Poemas: La irracionalidad como método de trabajo

Cuando el vacío

se inunda, se crea

un objeto abstracto.

Ideas inacabadas,

totalidad abierta.

 

 

La identidad no pensada,

la creación sorprendente…

Las sensaciones ideales

por su irracionalidad,

¿sin límites se puede llegar?

 

 

Sucumbir ante el pensar…

Y muerto en mente,

los conceptos llegan

y las paradojas se revelan

contra los pensamientos bienestantes…

 

 

La corrupción acecha a las

mentes creativas…

Las ilusiones llegan y la

irracionalidad gobierna…

 

 

Los entes sin esencias,

las ideas sin contenido…

Las obras artísticas sin compasión

alguna ante una irracionalidad

alterada.

 

 

Ideas inconexas…

Sin causas evidentes…

Lo demoledor del lenguaje…

La lírica de la comunicación…

 

 

Reconociendo obras

inverosímiles pero

propias: irracionalidad…

 

 

Las luchas, sin demostraciones adversas,

más con resultados autónomos…

¿Hay motivo para el motivo?

 

 

La complejidad del pensamiento

instintual, dónde

la irracionalidad de sus frutos

en forma de versos o trazos…

 

 

Las conclusiones,

el límite en los pareceres…

La disposición correlativa

de ideas provenientes

de la nada…

Ejemplos y situación,

discurso y socialización…

 

 

La consonancia

entre mi irracionalidad

y el mundo,

sin saberes ni pesares,

sin defectos ni negatividades…

 

 

Si no hay trabajo

el amor tiembla…

Cuando su método es la irracionalidad…

El trabajo se puede confundir con

el amor.

 

 

¿La división de poderes de nuestro

subconsciente es real?

Mira y estudia mis obras…

Quizás la oscuridad no se vuelve tan opaca.

 

 

Las intenciones provienen de los estímulos…

¿Dónde se fueron las ideas?

 

 

Cuando la creatividad es

la parte más fuerte del ser…

La irracionalidad se infla…

Y arremete y expulsa.

 

 

Las direcciones internas,

complejas , irreverentes

expulsan libertad al ser expresadas.

 

 

Lo común entre el cuerpo y el alma

es la expresividad irracional.

 

 

La liturgia desechada por

el pensamiento…

Como las convenciones,

Como lo ininteligible…

Como los impulsos más primitivos…

Que son los creativos….

 

 

Las fosforescencias anímicas,

llenas de altibajos, sucumben

y crecen alternativamente…

La creación irracional la estabiliza…

 

 

La medida amoral se basa

en creaciones de estética pura,

sin concreciones, a partir

de la irracionalidad.

 

 

Ya no hay rechazos,

las apariencias siempre

fingidas,

contradicen

el acto creativo…

Blasfemias concomitantes….

 

 

El soplar de un aire…

Versos pasados,

ideas vigentes,

creaciones arquetípicas.

 

 

La insuficiencia respiratoria,

suspiro pausado,

angustia ingénita,

creación ideal.

 

 

Los órganos productores

de mi pensamiento,

sorpresivos…

U especulativamente dañados…

irrealidad,

indiferencia…

Radicalidad.

 

 

La simbiosis,

en el reino de la profundidad,

donde unos hechos mentales

conciben a otros.

 

 

El éxtasis emotivo-creativo-sexual…

Lienzos y textos…

Ejemplaridad abstracta…

Irracionalidad meditada.

 

 

La desilusión lejana,

la legalidad ajena,

la creatividad:

Mi estímulo vital.

 

 

Cuando varias ideas

discuten en un mismo sentir…

El cuerpo se diluye y parece

no estar…

Las impresiones desaparecen,

y la irracionalidad pasa a ser

un todo…

 

 

Imágenes volubles

generan ideas provenientes

siempre de mi maltrecho

subconsciente.

 

 

Cuando la visión,

siempre personal,

proviene del irracional,

existe la posibilidad de que

se convierta en una verdad.

 

 

El éxtasis primordial,

cautivador,

apasionado,

irracional por

dionisíaco.

 

 

Las situaciones poco ambientadas,

sucumben a la realidad de lo

subjetivo, provocan actos

quizás adversos y creativos.

 

 

Cuando las paredes tiemblan,

y aparecen en ella agujeros negros,

de dónde surgen ruidos

irreales:

¿Cómo se llama la obra?

 

 

Los litigios ante la incomprensión,

evoluciona a la par

que los retrocesos en la interacción.

La soledad, el pensamiento, han

llegado al clímax deseado…

Aunque en último término nunca

será racional….

 

 

Cómo con sombrero evoluciona

el azar, cómo con sombrero

la obra crece sin mirar al cielo…

Con la frescura de lo atemporal y

universal.

 

 

Las líneas se entrecruzan hasta formar

un todo caótico, como lo real,

si es que lo real existe…

¿Qué otra cosa es el acto creativo?

 

 

¿La sintaxis subconsciente funciona

igual que la consciente?

Ya no hay límites en la hiper sensibilidad

del poeta. Su

parte irracional, abrupta, despierta, es.

 

 

 

Ya no hay conclusiones,

el mero acto de hacer es utópico…

Pensamiento irracional y

vida ficticia.

 

 

El sentir ilusorio

es una opción, el

raciocinio no siente, el

arte proviene de los sentidos,

por lo tanto, el arte

proviene de nuestra irracionalidad.

 

 

Veo y descargo,

violencia sensitiva,

camino inverso.

 

 

¿Cuándo recorremos un

mismo sentir sin parar?

La higiene sensitiva

pasa por una parte

irracional trabajada.

 

 

El acto puede ser

de diferentes formas,

Pero detrás de él,

siempre se encuentra nuestra

parte irracional y vampiresca,

la que está más allá

del bien y del mal.

 

 

Cuando iba a cualquier sitio, mi mente

navegaba sin timón, curioseando aquí y

allá, entreteniéndose en los

escondites irreales, mas

cognoscibles.

 

 

El arte vs el entretenimiento,

el primero surge del subconsciente,

el segundo es totalmente preconcebido.

 

 

Tiroteo emocional,

mi interior lucha consigo mismo

y la ira será expulsada al exterior,

en forma de versos o brochazos.

 

 

 

Razón, te busco sin saber dónde estás,

ya que razón pura no hay…

Toda ella surge de nuestra

parte irracional,

a veces inesperada, siempre sorprendente.

 

 

La línea que va desde un punto hasta otro,

y del que nunca conoceremos su

discurso… pero sí su descendencia

en forma de verso,

en forma de metáfora.

 

 

Como si el teclado

tuviese un motor

y mi irracionalidad lo conociese,

para después lanzarse

a un lienzo y luchar con

la ensangrentada mente…

¿Es esto la realidad?

 

 

El cúmulo de circunstancias

heterodoxas deambulan

a mí alrededor, yo les intento

dar una patada con mis versos

latentes y sangrientos.

 

 

Calles caóticas,

obras inacabadas.

Después de las palabras,

la ignorancia…

Una discurre, muchas escuchan…

Unas crean, las otras asienten…

Aunque no lo parezca es paradójico,

ya que la condición del hombre

es ser creativo.

 

 

La trivialidad es una obra de arte,

dependiendo del bruto trabajo

del subconsciente creador.

 

 

Cuando el diablo trata de crear,

se transforma en artista.

 

 

La locución del artista puede

ser incomprensible,

ya que el ente creador (subconsciente)

es libre e incognoscible.

 

 

Estoy sin sentir

para cavar explotando,

cómo cabeza pisada por un camión…

Y mis ideas, siempre

candentes, reflejos de mí ser,

y provenientes de mi parte

parte irracional…

Golpear por todos lados,

y yo me niego a abrir los ojos…

Ya que la visión es tan real como irreal,

y desprende versos y trazos

sin cansancio,

violentamente.

 

 

La energía,

positiva, regenera,

y se inmiscuye en vidas

ajenas e inoperantes,

mientras tanto el texto

corre una carrera, a

veces de gran intensidad,

otras de largo alcance.

 

 

La inmensidad

no existe…

Somos pacientes,

la inconexión llega hasta mí

pensamiento,

siempre tan irracional,

siempre dando frutos chocantes,

destructivos y constructivos

al mismo tiempo.

 

 

El deletreo de los

impulsos estampados en

una obra contemporánea…

Éxtasis sensorial.

 

 

La visión es invisible, porque

no hay visión, solo contornos

aproximados de expresiones

abstractas, cómo la de la persona

sumergida en el hoyo, y tapada

con su mierda…

¡La vida!

 

 

 

Los impulsos impersonales decaen…

hacen falta más blasfemias,

y que la oscuridad cubra

nuestro subconsciente

para que acaben floreciendo de él

obras de arte luminosas.

 

 

Intromisión en mi propio

interregno, preconcepción

de la obra,

asiduidad en el trabajo…

La creatividad como método vital…

Soy, copulo, fallezco,

Todo dentro de mi mecanismo

compositivo.

 

 

Cuando el vino hace decrecer,

y la conversación atrofiada crece,

desenvuelto y alterno,

me sumerjo en mí interior

para resurgir en forma de verso.

 

 

Exotismo exacerbado,

ilusiones compositivas,

relación intensa conmigo mismo,

la locuacidad en la pintura que expresa por sí sola,

lo otro que lo diga mi subconsciente.

 

 

Realismo abstracto

o abstracción realista,

los contrarios unidos cobran

significado…

Ahora necesito crear.

 

 

Cuando el pensamiento no tiene

una procedencia tangible

y la praxis solo se utiliza para la creación…:

No parar, componer y extraer

desde la oscuridad.

 

 

Mente concisa,

esperpéntica,

que saca e intuye obras para

el futuro,

lujuria creativa,

éxtasis comunicativo.

 

 

La irresponsabilidad

de los hechos,

el detritus emocional, delimitado

por el acto creativo.

 

 

La deducción de sugerencias

y hechos…

La impasibilidad ante subconscientes quebrados…

La salvación es creativa.

 

 

Las sugestiones al

dejarlas escapar

pueden dar sus frutos,

como el conflicto interno en momentos

de convulsiones ambientales.

 

 

La similitud entre el creador

y lo creado no siempre

es palpable…

Ya que no son evidentes

las semejanzas entre subconsciente

y consciente del creador.

 

 

No hay conjunciones,

los límites impregnan la oscuridad,

los seres realmente

latentes no paran de crear,

que subconscientes más

quebrados,

que irracionalidad más productiva.

 

 

El brazo va al unísono con la mente,

lo desconocido brota de mí

violentamente, el mérito autoimpuesto

es una necesidad descomunal…

Cansado y relamido espero

con el grito en la boca.

 

 

Eran unos versos atractivos

pero mi aullido los volvió

destructivos.

 

 

La sensibilidad arremete contra

mis neurastenias, la creación

cortante me posee… no hay razón,

la irracionalidad explica todo mejor.

 

 

Exámenes originales,

los estereotipos no cuentan…

Las paradojas imperan, la irracionalidad

gobierna…, restaurar las apuestas,

intenciones limitadas,

los versos golpean como regimientos

de ideas electrificadas.

 

 

Razón surreal,

ritmo acompasado…

Virutas impulsivas,

versos contestatarios.

 

 

Las inquietudes se resisten, no

van a desaparecer.

Las convulsiones vuelven.

El sistema nervioso, contra la previsión,

está estable, quizás sea por los verbos y

las metáforas.

 

 

La concreción siempre buscada,

aparte de los entes espirituales adversos

que son los mejores amigos

de los versos y los trazos.

 

 

 

El diapasón se ha desacompasado,

¿cómo estará nuestro subconsciente?

Siempre en lucha, siempre de forma

Atractiva: blasfema y deja blasfemar.

 

 

Como místico dedico mi vida a poetizar,

como persona no logro agarrar bien las

riendas, el inquilinato es un hecho,

los impulsos, el ser de la vida.

 

 

La concupiscencia se puede apreciar

en el aquí y el ahora de la obra resuelta,

acabada. Somos seres para la muerte,

Somos seres para crear.

 

 

La longitud de mi vida se mide con los versos redactados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s