tres como si no hubiese tiempo para más polvos… la excepción confirma la regla… pero, ¿hay reglas?, al menos cabe preguntarse, ¿hay reglas totalmente justas?, me salgo, me voy… y vosotras vendréis conmigo, imaginaos que estamos en una ciudad anónima, donde solo reina el placer y la devoción, no hay rutinas, la gente tiene pensamiento propio, y las mujeres no tienen ningún escrúpulo en decirte que quieren irse a la cama contigo… sería mi ciudad ideal, mi lugar para el descanso eterno… mi lugar tanto para el placer sano, como para el dañino… siento que vuelvo a ser joven, me vuelve a revolucionar el espíritu punky… será que necesito volver a escribir versos… lo haré… me prometo que lo haré… entre un momento de placer y el siguiente… entre la colisión argumentativa de mi vida y la de ellas dos… god save the queen… y lo ininteligible que se quede ininteligible, y el fracaso en fracaso, del mismo modo la victoria en victoria…

Soy Tom… él… no sé cómo obtenerlo… qué filántropo que fui… ¿se dan hoy en día las relaciones sanas?, en absoluto, están dejándonos, la indulgencia y la absorción, por y para los otros, pero sin los otros, el elixir y la concupiscencia… en verdad… me excitan las dos… ¿qué puedo hacer?, ¿¿se lo digo a mi mujer?, ¿lo ha de saber?, pero, si me acuesto con su mejor amiga, no, imposible, no lo puedo hacer, ya no habrá nunca más armonía entre nosotros, el fin de los fines llegaría, no me voy a follar a Rebeca otra vez, no puedo pero lo deseo, me he de alejar de ella, me estoy obsesionando…

Tom se sirve una ginebra con hielo… suena Tom Petty de fondo…

La inutilidad… estoy borracho… no sé quién aparecerá, si es Rebeca caeré, si es Ingrid, también… total… que el placer está por llegar… ¡qué viva el placer y muera la tortura!, en cambio, no, no quiero cambios… si aparece Rebeca, le voy a servir una ginebra y vamos a hablar y no va a pasar nada… es el asunto intermitente, que va y viene, el asunto…

Voy a seguir hasta no tenerme en pie, quiero que me encuentren totalmente ebrio… se han ido mis dos mujeres al teatro, sospecho que tienen un piso de amantes, han alquilado un mini estudio para poder joder a gusto, lo investigaré, voy a contratar a mi Philip Marlowe particular, el detective total, nunca ha habido ni habrá otro como él, aunque sea ficción… la historia vuelve sobre sus pies, da la vuelta, yo quiero ser un gran amante, que se me reconozcan como un amante completo, que en el momento específico controle la situación en todo momento, un puto profesional del amor, que valgan las redundancias…

En cambio sigo esperando, y ellas seguro que están follando todo el rato, o sea que cuando vuelvan no tendrán ganas ni de mirarme, mierda de vida… a joder, a joder, que son dos días, mi mejor terapia sicológica es el sexo, son las mujeres, y si puede ser con algún canuto mejor, mucho mejor…

Tom se estira en el sofá y se queda dormido… unos instantes después aparece en escena Ingrid. Le tira su jersey a la cara. Tom se levanta exaltado.

Tom- ¡Buenos días!, que despertares más agradables…

Ingrid- Buenos días… si son las seis de la tarde.

Tom- ¿Qué te ocurre que entras en la sala con este ímpetu?

Ingrid- He hablado con Rebeca… ¿te la quieres follar?,  cabrón.

Tom- Pero que dices… que mierdas dices. Me la quiero follar como me follaría a muchas otras…

Ingrid- Una mierda… te da morbo que se acueste conmigo… aspiras al trío… nunca lo conseguirás.

Tom- Tiempo al tiempo.

Ingrid- El tiempo no lo arregla todo…

Tom- No sé quién es más inútil.

Ingrid- Tú, por supuesto.

Tom- ¡Joder!, pero porque todo el rato te estás comparando. Es odioso.

Ingrid- Tú llevas la vida ideal. Poco trabajo y mucho dinero.

Tom- No digas idioteces…

Ingrid- Acaso es mentira.

Tom- En absoluto, cada uno cosecha lo que siembra.

Ingrid- No me vengas con moralismos, no los soporto.

Tom- Me callo… adiós.

Tom sale dando un portazo. Ingrid se sirve una ginebra. Se cierra el telón.        

 

Acto 8-

Ingrid, Rebeca y Tom disfrutan de un concierto de Bruce Springsteen que están viendo en youtube. Rebeca está en ropa interior, Tom no para de mirarla con apetito sexual, Ingrid se va enfadando.

                                                                                                                                 

Rebeca- Pero que extraña es la vida… aquí con mis mejores amigos, dando y recibiendo…

Ingrid- Como la vida misma… aunque yo creo que tú prefieres recibir, ¿no?

Rebeca- Eres muy observadora.

Rebeca se sienta en el sofá y abre las piernas, tanto Tom como Ingrid le miran la entrepierna.

Tom- Estás preciosa, Rebeca.

Ingrid- Queréis estrenar nuestra nueva cama de matrimonio… venga, perfecto Tom, que el primer polvo sea con Rebeca.

Tom- Tranquila, eso nunca lo haría.

Ingrid- Tus miradas no dicen lo mismo…

Tom- Doña celosa…

Rebeca- Sabéis, se me ha ocurrido que nos podemos desnudar los tres así nadie tendrá ventaja sobre nadie.

Ingrid- Los dos sois míos… ¿qué os pensáis?, ¿qué me la vais a dar…?

Rebeca- En absoluto…

Tom- Ni en mis mejores fantasías.

Ingrid- ¡Cerdos!

Tom- Cariño, solo tengo ojos para ti y para trece mujeres más… tranquila estoy bromeando, quítale peso a tus traumas…

Ingrid- ¿Mis traumas?

Rebeca- Todo el mundo tiene alguno.

Ingrid-  ¡Yo no!, yo solo tengo dos cruces que sois vosotros.

Rebeca- Gracias por el cumplido…

Tom- Mira cariño…

Ingrid- ¡Deja de llamarme cariño!, ¡si pudiese te…!

Tom- Ten el canuto, te relajarás.

Ingrid- No debería… pero trae…

Rebeca- Vaya formas… no, no vamos bien… ante todo respeto por los seres queridos…

Ingrid- ¿Seres queridos…?

Tom- ¿No lo somos…?

Ingrid- ¡Qué os den…!

Ingrid sale de la sala indignada. Rebeca sonríe mirando a Raúl.

Tom- ¿Por qué me sonríes?

Rebeca- Estamos solos…

Tom- Mira que yo también me voy…

Rebeca- No, por favor, no me dejes sola…

Tom- Nuca estarás sola, con el don de gentes que tienes…

Rebeca- ¿Don de gentes?, si los amigos no me duran nada…

Tom- Porque no quieres que te duren…

Rebeca- Pero tú eres mi amigo, ¿no?

Tom- Por supuesto, no me queda más remedio.

Rebeca- ¡Vaya!, es que… ¿cómo que no te queda más remedio?

Tom- No te tomes todo literalmente… es que siempre igual…

Rebeca- ¡Todo literalmente!, es que es la hostia, que te den…

Tom- Puedo intentar hacértelo a ti.

Rebeca- Demasiado tarde.

Tom- No tendrás una nueva oportunidad.

Rebeca- ¡Qué nunca acaben de surgir las oportunidades perdidas!, de ellas vivimos, por ellas no nos hemos extinguido.

Tom- No, habló la antropóloga.

Rebeca- Para servirle.

Tom- Ya te he descrito y sabes como me puedes servir…

Rebeca- ¡Cabrón!

Rebeca sale de escena. Final del acto.

 

 

Acto 9.

 

Rebeca está sola en la sala pintando un lienzo que está en el suelo, va dando vueltas alrededor de él. Ahora salpica a un lado, luego da un brochazo recto… mientras tanto va hablando… De fondo suena el blues de Johnny Winter.

Rebeca- Siempre he sido y seré la otra, mi suerte no va a cambiar, mi destino, ¡mi puto destino!, las cosas son como son, ¿o las puedo cambiar?, el cambio, el cambio, este lienzo lo voy a titular “El cambio”, exactamente es mi autorretrato que explica el movimiento, el jodido cambio, en cambio, sí… ¡oh!, que tema, esta pieza de Winter me obsesiona, ¿cuántos polvos he echado escuchándola?, y, ¿de cuántos más gozaré?, a la mierda… otro tema, la mierda y la puta oscuridad, quiero luz en mi vida, y siendo la otra no la conseguiré, qué hacer, ¿cómo contenerme?, el límite entre el bien y el mal, la reacción por una acción determinada, todo lo interpreto, ¿por qué coño no me interpreto yo misma?, la retícula, cuadrícula o lo que sea, aunque sea un peroné, quiero romper, arrasar y pintar absurdidades, y a la mierda todo, el ser, ¿por qué me he preguntado tanto por el ser? , otra más de las cosas sin sentido, me voy a quitar de la cabeza la frase por la qué actúo, a follar, a follar que el mundo se va a acabar…

La rebelión del rebaño… eso hace falta aquí… rebaño, sinónimo a idiotez, consumo sinónimo a deseo, dejadme consumiros a base de polvos, pero no me oirán, la relatividad… ¿es otra utopía?… deshecho la putas utopías, el suelo pisando y con la mente viajando… no es otra cosa… bueno, a veces los utópicos no pisan ni el suelo… mierda a la mierda, y a los cojines cabezadas… recuerdos… recuerdos, cómo cuando esa mujer mulata que me hacía humedecer me dio una cabeçada de capoeira en la ciudadela, en ese mismo momento mi utopía era que era brasileña, pensándolo bien soy tan europea… a la mierda las fronteras, solo quiero follar…

Tira un pote de pintura acrílica azul sobre el lienzo, encima hace una línea con tierra… cuando lo lleva a cabo gime como si estuviera teniendo un orgasmo…                 

Rebeca- ¡Mierda!, ya no es lo mismo… ya no me satisface igual que antes el acto creativo… estoy perdiendo interés por todo… eso sí, cada día estoy más cachonda, no sé cómo voy a solucionar la cuestión, mis amigos, mis putos amigos, Ingrid y Tom, a la mierda, nunca me tratarán como una igual… ellos siempre estarán casados y yo siempre seré la amiga, la gran amiga aunque folle mucho con los dos… ya no hay rebeliones, ya no tengo ganas de ser crítica, la indignada eterna, esa soy yo… y la mierda que se quede con la mierda… la radicalización de las mercancías poco durables… y luego dicen que sí, que no… que soy libre, todos dicen… yo tomo mis propias decisiones…, Sócrates debía haber dicho, solo sé que no tengo nada de libertad… es la cuestión indispensable, sí, queremos progresar, que es el progreso político más que la obtención de nuevas libertades… ¡no me siento libre!, como se puede idealizar un concepto… como por ejemplo el de nada, o el de contingencia, o el de casualidad… he estado tan obsesionada con todos ellos que mi obra gira alrededor de ellos… ni más ni menos… alrededor, cómo un círculo, cómo un puto círculo divino…

Si sé perfectamente lo que quiero, hacer un trío con los dos… puede costarles el matrimonio, y a mí su amistad… pero prefiero follar con los dos a la vez… qué no tengo sentimientos… los sentimientos varían… tengo los sentimientos que tengo, los quiero pero es más fuerte la atracción y el morbo que siento por ellos…

Pasará lo que tenga que pasar… quizás es un despegue… les digo adiós, y puedo tener una relación estable, con alguien en quien confíe… pero, ¿puedo confiar?, el pasado, pesado es… ahora a vivir… mañana si tengo deseos tendré tanto sexo como ahora… o tan poco…,¿qué…?, ¿el qué…?,

Noto señales… me dicen que están llegando, en dos minutos entrarán por la puerta y les propondré… ¿os queréis acostar conmigo?… ya sé la respuesta de Ingrid… un magreo, pero Tom… es tan inmaduro… el placer es por y para el placer… no hay nada más que pensar sobre él, se ha de vivir…

Entran Ingrid y Tom… a Rebeca se le riega el vino de la copa…                           

Rebeca- Tenemos que hablar…

 

 

 

Acto 10-

Los tres están en la sala. Van por la segunda botella de Jack Daniels… Hablan con descontrol… de fondo suena “Born to Run”, de Bruce Springsteen.

Ingrid- Sois unos cabrones… ¿algo que objetar?

Rebeca- ¡Puta!

Tom- Y no sabes cuánto me gusta que lo sea…

Ingrid- Mirad… de tal palo tal astilla… mis antepasados siempre han sido unos busca vidas. Yo soy lo que soy… pero está claro que nunca seré lo que el otro se espera…

Tom- Eres la mujer de mis sueños… la que tiene más orgasmos múltiples… aunque sea al fingir…

Ingrid- ¡Al fingir!, pero que cojones dices…

Rebeca- ¿Ahora me dirás que nunca has fingido?, ¡mentira!, fingir placer entra dentro del mundo sexual de la mujer…

Ingrid- Pero, ¿qué dices?

Rebeca- Cuándo intentas que un hombre te haga caso, que se mantenga a tu lado, ¿qué haces?

Ingrid- Fingir.

Tom- O sea, que nuestra relación se basa en la mentira…

Rebeca- No seas dramático… todas las mujeres fingen en algún momento… si les conviene…

Tom- Cabronas…

Rebeca- Qué te crees… qué eres un super macho… y las mujeres sucumben ante el placer que les provocas…

Ingrid- Desde niños los hombres compiten para ver quién es más fuerte… son idiotas… la cuestión no es quién es más macho… la cuestión es quien maneja su condición de la mejor  manera posible…

Tom- Soy el indicado… os voy a regalar placer  a las dos… a ver quién tiene capacidad para fingir…

Rebeca- Podríamos hacer una competición… tendríamos que demostrar que soportamos más cantidad de placer que los otros… nos hemos de meter los tres en la cama y no parar de follar… masturbarnos… a ver quién es el que dura más.

Tom- Tú estás loca… en esa clase de competición las mujeres siempre ganan…

Ingrid- Qué has competido así muchas veces…

Tom- No, pero…

Rebeca- Venga, desnudaros… ¡nos vamos a gozar!

Los tres se desnudan… van a la cama… se apaga la luz del escenario… se oyen gemidos de placer durante un rato.

Fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s