Extenso poema sin sentido 3

Los extremos quizás se parecen,

y casi seguro que se pelean…

Somos y estamos en medio del camino…

Las metáforas son parte de nuestra

dinámica vital, y las reiteraciones, nos

hacen comprender más la vida y el mundo…

Somos poetas, pero, ¿por qué?,

porque no somos capaces de dejar de escribir poesía,

¿no, Rilke?

Y el empacho intelectual nos hace escupir

Versos con forma de caviar, o de jamón grasiento

pero sabroso…

La intención, lejos de ser precaria

es trascendente, la ataraxia

es su distintivo, lo buscado

y lo de después

da mucho trabajo, quizás nos podamos

acercar a la realidad.

No hay límites, y a cabezazos rompemos los muros.

Como descargas eléctricas, nuestras palabras

producen masajes encefálicos… somos

y conocemos, estamos y aprendemos…

¿Qué otra cosa es andar

el vil camino?

 

Los géneros se confunden o son confundidos,

por serpientes que

acarician, por semejanzas

inalcanzables,

en cambio, las ocurrencias

disparatadas, suelen convertirse

en propiedades subjetivas, ideales,

conscientes y subconscientes…

¡Qué locura padecería Freud al leer este

extenso poema sin sentido!

 

Entrelazando inquietudes y pareceres,

somos seres adversos y convexos,

y como nos dijo Max Estrella,

el esperpento lo inventó Goya…

Yo me uno al grupo de esperpénticos,

y digo sí a mi subjetividad…

Somos etéreos y muy mentales…

Aunque los instintos siempre nos guían…

Y a quién no, dijo

el mayor farsante de la historia,

¿era un intelectual?

 

La intelectualidad está perdiendo fuerza,

inmersos en el mundo tecnológico

que utiliza la mente bajo formas nuevas…

¿Adónde nos llevarán esas nuevas formas de pensamiento?

¿Quizás evolucionaremos hacia una especie diferentes,

con los pies en el culo y el cerebro en las manos?

Somos monstruos, nos devoramos a nosotros

mismos, ¿no Hobbes?

La vida llega a límites extremos, o estamos en el mayor éxtasis,

casi siempre sexual, o en el mayor sufrimiento,

casi siempre anímico… el término medio es

arcaico, para concretar,

de la época de Aristóteles…

Ahora no sucumbiremos ante la normalidad…

Todos nos creemos especiales, cuando solo somos

corderitos, falta que nos acaben de degollar,

del modo en que nos

supriman cualquier pensamiento y gusto propio…

Como máquinas sin cerebro, con carburante

de un precio cada vez más alto, sin

obtener beneficios verdaderos, que serían

los de la autoestima…

El mercado libre nos está invisibilizando…

El mercado negro es nuestra última escapada,

es una resistencia al poder establecido…

Debemos ser contraculturales… Casi

nadie lo es…

 

Los gritos y los susurros se dan

la mano, normalmente ambos proceden

de nuestro subconsciente… y algo que procede

del mismo lugar no puede ser

tan diferente… ¿no creen?

Las amistades van cambiando,

en un momento dado pueden ser un

apoyo, en otros momentos son una putada…

La liturgia de las relaciones está mal llevada,

las relaciones deberían ser para plantearse esencias

de uno mismo, y normalmente solo

sirven para olvidarnos de ellas…

Quiero gritar, como lo hicieron

los grandes poetas en la historia

de la humanidad… como lo hicieron los

trovadores en la Edad Media, o Rilke,

o Artaud… todos y cada uno de los grandes,

que supieron expresar sus sentimientos en el

límite de sus posibilidades…

¿Qué otra cosa es la poesía?

Las estrategias son diversas, los motivos también,

pero solo hay algunas, que hieren

a nuestros semejantes: odio, odio y odio…

¿Y quién no odia?…

 

Cuando el camino es

demasiado escarpado,

se debe ser fuerte,

la fuerza está en la mente,

la mente hoy en día flaquea,

por todos lados las

personas necesitan psicólogos

y psiquiatras, para que les solucionen problemas

irresolubles, si no se sabe trabajar el subconsciente,

tanto individual como colectivo.

Cuánto daño hacen los arquetipos

y las ideas preconcebidas,

Cuánto daño hace

la familia y su historia,

deberíamos ser como algunos animales,

que cuándo se vuelven autosuficientes,

se alejan de la familia para siempre…

Pero la historia de la humanidad,

llena de abusos e injusticias,

dicta lo que dicta,

y seguro que son aberraciones y violaciones,

robos de ideas y de objetos,

deseos  no expresados que vuelven a la

gente violentos y sin metas palpables…

La vida, lejos de ser un lugar apacible

es un infierno surealista…

 

La surealidad es la más real de las maneras

de vida…

Estamos cohibidos ante lo incomprensible

aunque de ello es de lo que más

se aprende…

La colisión de pareceres,

viene provisto de metas e intereses…

¿Hay algún parecer sano?

O todos tienen intenciones

personales detrás…

Las líneas que se borran o se rompen

quizás no se puedan reestablecer…

y… ¿Qué hacemos sin líneas y sin límites?

De allí tanta violencia, tanta guerra de géneros,

masculinidad y femineidad luchan en el interior

de las personas de forma

irreconciliable… paz, paz…

All you need is love… cantaban

The Beatles… nadie

les ha escuchado, reconcíliate

contigo mismo,

o grítale al puto cosmos, y pregúntale por qué…

Cuando la respuesta quizás será

no hay un por qué… quizás

la casualidad es tan importante que impregna

toda nuestra vida, situaciones, lamentos

y alegrías… pero el cosmos que significa armonía,

no es armónico… y menos nuestro cosmos personal

y subjetivo, nuestro mundo y nuestra

forma de ver el mundo…

Los límites han de reencontrarse, o los

hemos de reencontrar… por los siglos de los siglos…

Lucifer…

Que es mi creencia, creo en ti

lord oscuro, que vive en el placer mundano,

y en la praxis adversa, en el individualismo,

y en el interés por todo lo creativo, pero sobre

todo si es sublime…

 

Pero intentando saber algo más de poética,

pienso, siento, que la metáfora, es parte de la vida…

Es más, es la esencia de la vida, sin metáforas,

no habría lenguaje, no habría

realidad… en cambio el sumun del complejo adivinatorio,

hace que sepamos sin pensar, y pensemos sin saber…

Es la condición de la humanidad…

En lo que se basan sus conflictos, lo reiterativo

y nauseabundo…

La praxis inconclusa por falta de teoría sostenible

hace que nos tropecemos siempre en diferentes

piedras, sin saber en qué se aguantan,

para caer al lado de la luz y la oscuridad, ya que la una no

tiene sentido sin la otra… algo es

en comparación de su opuesto,

si no, no sería…

 

Volvemos al principio de tiempos inconclusos,

la oscuridad se cierne sobre nosotros,

aunque todavía entra algún rayo de luz,

la misma calma, los mismos muertos,

y la simple estrategia para llegar a la nada

no es una estrategia, solo estamos

para luego no estar, y que podemos

hacerle, la higiene mental es fundamental

al respecto, somos y seremos por

los recuerdos que dejemos,

mejor si son en forma de versos,

con metáforas incompresibles, de una

sensibilidad subjetiva, cantándole a la vida,

o mejor aullándole a la vida… por sus miserias

e injusticias, por su desinterés por todo,

y sumamos aberraciones,

los límites del mal ni los

podemos vislumbrar…

La especie humana, especie corrupta, es

nuestra esencia, nos vamos a conformar,

o tenemos que escribir muchos más

versos, para que nos oiga el cosmos,

y nos impregne de su armonía,

opaca armonía, pero resultona y atractiva…

Somos sin querer ser, copulamos sintiendo más

deseo después del orgasmo, por eso

siempre queremos más y más, y lo buscamos

cueste lo que cueste…

 

Las líneas a seguir deberían

ser subjetivas, como los aullidos

y las convulsiones.

La simplicidad en la acción

no tiene nada que ver con la monstruosidad

de lo social… perdemos el pensamiento propio…

También perdemos la vida…

Lo común nos extingue…

Las relaciones personales nos influyen

negativamente… ya no hay más

un nosotros, todo queda reducido

al yo, más la otredad…

No soy liberal, soy libertario…

La cultura nace y se desarrolla, cobra vida

y se pierde su control, igual

que el de las palabras, y no digamos las

el de las blasfemias…

Somos un todo diáfano,

excrementos de nuestro referentes…

¿Para qué tener referentes?

Si cada uno es cada cual, y nunca logrará ser otra persona.

Las ilusiones van perdiéndose con los años,

la inclemencia temporal afecta demasiado…

Habemus únicos… aunque parezca mentira

es todo una paradoja que se hace irresistible,

qué cómodo es ser yo sin ser yo o estar conmigo,

sino con el otro… y el más allá se vuelve eso,

que está acá, los referentes se vuelven divinos…

Qué difícil es encontrar de referente a un moralista,

y que contraproducente, nos llevaría a su contrario,

a lo amoral, ¿no le pasó a Nietzsche?

 

Las solicitudes de amistad están colapsadas…

Amigos, ¿para qué?

Somos y comemos estiércol…

Nos comportamos como plantas.

Buscamos lo estático…

Sin darnos cuenta de que a lo único

que nos lleva es a la muerte…

Qué difícil es cambiar la esencia de las cosas…

Sin ese cambio nos hundimos…

Con ese cambio renacemos, renovándonos

radicalmente… siendo otros en nuestra carne…

Este es mi cuerpo, pero mi mente nunca atraparás…

Porque es imprevisible, y…

Nunca la llegarás a conocer…

La línea de lo incognoscible

es temida y sorprendente…

Cuando no sé comprende algo

se entra en pánico…

Cuando se conoce se puede utilizar como

más convenga… pero las mentes

no entran dentro de este juego…

Estamos hechos para pensar y

no para destruir…

La mayoría no se quiere dar cuenta.

 

Lejos del mundanal ruido… porque

quiero hacer el mío y propio,

para que llegue en forma de aullido

a todos los rincones de nuestras grandes

y malditas grandes ciudades…

Y los rateros y gimnastas, los fumetas y filósofos…

La gente que tiene más o menos sensibilidad

se sientan identificados, pero

lo importante es el ruido…

Que no tiene destino concreto,

que no se puede manipular…

Que es intrínseco a cualquiera, ya que todos

nos lo podemos apropiar…

Y en la base de nuestros designios, puntualicemos

míseros destinos… nos resistimos a ser perfectos…

Que aburrida es la perfección y que interesante

la interacción… pero claro

siempre manteniendo la propia individualidad…

Sin excrementos ofensivos…

Con la visión de un náufrago, que se le viene

el mundo encima, por lo tanto

es capaz de ver el mundo…

Aunque sea un náufrago etílico, o hundido

en otras drogas o amores imprescindibles,

con curvas eternas… y sexos imperativos…

La demanda, es un hecho…

Necesitamos más placer…

Es el reír de la vida… Lo que da satisfacción…

Lo que nutre a nuestro intelecto…

Cuando sabemos controlar el placer

nos volvemos como dioses… Que lo saben todo

y son pensamiento de pensamiento…

¿no… Aristóteles?

La vida continúa y la vida se acaba…

Perdón los versos terminan…

Y para concretar sintetizaré:

El pensamiento no aclara, simplemente no oscurece…

La sensibilidad no alegra… Más bien es una cruz…

La parsimonia no es eterna… Todos los momentos

son cortos… Y escuetos… Entonces…

Que nos queda… La palabra…

Únicamente la palabra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s