Teatro 9. La ridiculez de la vida

Oscar- 45 años antropólogo.

Valen- Eterno estudiante, alumno de Oscar.

Marisa- 25 años pareja de Valen, camarera.

Julie- Amiga de Marisa, 28 años, cocinera.

 

Acto 1– Oscar y Valen están en el despacho de la universidad donde trabaja Oscar….

Valen- Tienes que venir, te presentaremos a Julie, le gustan los hombres intelectuales y maduros.

Oscar- No digas tonterías… sabes que en mi despacho no se tratan asuntos personales, solo académicos.

Valen- Si estás deseando ligarte a una jovencita… ¿hace cuánto que no te acuestas con una alumna…?

Oscar- Calla que hasta las paredes oyen… me puedes meter en un buen lío…

Valen- Como quieras pero saldremos mañana por la noche.

Valen sale del despacho de Oscar. Oscar se queda hablando y saca del cajón de su mesa una botella de Jack Daniels…

Oscar- Soy un viejo verde… se me van los ojos y mucho más con las jovencitas… no debería ir mañana con Valen… lo sé, lo he de evitar… es una trampa, Valen hace tiempo que me tiene ganas, me la juego, pero quizás es mi último cartucho, mi última posibilidad… ¿qué hago?

Mañana decidiré, voy a improvisar, lo que es cierto, que tanto si salgo como si no me puedo arrepentir, ¿qué hago?

Oscar se bebe el vaso medio lleno de golpe y se vuelve a servir…

Estoy tenso, necesito unas copas, y ahora tengo que explicar la antropología de Kant… joder que palo… los alumnos no se enteran… yo que quería ganarme la vida escribiendo mis pensamientos, y a lo máximo que he llegado es a impartir clase… no puedo más, pero necesito el trabajo, y además, estando en la universidad, algo edito, aunque no gano casi nada con ello…

Mañana saldré y me ligaré a… como me ha dicho que se llama, Julie, pero realmente… ¿es francesa…?, ya estoy excitado, ¿cómo la deben comer las francesas?

Probablemente pronto lo sabré… seguro, es mi último cartucho… o sea, que a apuntar al corazón…

La vida da muchas vueltas… a los treinta nunca me faltaba una mujer con la que acostarme, pero ahora a los cuarenta pasados es diferente, soy un carcamal… pero… la vida da muchas vueltas y los que conocemos realmente al sujeto humano somos nosotros, los antropólogos, no los científicos ni los psicólogos, que va… en algún momento deberíamos organizar un simpósium entre personas de varias especialidades… a ver si son productivas nuestras charlas… por supuesto lo hemos de organizar los antropólogos… la antropología es el futuro, sin ella, nos perderíamos en el limbo de la mediocridad…

Las alumnas no me hacen caso, he perdido el sex appeal, y creo que es imposible recuperarlo… quizás, si salgo siempre con Valen, se me contagia su juventud y me miran con otros ojos, con una mirada lasciva… ya me queda poco tiempo para los avatares amorosos, estoy viejo, me siento viejo, quizás es por todo lo que he vivido, si se puede describir de alguna manera mi vida es como la vida intensa… he vivido al 100% de mis posibilidades… tanto laboralmente como de todas las otras maneras, he comido en los mejores restaurantes, amado a las mujeres más atractivas, dado conferencias por todo el mundo y todo siempre corriendo… corre, corre y corre, si no pierdes el tren… ese siempre ha sido mi lema, ¿seguirá siéndolo?

Cuando Oscar se vuelve a llenar el vaso de bourbon entra Valen…

Valen- ¡No te voy a presentar a mi novia!, lo siento pero no me fío de ti… te la intentarías ligar, te conozco  como si te hubiera parido… céntrate, una persona con tu educación y conocimientos es un concupiscente absoluto… si yo ya lo sé, el academicismo no destruye vuestra animalidad… aquí te pillo aquí te mato, ¿eh…?

Oscar- Pero que te pasa muchacho, ¿te he hecho algo malo?

Valen- No recuerdas que hace dos años te ligaste a la alumna que le había echado el ojo…

Oscar- Pero yo no sabía que te interesaba…

Valen- ¿No?, te lo dije cuatro días antes de que te la follases…

Oscar- Tranquilo, ya no soy el mismo… ¿quieres un trago?

Valen- Sírveme un poco de lo que bebes.

Oscar saca la botella de Jack Daniels, suena de fondo Joe Henderson…

Oscar- Mira, yo tengo la teoría, de que si estás libre y la otra persona quiere, no pasa absolutamente nada… no importan las convenciones sociales ni las miradas ajenas…

Valen- Un día te quedarás sin tu preciado trabajo, que tienes un chollo, años y años soltando el mismo rollo a diferentes alumnos… sin necesidad de estrujarte demasiado el cerebro… y cobrando un sueldo alto… ¡qué más quieres! Y además las alumnas te miran como si fueses un sabio… nada más lejos, ¿no crees?, eres una farsa, una puta farsa.

Oscar- Qué duro eres conmigo, también redacto artículos que publico y son leídos y estudiados por otras universidades…

Valen- He leído bastantes artículos tuyos, y dejan mucho que desear… ¿dónde está tu pensamiento propio?, ¿tú investigación sobre lo que es el hombre?, explicas a otros, normalmente a Lévi- Strauss…

Oscar- ¿Te parece poco?

Valen- Me parece mísero y engañoso… cualquiera podría explicar lo que tu explicas…

Oscar- ¿Cualquiera?

Valen- Por supuesto, y además seguro que te han de corregir otros los textos.

Oscar- Por supuesto, ¡y qué!

Valen – Bueno, me voy a fiar de ti y te voy a presentar a Marisa…

Oscar- ¿Quién es Marisa?

Valen- Mi pareja…

Oscar- ¿Tienes pareja?, la has liado… la has jodido.

 

 

Acto 2- Marisa y Julie están en casa de Marisa… beben vino y escuchan música variada de los años ochenta…

Marisa- No puede ser, Valen no me deja ni respirar… me estoy ahogando con él… quiero volver a experimentar.

Julie- Lo que daría yo por tenerlo a mi lado.

Marisa- Te lo cedo.

Julie- Ja, ja… eso lo dices ahora, pero, ¿qué harías sin él?

Marisa- Follar con muchos…

Julie- Estando con él, también puedes hacerlo…

Marisa- Valen es capaz de degollarme…

Julie- Pero si es un hombre muy abierto.

Marisa- Si sigues sus normas…

Julie- Como todos.

Marisa- Valen tiene un amigo que es catedrático, le van las jovencitas, es su profe, ¿quieres que te lo presente?

Julie- Perfecto, si me gusta me lo ligo…

Marisa- Tú eres como yo…

Julie- No, tú eres mucho más zorra que yo.

Marisa- Gracias por el cumplido…

Julie- Pero… ¿de verdad no le has sido infiel a Valen?

Marisa- No… pero porque no he tenido la oportunidad… ¿cada vez soy más fea o qué?

Julie- ¡Qué va!, eres muy apetecible…

Marisa- Gracias…

Marisa después del cumplido le da a Julia un beso en los labios…

Julie- Pero… ¿qué haces…?

Marisa- Si te ha gustado…

Julie- Estás como una cabra…

Marisa- Soy Cabra, para servirle…

Marisa se levanta y empieza a bailar un tema de Tina Turner…

Julie- Te ha afectado demasiado la bebida… no querrás darte un remojón a ver si te relajas.

Marisa- Me había olvidado de que tienes piscina comunitaria… la herencia que te han dejado vale su peso en oro.

Julie- Dónde se ha visto que una cajera de supermercado viva en un ático de 120 m2… y además con una gran piscina comunitaria.

Marisa- ¿Me dejas un biquini y vamos a remojarnos?

Julie- Coge una nueva botella de vino y vayamos…

Julie y Marisa salen de la escena después de ponerse el traje de baño. Al cabo de unos segundos vuelven a entrar mojadas y con la botella de vino vacía.

Marisa- Esto es vida… hoy pasan por la televisión La Dalia Negra dirigida por Brian de Palma…

Julie- Es una novela de James Ellroy, ¿verdad?

Marisa- Es uno de mis escritores favoritos… sus novelas no tienen moral alguna… es increíble.

Julie- Veámosla…

Marisa- La peli empieza en un rato… voy a hacer unas pizzas…

Julie- Esto me recuerda a mi infancia, la diferencia es que ahora estoy cachonda, antes no.

Marisa- Dame un beso tonta.

Marisa y Julie se besan, está la televisión encendida, empieza la película… no miran la película sino que se besan y magrean todo el rato. De pronto se va la electricidad.

Julie- Ostras, le luz.

Marisa- ¿No tienes velas?

Julie- Voy a encenderlas.

Julie enciende cinco velas… la atmósfera de la sala es muy íntima.

Marisa- Ahora te pediría que nos fuéramos a la cama, pero no sé si es lo conveniente… las apariencias engañan, no todo lo que parece placentero finalmente lo es.

Julie- ¿Qué quiere decir?, ¿te vas a poner trascendental?

Marisa- ¿Quieres ver mis últimos dibujos? Tengo el bloc conmigo.

Julie- Como siempre, enséñamelo.

Marisa- Mira.

Julie- Esta mujer tiene facciones griegas… esta otra parece sacada de las cavernas… esta me pone…

Marisa- ¡Y esta?

Julie- Se parece a mí…

Marisa- Eres tú…

Julie- Por eso querías enseñármelo…

Marisa- Por supuesto… ¿te gusta?

Julie- Me lo regalas…

Marisa- Si me compones un poema amoroso, sí.

Julie- Eso está hecho.

Julie saca una hoja y se pone a escribir…

Julie-

Los límites nos acercan…

Somos dos… temblando de fría…

Abrázame…

La fuerza es la unión…

La unión nunca se ha de hacer esperar…

Ideas y corazones…

Besos e intercambios de sentimientos…

Abrázame…

Caliéntame…

Para siempre, fuego perenne…

Amor irresoluble…

Marisa se acerca a Julie y le da un afectuoso abrazo.

Marisa- Te lo has ganado, ten el dibujo.

Marisa arranca la lámina dibujada, pero para entregárselo le muestro sus labios. Julia le da un beso en la boca y coge el dibujo.

Julie- Estamos fatal, de verdad me deseas tanto… pues vamos a la cama…

Marisa- No quiero que nos enamoremos, no puede salir bien…

Julie- ¿Por qué no?, una dibujante y una poeta se van a la cama juntas tres noches a la semana… así de sencillo.

Marisa- ¿No recuerdas que soy pareja de Valen?

Julie- No tendría por qué enterarse.

Marisa- Eres perversa…

Julie- Ven conmigo a la cama y verás lo perversa que soy.

Marisa- Ni lo sueñes corazón.

Julie coge el bolso y se va de la casa.

Julie- Tú te lo pierdes… hasta muy pronto…

 

Acto 3– Valen está con Marisa en su casa, están esperando a Oscar, escuchan Coleman Hawkins y beben Martiny Rosso…

Marisa- ¿Por qué me has de presentar a tu profesor de universidad?

Valen- Es un gran estudioso de la antropología, te gustará…

Marisa- Seguro que es un creído…

Valen- Puede ser, pero le interesarán tus dibujos, él está metido en la movida cultural de la ciudad, quizás te puede ayudar.

Marisa- Si lo haces por eso, de acuerdo… espero a que venga…

Valen- Pues ya tendría que estar aquí…

Marisa- Mientras esperamos lléname el vaso de Martiny y dame un beso…

Valen hace lo que le pide, y luego le pide su bloc de dibujo, tiene ganas de admirar la expresión de los dibujos de Marisa.

Valen- Déjame tu blog de dibujo, son increíbles, no he visto unos dibujos que expresen tanto, me llegan al alma y al corazón…

Mientras Valen mira los dibujos llaman a la puerta, es Oscar que llega con dos botellas de vino…

Osca- Hola a todos… esta preciosidad debe ser tu novia…

Oscar se acerca a Marisa y le da dos besos posando su mano entre la cadera y la nalga…

Marisa- ¡Qué haces!, no toques… tú amigo es un aprovechado…

Oscar- Tranquila… solo quería ser simpático…

Marisa- Se puede selo sin meter mano… se es más simpático…

Valen- Bueno… bueno, tengamos la fiesta en paz…

Marisa- Tengamos la fiesta en paz… como mínimo le tenías que haber dado una colleja, es un viejo verde…

Valen- Eso ya lo sabíamos, pero tiene muchas cualidades, date la oportunidad de conocerlo…

Marisa- Sois la hostia…

Oscar- Mirad, me controlaré, ¿de acuerdo?, ¿vamos a poner el pica pica…?

Marisa- De acuerdo, pero vigila que tengo el pie ligero y te puedo golpear en los testículos…

Oscar- De acuerdo… vigilaré.

 Marisa y Oscar se ponen a hablar mientras Valen prepara el pica pica. De fondo suena Billie Holliday…

Marisa- Me gustan las humanidades… de ellas proviene el verdadero conocimiento…

Oscar- Los científicos no dirían lo mismo…

Marisa- Los científicos provienen de las humanidades, de la filosofía… su método de trabajo lo utilizaron filósofos.

Oscar- Claro, pero la antropología analítica también se ha distanciado de la filosofía y proviene de ella… pero ya se ha separado completamente.

Marisa- El único conocimiento válido ha de ser holístico… si no, no se le puede llamar conocimiento…

Oscar- Eres radical… tienes tus propias ideas… me ha dicho Valen que dibujas, ¿verdad?

Marisa- Sí, quieres que te enseñe mi bloc.

Oscar- Vale.

Marisa saca el blog, Oscar se lo mira con calma…

Oscar- Es muy erótico… me gusta mucho… te importaría dejármelo así se lo enseño a tres galeristas que conozco…

Marisa- Me parece muy bien… gracias.

En ese momento llega Valen y le da una nalgada a Marisa…

Valen- Veo que os habéis hecho amigos…

Marisa- Muy amigos… no puedo creer que un tipo como este sea tan entretenido…

Oscar- Eso es porque somos de diferentes generaciones, el salto generacional llega un momento en que acerca ambas edades.

Valen- Es tu discurso para follarte jóvenes…

Oscar- Era… mi discurso…

Marisa- ¿Era?

Oscar- Ahora ya sé que no es el camino…

Marisa- Pobre imbécil… no se lo cree ni él…

Oscar- En serio… lo digo en serio… anda ven aquí, enséñame más bocetos…

Marisa- Es toda una estratagema, Valen, para llevarme al huerto… pero que te crees que las mujeres somos imbéciles…

Oscar- Estás malinterpretando mis intenciones…

Marisa- Sí… ahora me dirás que eres un filántropo, que con tu discurso buscas el bienestar de los demás.

Valen- Oscar, te han pillado… guarda tu caña de pescar… y ayuda a Marisa con sus dibujos…

Oscar- Joder, es que así no se puede…

Marisa va al baño… Valen se queda hablando con Oscar… suena John Coltrane… beben vino blanco…

Valen- No respetas nada.

Oscar- Respeto todo… mi actitud refuerza vuestro amor…

Valen- Ya… ahora lo haces por nosotros…

Oscar- Por supuesto.

Valen- Cuando salga Marisa del baño se lo explicas.

Oscar- En vez de fumar la pipa de la paz, voy a preparar tres Dry Matiny.

Marisa aparece otra vez en la sala…

Marisa- Vosotros lo de salvar el mundo… nada de nada.

Valen- Oscar te quiere explicar algo…

Oscar- Ehhhh!!!!, hacéis una pareja preciosa… espero que vuestra relación sea eterna…

Marisa- Hipócrita.

Oscar- Soy sincero… no me voy a insinuar más…

Marisa- ¿En serio?

Oscar- Y además, te voy a vender los dibujos…

Marisa- Anda, dame un abrazo….

Oscar y Marisa se abrazan… Valen se lo mira con cara de sorpresa… Oscar habla un buen rato para los dos…

Oscar- Tengo mala fama, me la he ganado a pulso por ligarme a jovencitas, por no tener escrúpulos, por no pensar en los demás… soy un puto intelectual, y tanta mente se ha de despejar, que mejor modo de hacerlo que con sexo y libertinaje, no quiero más de lo mismo, quiero tomarme la vida en serio, los límites, que nunca he tenido, han llegado a mí, enviados por parte… ¿no sé de quién?, es igual… no te voy a intentar ligar, Marisa, quiero que triunfes, quieres que seas la mujer ideal para Valen… además, si queréis que sea sincero, ya no me excito, me cuesta una barbaridad que se me levante… creo que la he usado demasiado y está cansada… no hay solución, sufro de la próstata… mañana me operan… nunca más podré follar… pero me lo tomo con distancia… será consejero sexual para jóvenes parejas inexpertas… ¿no sentiré ni morbo?, ¡no sentiré ni morbo!, y las distancias con las mujeres cada vez serán más amplias… más largas… insalvables… ¡qué castigo el que me han dado!, no me podía pasar nada peor, pero la vida sigue, o eso dicen… para mí, los momentos principales de la vida ya se me han escapado…

Ahora ya sabéis que me pasa, cuáles son mis pesadillas…

Oscar se llena la copa y sigue hablando.

Oscar- Estoy muerto, solo espero eso, mi muerte… ya no merece nada la pena… es la hostia, toda mi vida siendo un machito, y ahora… Marisa déjame hacértelo, que cuando me operen… ya no podré nunca más… ¿qué me dices? Es un último favor… es el  mejor regalo que me puede hacer el género femenino…

Marisa- Yo estoy de acuerdo… vamos al dormitorio y lo hacemos… ¿nos esperas, Valen?

Valen- ¿Estáis hablando de que os vais a poner a follar en la habitación de al lado? Tú estás loca, ¿Marisa?… eres mi novia… mi puta novia… y te vas a tirar al tarado este.

Marisa- Es por hacer un bien social… me lo agradecerás… es tú amigo, está tan desesperado… que si no lo hago quizás se suicida…

Valen- Qué condescendiente… no me lo puedo creer…

Oscar- Será solo media hora en el cuarto y luego nos olvidamos de todo…

Marisa- Venga, vamos Oscar.

Oscar y Marisa se van al dormitorio… mientras están allí encerrados, Valen se bebe media botella de Ginebra… suena de fondo el Kind of blue de Miles Davis… al rato salen de la habitación Marisa y Oscar… Marisa está despeinada y desarreglada.

Marisa- Menudo meneo que me has dado… oye, ¿no se habrán equivocado en el diagnóstico, ¿verdad?

Oscar- Me temo que no, corazón.

Valen va de un lado a otro de la sala estresado…

Valen- Esto no es normal, mi novia por hacer un beneficio social, se tira a mi mejor amigo casi delante de mí… sois unos sinvergüenzas… unos cerdos, tú… Marisa, ¿de qué vas…?

Valen se acerca amenazante a Marisa… Oscar se pone en medio y recibe un puñetazo por el que se desploma en el suelo…

Marisa- Mira lo que has hecho, ¿no es de tus mejores amigos?, cerdo, animal… a ver si te lo habrás cargado…

Valen- Pero… es que así no se hacen las cosas… me van a consumir los celos, nunca has salido de mi cama con la satisfacción con que has salido del lado de Oscar…

Marisa- Es verdad, de momento, es una bestia sexual… a ver cuánto dura porque con lo de la próstata…

Valen- ¿A, sí?, pues te vas a quedar con él, y cuándo no se le levante ya verás…

Marisa- Pero si yo te quiero a ti, solo ha sido un polvo por el bien social…

Valen- Puta…

Marisa- Ya me conocías…

Valen- Esto me supera…

Oscar se empieza a mover e intenta incorporarse…

Oscar- Me ha pasado una apisonadora… joder, ¿qué me habéis hecho?

Marisa- Valen, que abusa de las personas mayores…

Oscar- Mayores pero te he dejado satisfecha, corazón…

Valen- Joder… aún te voy a dar otro directo…

 

 

Acto 4- Oscar y Marisa están tomando un té en una cafetería…

Marisa- Que está entrando en depresión…

Oscar- Y, ¿qué podemos hacer?

Marisa- Nos hemos de dejar de ver… sabe que desde la primera vez en su casa nos hemos ido viendo.

Oscar- Pero, ¿tú se lo has dicho?

Marisa- No, ni se lo diré, pero lo sabe, le está matando el rencor y los celos.

Oscar- Pues… reunámonos con él, le pedimos perdón, le decimos que ya no nos veremos más, y luego cada vez que nos veamos que no se entere…

Marisa- Eres un cerdo, es tu mejor amigo…

Oscar- En temas de amor no hay amigos…

Marisa- Este no es un tema de amor, es un tema de sexo…

Oscar- Pues en temas de sexo.

Marisa- Eres la persona más traicionera que he conocido…

Oscar- Ven conmigo, corazón…

Marisa- Otra vez… ¡cómo estás…?

Oscar pide una botella de vino blanco frío… suena en el bar Born To Run de Springsteen…

Oscar- Este tema me recuerda a mi juventud… siempre corriendo…

Marisa- ¿En que otra cosa consiste la vida…?

Oscar- ¿En correr?

Marisa- Correr, parar, correr, volver a parar… y por el medio estrelladas diabólicas…

Oscar- ¡Qué lucidez!, ¡qué descripción más certera de lo que es la existencia…!

Marisa- Menos cachondeo… a ver… para ti, ¿qué es la vida?

Oscar- La búsqueda del placer permanente… una mera utopía…

Marisa- Moriríamos de placer…

Oscar- No tiene por qué ser un placer tan intenso como el orgasmo, puede ser más pausado, más tranquilo y relajado…

Marisa- Ah… entonces todavía lo podríamos aguantar… aunque nuestra especie es tan dependiente de su propio sufrimiento que quizás no lo soportaríamos…

Oscar- Quizás…

Marisa- Entonces…

Oscar- Disfrutemos del placer permanente, corazón.

Marisa- Pero… ha de ser menos intenso que el del orgasmo…

Oscar- Vale… pongamos a Bartok… causa placer escucharlo, además podemos repetir continuamente sus sinfonías y será un placer continuo.

Marisa se levanta y pide a la camarera que ponga a Bartok.

Marisa- Me ha dicho que no le dejan los jefes, que es imposible…

Oscar- Se nos ha ido el placer permanente, hemos de seguir buscándolo, ¿ehhh….?

Marisa- Lo buscaré, te lo prometo.

Marisa, mira asiduamente la mesa de al lado…

Oscar- ¿A quién miras?

Marisa- Ese tipo de allí me pone a cien…

Oscar- Perdona, ¿estás conmigo o no?

Marisa- ¿Ere celoso?

Oscar- En absoluto…

Marisa- Te veo tenso.

Oscar- Mira, me gustas, me gustas mucho, no soportaría que me dejases por otro.

Marisa- Mi novio es Valen, tu mejor amigo…

Oscar- ¿Él piensa lo mismo, que sois pareja?

Marisa- Por supuesto…

Oscar- No lo creo.

Marisa- Voy a llamar a Valen para que venga aquí…

Oscar- Perfecto… quiero decir, no, no lo llames…

Marisa- Tienes miedo de lo que podamos hablar.

Oscar- Por supuesto que tengo miedo… yo ya estoy en mi recta final, si dejo escapar lo que tengo…

Marisa- No tenemos nada, solo follamos de vez en cuando…

Oscar- Me vas a matar…

Marisa- ¿Por tres o cuatro polvos ya crees que te pertenezco?

Oscar- No me perteneces pero te necesito.

Marisa- Las necesidades muchas veces son muy relativas, son deseos que queremos transformarlos en necesidades… pero una verdadera necesidad es comer cada día… y aunque desees comer, la necesidad no tiene nada que ver con lo que se desea…

Oscar- Cuando deseo a una mujer la necesito…

Marisa- Se va el deseo y se va la necesidad… las necesidades básicas son las verdaderas necesidades, si  no las satisfaces mueres… cambia un poco, ¿no?

Oscar- Estás intratable, eres una mujer muy inteligente y eso que no eres académica.

Marisa- Quizás porque no soy académica es por lo que mi análisis crítico es cada vez más potente y lo tengo cada vez más desarrollado.

Oscar- Quizás, quizás, quizás… anda dame un beso…

Marisa- Ni loca… ni lo sueñes…

Oscar- Joder, que mujer más difícil…

Marisa pide dos cervezas… suena No woman no cry de Bob Marley.

Marisa- ¿Me quieres hacer llorar o qué?, seguro que tú has pedido que pongan está canción… me emociona, he llorado tanto escuchándola, cada vez que estoy triste la escucho…

Oscar- Es tu antídoto contra la depresión, lo probaré, porque últimamente no me soporto ni a mí mismo.

Marisa- Creía que los académicos estaban tan trabajados interiormente que eso no les pasaba.

Oscar- Pues no, ni mucho menos… los intelectuales académicos somos las personas más inseguras que hay, tenemos demasiada presión, de nosotros depende el futuro intelectual del país.

Marisa- Pero no debería ser así… la intelectualidad de una comunidad debería depender de cada miembro de la comunidad…

Oscar- La gente no quiere cultivarse, aprender…

Marisa- Yo sí que quiero pero no puedo.

Oscar- ¿Por qué no puedes?

Marisa- Tendría que presentarme al examen de mayores de 25 años.

Oscar- Pero no has dicho que la cultura de una comunidad no tendría que depender de la academia.

Marisa- Soy más leída que la mayoría…

Oscar- Se te nota al hablar, pero en el fondo no crees en ti…

Marisa- Para eso sí que sirve la academia, para creer en uno mismo.

Oscar- No lo corroboro, soy catedrático desde hace más de casi veinte años, y no creo en mí.

Marisa- Pues estás jodido.

Oscar- Lo sé, no me lo repitas por favor.

 

 

Acto 5- Valen llega a casa de Oscar hecho una furia, suena de fondo música de The Cult, hablan acaloradamente.

Valen- Me la quitaste, cabrón, mira que te avisé.

Oscar- No fue mi intención, solo sucedió.

Valen- No es verdad… ¡cabrón!

Oscar- Somos buenos amigos, hablando se entiende la gente.

Valen- ¿Hablando?

Valen levanta el puño…

Oscar- Valen, tranquilicémonos, me estás dando miedo…

Valen- ¿Cómo quieres que reaccione?

Oscar- La vida es así, es contingencia radical… ahora estás y después no estás.

Valen- Eso no me alivia…

Oscar- Me lo imagino… pero piensa que encontrarás a mujeres mejores.

Valen- Pero yo quiero a Marisa.

Oscar- Crees quererla…

Valen- No me calientes, ¿quieres?

Oscar- Mira vayamos al bar de abajo y hablemos como personas civilizadas.

Valen- A mí me queda poco civismo…

Oscar- Pues nunca ha de faltar.

Valen- ¿Pero si eres la persona más incívica que hay?

Oscar se lleva a Valen del piso, van al bar de abajo…

Oscar- Eres la persona más estable que conozco… que no cambie…

Valen- ¿Estable?, tú desestabilizas a cualquiera…

Oscar- Perdón, ¿qué quieres tomar?

Valen- Un Bourbon…

Oscar- No jodas, no te conviene beber.

Valen- Tú me vas a decir lo que me conviene… si me lo has quitado.

Oscar- Yo no te he quitado nada, se ha venido conmigo.

Valen- Hijo de puta…

Oscar- Perdón, aún me vas a enfadar…

Valen- Enfádate, venga, que te…

Valen tira de la silla a Oscar… la gente se los queda mirando… de fondo suena Hole lotta love, de Led Zeppeline.

Oscar- Ya vale, ¿no?

Vale- Porque te has tenido que liar con Marisa. Sabía cómo eras y confié en ti.

Oscar- Solo nos revolcamos de vez en cuando, no estamos juntos.

Vale- Joder, que tipo más imbécil, y qué quieres… que nos revolquemos los dos con ella… yo la quiero.

Oscar- Yo también.

Valen- Joder, la que has liado.

Oscar- Hemos de hablar los tres juntos, para dejar las cosas claras, y saber quién es cada cual.

Valen- Anda, llámala y que venga ya.

Oscar llama a Marisa, dice que en media hora llegará al bar.

Oscar- Pues esperémosla, en media hora llegará.

Valen- ¿Y hasta que llegue de que hablamos?, no tengo nada más que decirte.

Oscar- Valen, somos amigos, eso no nos lo quitará nadie.

Valen- Una mujer nos lo ha quitado… nunca más podremos serlo.

Oscar- Hemos de dejar pasar el tiempo.

Valen- Nunca más podré fiarme de ti.

Oscar- No digas eso.

Valen- Yo… que te la presenté ingenuamente. Sabía cómo eres, pero pensé, no será capaz, puedo estar confiado.

Oscar- Joder, lo sé, es mi culpa… ¿qué puedo hacer?

Valen- Mátala y luego te suicidas.

Oscar- Hostia…

Valen- Tranquilo, aunque me gustaría, lo he dicho de broma.

Oscar- Me das miedo.

Valen- Bien que haces, el miedo es una defensa natural, quizás te salve de mí.

Oscar- Joder… a ver si llega ya Marisa.

Valen- Fumando espero a la mujer que yo más quiero…

Oscar- Si hace tiempo que no fumas.

Valen- He vuelto, fumo como nuca…

Oscar- Estás fatal.

Valen- Gracias por el cumplido…

Marisa llega, nerviosa entra exclamando.

Marisa- A ver, que os pasa, tanta prisa, tanta presión.

Valen- ¿Estás enamorada de Oscar?

Marisa- No…

Valen- Entonces, ¿por qué me has dejado por él?

Marisa- Yo no te he dejado, tú te has alejado.

Valen- Pero es que te lo estás follando.

Marisa- Yo no soy un producto exclusivo de nadie, queda claro.

Valen- Por supuesto.

Oscar- Hola, Marisa.

Oscar le va a dar un beso a Marisa, que se retira bruscamente.

Marisa- ¿Se puede saber qué haces? Besos en público no.

Valen- O sea, que este vejestorio es tu amor secreto, ¿te da vergüenza que te vean con él?

Marisa- En absoluto, y es mi amor secreto porque con la viagra se convierte en todo un hombre… me he convertido en una mujer de orgasmos múltiples.

Valen- Claro, y yo no doy la talla.

Marisa- Contigo es diferente, lo nuestro es más emocional.

Valen- No me jodas, o sea que a él lo quieres para follar, y a mí para conversar.

Marisa- Eso lo has dicho tú. Lo que ocurre es que tienes la autoestima tan baja, que no eres capaz de compartirme, porque te quedas cojo si no soy toda tuya…

Valen- No digas idioteces, no creo en la bigamia.

Marisa- Pues no sé cómo lo vamos a solucionar.

Valen- Elige, él o yo.

Marisa- A qué os envío a los dos a la mierda.

Oscar- Yo sí que quiero compartirte.

Valen- Nadie te ha pedido tu opinión.

Oscar- Pero… soy parte del problema.

Valen- Más bien dirás, que eres el problema…

Oscar- No lo veo así… cada uno de los tres somos parte del problema.

Marisa- Lo malo… es que yo no veo ningún problema. Si el único que lo ves eres tú, ¿quién es el problema?

Valen- Estáis fatal, ahora resulta que yo tengo el problema. Es que es lo más normal del mundo, tener una novia, que de repente se folla a tu mejor amigo, y para rematar, quieren que compartas a la novia con la mierda de amigo.

Oscar- Es sencillo.

Marisa- Por supuesto.

Valen sale de la casa dando un portazo… se quedan solos Oscar y Marisa… beben vino, conversan, y escuchan a Bajo Fondo Tango Club. Marisa empieza a besar a Oscar.

Oscar- No, tenemos que poner punto y final a nuestra historia.

Marisa- ¿Por qué?

Oscar- Me da pena Valen.

Marisa- ¿Por pena hacia Valen no vas a follar conmigo?

Oscar- Exactamente.

Marisa, empieza a bailar Wild Horses de The Rolling Stones de forma provocativa.

Marisa- ¿Estás seguro de que ya no quieres nada conmigo?

Oscar- ¿Cómo quieres que esté seguro?

Marisa- Lánzate al ruedo… ¿cuánto tiempo de vida sexual te queda?, acuérdate de tu  próstata, ¿vas a desperdiciar tus últimas oportunidades?

Oscar- ¿Debería?

Marisa- No seas cursi.

Oscar- Me lo estás poniendo muy difícil.

Marisa- Es la vida, la lucha por la vida, lo deberías saber bien… de allí nace el egoísmo…

Oscar- ¿De la lucha por la vida?, no…

Marisa- Claro, por protección, la gente, individualmente, quiere lo mejor para ella, todo para ella. Por si el día de mañana falta algo.

Oscar- Que análisis más particular, lo pienso y te respondo.

Marisa- Cómo quieras, tampoco me hacen falta tus respuestas, tengo mis ideas bastante claras.

Oscar- ¿No conoces el trabajo de Sócrates y Platón?, siempre piensan a través del diálogo, que lleva a profundidades dónde uno solo no puede llegar.

Marisa- No creo en eso…

Oscar- Joder, que mujer.

Marisa- Qué supermujer. Anda dame un beso.

Marisa y Oscar se empiezan a besar.

 

 

 

Acto 6- Habla Marisa desde su sala de estar, después de un rato aparece Valen… la habitación está en silencio, solo se oye su voz y el repiqueteo del hielo en el vaso lleno de Four Roses.

Marisa- Valen es imbécil, cree que soy suya, exclusivamente suya, yo no era ni de mi madre, que me abandonó, la última intención en mi vida es que un hombre me domine, por eso me he enrollado con Oscar, su vida sexual tiene sus días contados y es muy manejable, le podré dar una patada en el culo en cuanto me canse, en cambio Valen, es un tipo mucho más interesante que Oscar, a pesar de que Oscar es catedrático, y me puedo encaprichar demasiado de él, incluso puedo sufrir dependencia, es un ser superior, lo he de alejar, es como cuando llevas una época comiendo demasiado chocolate, acabas sin poder prescindir de él… o con los porros, o con el ajedrez, o con Bob Dylan, existen cosas en la vida que son tan buenas que son contraproducentes… o sea que he hecho bien, por supuesto, sin arrepentimientos…

Marisa se llena otro vaso de Four Roses… llaman a la puerta…

Marisa- Hostia, ¿quién será?

Marisa abre la puerta y se encuentra con Valen… pone una expresión de rechazo.

Marisa- Pero, sino te quería ver más.

Valen- Es un deseo racional no emocional…

Marisa- No jodas, tú que sabrás…

Valen- ¿Yo que sabré?, me lo dice tu mirada, tus pasadas palabras.

Marisa- ¿Me vas a recitar un poema?, habla como lo haces siempre…

Valen- Este soy yo, ¿ya no te gusto?

Marisa- No es eso.

Valen- Entonces, ¿qué es?

Marisa- Es la vida que es cambiante, contingente.

Valen- No jodas, es contingente lo que decides que sea contingente…

Marisa- ¿Te crees Dios?, controlando la contingencia del mundo…

Valen- No te vayas por dónde no es.

Marisa- Entonces…

Valen- Joder, sírveme una copa.

Marisa le sirve la copa y rellena la suya… se sientan en el sofá.

Valen- Sabes lo que daría por no haberte presentado a Oscar.

Marisa- Ahora estaría con otro… Valen, tú me ahogas… y que no tengamos una relación íntima lo dices tú, yo creo que todavía la tenemos…

Valen- No me jodas… ¿a cuántos te quieres follar a la vez?

Marisa- No vas bien con tus palabras… el individuo es individuo, por lo tanto autónomo… nadie puede poseer en exclusiva a otra persona…

Valen- ¿Desde cuándo eres tan liberal?

Marisa- No soy liberal, sigo mis apetencias e instintos.

Valen- Ahora te digo yo, que por allí no vas por el buen camino… nunca podrás tener una relación estable…

Marisa- Hay gente que no quiere eso, ¿no lo puedes entender?

Valen- Pero… ¿a mí me vendiste la moto!

Marisa- Nunca te dije nada distinto…

Valen- Anda lléname la copa, que este cava está buenísimo.

Marisa se levante, pone a María Bethania de fondo, y rellena las dos copas de cava.

Marisa- Anda, Valen, siéntate a mi lado…

Valen- Estoy desorientado.

Valen, se levanta con la copa en la mano  y se sienta junto a Marisa. Marisa le empieza a acariciar el muslo mientras le habla.

Marisa- Eres una gran persona, un gran hombre, no te merezco, pero te necesito… la libertad es el primero de los derechos fundamentales del hombre, ni el techo ni la comida, ni el trabajo, ni la educación, la libertad, sí señor, la libertad, me ha pasado, que desde hace unas semanas, siento que he perdido mi libertad junto a ti, pero justo en los últimos días la estoy recuperando, transformemos nuestra relación, convirtámosla en una relación abierta, en la que cada uno pueda estar con quien quiera, pero teniéndonos siempre el uno al otro en el corazón…

Valen- ¿Es lo que quieres?, perfecto, pero mis ataques de celos pueden ser violentos.

Marisa- No seas una persona tan básica… sabes que necesitas, ir al psicólogo, los celos en el fondo los producen la falta de autoestima, es lo que has de lograr, tener la autoestima alta…

Valen- Y encima quieres que vaya al loquero… ¡joder, que cosas me pides!

Marisa- Pido el derecho más fundamental de todas las personas, la libertad.

Valen- Pero… ¿no me quieres dejar?

Marisa- Por supuesto que no, yo te quiero.

Valen- Vaya forma de querer.

Marisa- Es de la forma que se hacerlo…

Valen- Ya veo, un amor incondicional.

Marisa- Mucho más incondicional que cualquier princesa tonta y fiel.

Valen- Si tú lo dices.

Marisa empieza a besar a Valen… que al principio es reticente pero luego se sumerge en el beso.

Valen- Nadie besa como tú. Acepto el trato, pero… no sé cómo responderé.

Marisa- Yo te ayudaré a responder bien… la vida ha de ser una fiesta…

Valen- Pues celebrémosla…

Marisa llena dos copas más, suena la Credential Clearwater Revival. Empiezan a bailar.

Marisa- Valen, tú siempre me gustarás.

Valen- No me digas…

Marisa- Te deseo…

Valen- No estoy preparado.

Marisa- ¿Preparado?, ¿para qué?, antes lo querías hacer en cualquier lugar y momento.

Valen- Pero no te tenía que compartir.

Marisa, lo besa apasionadamente… Valen se retira con brusquedad.

Marisa- Pero, ¿qué haces?, no seas bruto.

Valen- Te he dicho que no estaba preparado.

Marisa- Eres un retrógrado de mucho cuidado.

Marisa coge otra botella de cava y la abre.

Marisa- Anda… ten un trago.

Valen- Me quieres emborrachar para follarme. No lo vas a conseguir.

Marisa- Lo tengo casi hecho.

Valen- Pobre, que ilusiones más utópicas que tienes…

Marisa- ¿Qué quieres convertirte, en mi amante platónico?

Valen- Eso dándote demasiado.

Marisa- Te arrepentirás.

Valen- Encima con amenazas.

Marisa- Pues sí, a mí no me rechaza nadie.

Valen- Estás muy mal acostumbrada.

Marisa- Soy la diosa del placer, ¿qué hombre no va a querer estar conmigo?

Valen- Todos los gays y yo.

Marisa- ¿No serás gay?

Valen- ¿Por qué?, porque no quiero follar contigo.

Marisa- Cerdo cabrón.

Valen- Me lo tomo como un cumplido.

Marisa se lanza contra Valen y le empieza a pegar. Valen la paraliza y le da un beso…

 

 

Acto 7-  Oscar está en su despacho de la universidad, habla solo, encima de la mesa está la botella de Jack Daniels y un vaso del que va bebiendo.

Oscar- Estoy harto, ya sin viagra ni se me levanta, mi vida sexual está a punto de finalizar… y después de tantos años me enamoro de esa petarda, Marisa, que me ha regalado el retorno a mi juventud, es que no puedo más, ahora mismo si ella accediese me casaba con ella, y a Valen que le den… él tiene tiempo y energías para ligar, amar y dejar de amar… yo en cambio, cuándo ya no pueda follar me quito de en medio, sin follar no se puede vivir… paso, ni siquiera la lectura de Levi Strauss puede sustituir al sexo… y encima he perdido a valen, que le den pero me jode, no he afirmado tantas veces la contrariedad inherente al ser humano, pero qué más da, yo ya estoy perdido, sin mi pasión, que es el flirteo, el ligoteo, las horas en la cama despierto junto a una bella mujer, sin edad palpable, pero a la que le guste jugar y la pasión… tendré que volver a leer a Rilke, él siempre elevó mi espíritu a zonas más elevadas de dónde están las del común de la gente, y encima con mi carma, que no es otro que mi edad, no soporto la vejez y me encamino a ella a pasos agigantados, me queda poco tiempo de vida, lo sé… acabaré con todo, con todo…

En ese momento entra Marisa al despacho…

Marisa- Ya está bebiendo, bebes demasiado.

Oscar- Hola, mi amor.

Marisa- Te he dicho mil veces que no me llames así… no lo soporto.

Oscar- Pero… nos queremos…

Marisa- Yo no te quiero… además, me estoy volviendo a encaprichar de Valen…

Oscar- No lo soporto, mi cabeza va a explotar.

Oscar vomita en medio de la sala… Marisa sale del despacho… Oscar saca una pistola del cajón y se suicida…  Marisa oye el disparo, seguidamente llama a Valen por teléfono.

Valen- Hola Marisa…

Marisa- Hola, Oscar se ha suicidado, me quería de verdad…

Valen- Eres una cerda.

Cuelgan el teléfono… Marisa llama a una amiga.

Marisa- Hola, Julie…

Julie- Hola, ¿qué tal estás?

Marisa- Uno de mis amantes se ha pegado un tiro por mí. Ha muerto.

Julie- Joder, ¿cómo estás?, ven a casa que nos relajaremos en la cama viendo EL Halcón Maltés.

Marisa- Julie, en media hora llego…

Julie- Te espero.

Marisa entra en la casa de Julie destrozada… no puede disimular su desesperación… Julie le da una copa de vino…

Marisa- Dame la copa…

Marisa se la acaba de un trago, le pide la segunda…

Marisa- Es que no puedo más… el hijo de puta se pega un tiro…

Julie- No ha sido culpa tuya…

Marisa- Cómo que no… no ha aguantado mi forma de amar… soy una mujer destructiva…

Julie- Tú te lo follabas, pero nunca le prometiste nada falso… él ha decidido quitarse la vida…

Marisa- Pero me siento culpable…

Julie- Normal, se te pasará.

Marisa- Nunca se me pasará… no aguanto más…

Julie- ¿Te vas a suicidar tú también?

Marisa- Ni de coña, me gusta demasiado vivir, demasiado follar…

Julie- Eres incansable… anda vamos a relajarnos, acompáñame a la cama.

Las dos se tumban en la cama… Julie de vez en cuando le da un beso a Marisa, que responde positivamente… están cariñosas entre ellas, siguen bebiendo vino…

Marisa- Suerte que te tengo a ti… sino, ¿qué haría?

Julie- Seguir bebiendo, como siempre has hecho.

Marisa- Somos unas alcohólicas… damos pena…

Julie- Alcohólicas y dependientes del sexo… ¿qué haríamos sin él?

Marisa- La vida perdería su chispa… yo me suicidaría…

Julie- Somos unas mujeres cirenaicas, somos por y para el placer intenso.

Marisa- Y nadie, nunca, lo podrá cambiar… ¿tienes Jack Daniels?

Julie- Quieres ponerte a tono… También tengo cannabis…

Marisa- Vamos a colocarnos y a olvidar a ese cerdo que se ha suicidado.

Julie- Un poco de respeto por los muertos…

Marisa- Vale, vale, no te pongas tan seria.

Julie- Soy una mujer seria…

Marisa- Una mierda…

Julie- Me cuesta sonreír, y ¿sabes por qué?, porque mi sonrisa me afea.

Marisa- A ver, sonríe.

Julie sonríe, Marisa se tira a sus brazos y la besa…

Marisa- ¿Dónde está el Jack Daniels y el cannabis?

Julie- El bourbon en el armario de la cocina, la maría, en el cajón de mi armario.

Marisa coge las dos cosas, se lía un canuto y sirve dos vasos de bourbon… le da uno a Julie y se acomoda en la cama…

Julie- Pasan una comedia romántica por la tele, ¿la vemos?

Marisa- De acuerdo, enciende la tele.

Las dos se pusieron a ver Y entonces llegó ella, bebiendo y fumando… Julie le empezó a acariciar las piernas y se iban dando besitos… y se reían ante las elocuentes y divertidas escenas de la película.

Julie- Quiero hacer el amor contigo…

Marisa- Quieres decir que quieres follar conmigo, hoy no estoy de ánimos…

Julie- Con unos cuántos orgasmos te relajarías.

Marisa- Sí, seguramente, pero no tengo ganas.

Julie- Eres una estrecha.

Marisa- Y tú una salida…

Julie- ¿Sabes qué podríamos hacer?

Marisa- ¿Qué…?

Julie- Organizar una cita de las dos con Valen…

Marisa- Valen no es tan liberal como tú.

Julie- Ni cómo tú.

Marisa- Perdona, pero yo lo de ser liberal ya lo he dejado… no quiero más amantes, he quedado escarmentada.

Julie- Pero nunca podrás anular tú esencia.

Marisa- Ni lo pretendo, lo que ocurre es que mis experiencias la han hecho cambiar.

Julie- Por supuesto, no me hagas reír… no creo en ese tipo de cambios.

Marisa- No has oído decir nunca que las experiencias traumáticas cambian la personalidad de las personas… que se suicidase Oscar me ha jodido…

Julie- Pero eres Marisa, y no tienes la culpa de nada…

Marisa se pone a llorar en el regazo de Julie, mientras ella le acaricia los hombros, la cabeza y el pecho izquierdo…

Marisa- No lograrás llevarme al huerto…

Julie- Ya estás en el huerto…

Julie le da un beso con lengua a Marisa, que se levanta de súbito…

Marisa- Qué no quiero, o lo aceptas o me voy…

Julie- Vale túmbate y acabemos de ver la peli…

Las dos se vuelven a tumbar y siguen bebiendo mientras ven la peli….se van quedando dormidas…

 

 

Acto 8- Valen está en su casa escuchando Simply Red… mientras habla y pica unas olivas acompañadas de una cerveza helada.

Valen- Tenían que tener este final, qué débil era Oscar, me ha defraudado, el otro día vi a Marisa, y ni siquiera me comentó nada del suicidio, ¡joder! que se pegó un tiro con el cañón de la pistola metida en la boca, quizás representaba su pene, que al no funcionar lo había matado… pero, una persona no puede vivir por y para el sexo, por y para las mujeres, hay muchas cosas más en la vida, en cambio, este tontorrón, que yo creía que tenía una vida interior intensa, todo era fachada… su intelecto era una farsa, todo lo que sabía, no era de su utilidad, no puede ser, la cultura y el saber deben servir para vivir mejor, pero parece que no es así, tengo que quedar con Marisa y follármela por última vez, me ha arruinado la vida y se la ha arruinado a Oscar, va a pagar por ello, juro que me las pagarás… y yo que cuando la conocí creía que era una mujer inmaculada, nada más lejos, creo que es adicta al sexo, tanto con hombres como con mujeres, y seguirá haciendo el mal en el mundo, a ver cuántos han muerto por ella, porque pueden haber muertos en vida, como yo, joder, como yo… me ha quitado mi más genuina creencia, que no era otra que la creencia en el amor, ¿quién puede creer en él, en un mundo tan podrido como este?, yo no, por supuesto que no, me voy a convertir en un amante fatal…

La vida es y será, una porquería ya lo sé… que razón tiene este tango, es una de las piezas de música que prefiero de toda la historia de la música… lo sé, y sigo viviendo, pero yo no soy como el cobarde de Oscar, que bajo me ha caído, era una persona débil y viciosa, en la que no se podía confiar…    era el típico amigo que seguro que te clava un cuchillo por la espalda, lo sabía y me lo clavó, que se joda y que no se vuelva a levantar de la tumba nunca más, no creo en la resurrección, pero de lo hijos de puta se puede esperar cualquier cosa.

Las res extensa cartesiana, cuánto he pensado en ello, que seríamos sin nuestra materia, nosotros y el mundo estamos formados por res extensa, el espíritu con todas sus variedades no van conmigo, y eso que siempre creí que cuando escribía versos notaba mi espíritu, notaba mi ser en toda su profundidad, y era materia lo que notaba… hasta los sentimientos son materiales… la materia lo es todo, creer en el espíritu es lo que nos hace no quitarnos del medio… y también joder a los enemigos, si me mato, mis enemigos vivirán tranquilos, como Marisa… la voy a conquistar y la voy a joder bien jodida, valga la redundancia…

Valen abre otra cerveza, y pone de música a Simple Mind… empieza a saltar al ritmo de la música cómo un loco… gritando de vez en cuando…

Valen- ¡Venganza!, ¡venganza!, mi plan es el siguiente… seguro que se ha quedado traumatizada después del suicidio de Oscar… voy a contactar con ella, y le voy a hacer de amigo terapeuta, en cuanto esté un poco mejor, no me será difícil irme a la cama con ella, luego desapareceré abandonándola… con la amenaza de que si me busca me quitaré la vida… se va a joder… ella siempre ha sido muy modosita, cuando la conoces parece una criatura inocente, dócil y sufridora, pero es una bruja… encima yo siempre he estado a su lado, cuántos amantes habrá tenido mientras fue mi pareja… y yo que confiaba en ella, arpía, la solución es la venganza, mi tranquilidad pasa por vengarme, pues a ello, ella está mal, no captará nada, y si lo hace no tendrá la fuerza suficiente para echar abajo mi plan…

Llaman a la puerta, es Marisa, Valen se estresa, empieza a recoger la casa que está muy desordenada, entra Marisa…

Marisa- Hola corazón, ¿te has enterado de lo ocurrido?

Valen- Claro que me he enterado, que hombre más débil, tranquila, no ha sido por tu culpa…

Marisa- ¿Si no es mi culpa entonces de quién es?

Valen- De Oscar, por supuesto.

Marisa- No lo crees, estás intentando que me sienta un poco menos mal…

Valen- Lo pienso sinceramente… ¿quieres beber algo?

Marisa- Un Jack Daniels.

Valen se lo sirve, luego se sienta junto a ella y mientras hablan se va acercando poco a poco hasta quedar pegado a ella…

Valen- ¿Por qué me hiciste daño?

Marisa- No te lo quise hacer.

Marisa se pone a llorar.

Valen- No llores, que para la tristeza tenemos todo el tiempo del mundo…

Marisa- Perdona por todo lo que te hecho, tú eras, eres y serás mi pareja sentimental, te necesito…

Valen- Me tienes, que más te puedo decir…

Marisa- Menuda frialdad, es que no lo entiendo,  te he hecho daño, pero te quiero…

Valen- Para mí todo está olvidado…

Valen le da una palmadita en la nalga… Marisa sonríe alterada…

Valen- ¿Sabes qué?… quizás es mejor que haya muerto Oscar… si no fuese así, nunca hubiésemos visto claro todo lo que nos necesitamos…

Marisa- Eres oscuro, eso no lo digas más, ¿no ves que lo ha hecho por mi culpa?

Valen- Para nada… no ha sido tu culpa, era una persona débil…

Marisa- Ya lo sé… pero yo le he empujado a ello…

Valen- Tú solo has hecho lo que te ha venido en gana, sin engañar a nadie, bueno, un poco a mí… pero a él, ¿le prometiste algo alguna vez?

Marisa- Nunca…

Valen- Entonces es su culpa…

Marisa- ¿Cómo puedes ser tan insensible?

Valen- Quieres que te eche la culpa y entonces te hundas en la mierda…

Marisa- Quiero que comprendas toda la complejidad de la situación…

Valen- La comprendo… un académico se ha suicidado, porque se le ha ido la última oportunidad de placer que podía tener.

Marisa- Me estás cansando.

Valen- Qué quieres que haga si digo la verdad…

Marisa- Por supuesto que la dices, pero no quiero oírla más.

 

 

Acto 9. Marisa y Julie, están en un bar tomando una cerveza…

 

Marisa- No aguanto a Valen, lo necesito pero no lo aguanto…

Julie- Tú siempre con tus contradicciones…

Marisa- Como la misma vida.

Julie- ¿Qué vas a hacer para conseguirlo?

Marisa- No  voy a conseguirlo… me he de separar de él.

Julie- ¿Y cómo lo vas a hacer?

Marisa- Evitándolo…

Julie- Vigila con él, no creo que esté demasiado estable.

Marisa- ¿Cómo lo sabes?

Julie- No lo sé, solo lo percibo, lo intuyo.

Marisa- Tus intuiciones siempre han resultado ser un error.

Julie- No siempre, te acuerdas de la historia con Nando, suerte que te hice alejarte.

Marisa- Es la única vez que has acertado.

Julie- Solo te digo que vigiles.

Marisa- Iré con cuidado, ahora, si muere alguien más que sea yo…

Julie- Eso no lo digas, te lo prohíbo.

Marisa- No jodas.

Marisa pide otras dos cervezas…

Marisa- Me quedaría un año entero atrapada en tus brazos…

Julie- Es todo un piropo…

Marisa- En serio, eres la única persona que me da tranquilidad, contigo estoy bien.

Julie- ¿No será que solo te gustan las mujeres…?

Marisa- Gustar sí, por su forma de ser, pero atraer no…

Julie- Pero yo te atraigo…

Marisa- Más que cualquier hombre…

Julie- Estás loca, eres una contradicción absoluta.

Marisa- Como nuestra especie, somos los seres contradictorios.

Julie- Deberías haber sido académica, ¿sabes?

Marisa- Disfruto de la poesía y el arte, incluso tengo mis propias obritas… pero el conocimiento es mi pasión…

Julie- Por eso mismo, deberías ser de la academia…

Marisa- Aborrezco la academia, son todos unos falsos, soy autodidacta.

Julie- Lo que eres… es la hostia… vigila, que todos y todas se querrán acostar contigo alguna vez…

Las dos se ríen escandalosamente, tres muchachos que están en la mesa de al lado las miran divertidos. Marisa pide otras dos cervezas…

Julie- Estamos en plena juventud, ¿cuáles son tus aspiraciones en la vida?

Marisa- Ahora mismo solo quiero tranquilidad…

Julie- Pero, ¿tus aspiraciones?

Marisa- No las tengo, por eso voy dando trombos…

Julie- Lo que eres es una malabarista…

Marisa- Una malabarista bien jodida.

Julie- Con la cantidad de gente gris que hay en el mundo, lo que darían por ser un poco malabaristas…

Marisa- Y yo, lo que daría por ser una persona un poco más gris.

Julie- Solo te has de reactivar, me has de mostrar tus creaciones…

Marisa- Son creaciones simples…

Julie- A veces en lo simple está el quid de la cuestión, la genialidad.

Marisa- No jodas, ¿en lo simple?

Julie- Los mejores libros están redactados con sencillez… ¿no te acuerdas de Kafka?

Marisa- Es un monstruo…

Julie- Un monstruo necesitado de amor, y de autoestima… como tú.

Marisa-  No me compares con Kafka…

Julie- Me recuerdas a él… cuidado no sufras una metamorfosis.

Marisa- Oye… ¿coqueteamos con esos muchachos?

Julie- Eres incorregible.

Marisa- Me va la marcha.

Julie- Lo que pasa es que siempre estás a punto para actuar… ¿por qué no estudiaste arte dramático e interpretación?

Marisa- ¿Te ríes de mí?

Julie- En absoluto.

Marisa- Sabes qué, si no quieres no nos los ligamos, pero entonces vámonos de aquí…

Julie- ¿Adónde quieres ir?

Marisa- Al recital de poesía de L´Horiginal.

Julie- Vamos.

Se baja el telón… cambia la escena, están en L´Horiginal escuchando el recital de poesía.

Julie- ¿Cómo se llama esta poetisa?

Marisa- No tengo ni idea… no sabía cuál era la programación…

Julie- Todo previamente preparado, como siempre…

La poetisa recita un poema.

Poetisa-

Las lágrimas lejanas

todavía viven…

Los mustios pensamientos

van a la deriva…

Y entre yo y el mundo dista

un precipicio insalvable…

¿Acaso hay algo real?

El cúmulo de absorciones

empíricas me hacen componer

unos versos cómo estos…

Desgarrados pero vitales.

Ingenuos y atrevidos…

¿De qué otra forma deben ser

los versos?

Julie- Es muy buena. Dentro de poco estarás tú recitando desde una tarima.

Marisa- No… no querré nunca… soy demasiado tímida.

Julie- Cuando le cojas el gusto no podrás prescindir de ello.

Marisa- Un poeta es el que vive en forma de verso, no el que los recita.

Julie- Pensemos cómo podemos alejar a Valen de tú vida.

Marisa- Urge, es un tema que urge…

Julie- Es él o eres tú, uno de los dos pagará, no habrá paz…

Marisa- ¿Por qué la vida ha de ser tan radical?

Julie- Nosotros la hacemos radical.

 

Acto 10.

Valen está en su casa, sentado en el sofá bebiendo té.

Valen- Hace semanas que no veo a Marisa, todo está pasando, hasta yo me estoy enfriando, la vida es horrible, sé que ella debería pagar, yo debería hacerla pagar, pero ya no tengo fuerzas, por lo tanto, duermo quince horas al día, llevo una semana sin ir al trabajo ni a la universidad, menudo antropólogo seré, ya no me interesa, cuando pienso en Oscar se me nubla la mente, un intelectual con una debilidad ofensiva, yo no quiero convertirme en él, ¿si voy a la universidad me volveré tan blando y mentiroso como él?

Se levanta y pone Alan Parsons Project de fondo, empieza a dar vueltas por el escenario.

Valen- Estudiaré música, o diseño, pero no quiero tanto intelectualismo, estoy cansado de estar cansado, quiero volver a estar vivo, y para ello nada mejor que tener los días cargados de vitalidad y creación.

Marisa, se puede ir al infierno, que es dónde acabará, no la quiero ver más, no quiero quererla más, siento entre amor y odio, podría vengarme, pero eso me encendería los sentimientos, y lo que quiero es ir enfriándolos hasta no sentir nada, la vida continúa, Barcelona está llena de mujeres bonitas, y yo, ¿cuánto tiempo llevo obsesionado por Marisa?, he perdido años de mi vida junto a una mujer falsa y rastrera, y siempre he estado sufriendo, ahora he de hacer sufrir, sé que soy capaz, sé que puedo ser un hombre fatal, que haga lo que quiera con las hembras, y eso que no me considero una persona machista, pero está claro que lo que hay entre los hombres y las mujeres es una guerra de sexos, es lo que ha habido siempre y habrá.

Voy a abrirme una botella de champany francés, porque me apetece, es un regalo que me hice, desde que la compré quise abrirla en un momento muy especial, y que mejor circunstancia que estando solo y tranquilo, nunca he estado solo y tranquilo y ahora lo estoy consiguiendo, bueno, tranquilo no estoy, y angustiado tampoco, solo me faltan unas copas, para estar contento.

Un trago por ti, puta vida, otro por ti, Marisa de mierda, y otro por mí, por tener todas las posibilidades del mundo, soy un ser en potencia, en potencia para el amor, para tener dinero, para ser feliz, ¿qué más puedo pedir?

De momento he de aprender a estar solo, cuando sepa hacerlo, todo el mundo me mirará con otros ojos, el que sabe estar solo, significa que se aprueba a sí mismo, y le gusta estar consigo mismo, eso, las personas y sobre todo las mujeres lo notan, y es un imán para ellas, lo conseguiré, además, ya me he olvidado de Marisa, es una pesadilla olvidada, pero las pesadillas siempre vuelven, he de estar preparado para rechazarla, es capaz de llamar a la puerta de casa en cualquier momento, pero hoy no estoy para nadie, solo para mí, voy a caer en un narcisismo espeluznante, me quiero, me siento guapo, quizás son las copas que ya llevo, las burbujas de la vida, el néctar divino, sí los cirenaicos hubiesen conocido el champán francés, se hubiesen extinguido, la humanidad tendría una resaca eterna, pero esta…

No quiero pensar más en Oscar, pobre diablo, su vida ha sido patética, y yo que le envidiaba, era la persona más débil que he conocido, era la persona más manipulable con la que he tratado, cualquier mujer lo podía manipular, es que no es normal, una persona así, sobra, por eso el destino ha hecho con él lo que sabemos…

La vida continúa, los límites… son una opción, pero iría muy bien aprender a ponerlos y a utilizarlos con clase, por eso me dejó Marisa, porque no tengo clase… pero, ¿quién la tiene hoy en día?

En un mundo en el que gana el más tramposo, en el que la mayor grandeza de una persona es su picaresca, ya no somos lo que éramos, cuándo el conocimiento se conseguía mediante la contemplación… para qué sirve la experimentación si se basa en un error de percepción…

Este es un mundo que se merienda a los débiles, y yo lo soy, pero me estoy fortaleciendo… voy a prescindir de Marisa, ni venganza ni nada, será mi manera de demostrar mi fuerza, la manera de manifestarla, seguro que ella acaba desesperándose, y conseguiré lo que siempre he querido, vencer mediante la inteligencia… y luego acabaré de una vez por todas antropología… llevo muchos años, y tengo ganas de cerrar ciclos…

¡Adiós Marisa!, ¡qué el destino ponga a cada uno en su lugar!, pero que conste que el mío siempre estará por encima del tuyo… por lo menos no carcomerá mi conciencia…

La vida sigue, muchachos, y con ellas el bien y el mal, pero como dijo Nietzsche, el super hombre es aquél que está por encima del bien y del mal…

Fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s