Interiores 3

Recuperadoras

 

 

Aguas recuperadoras

De la brillantez

De mis paredes

Exteriores.

Palabras que me

Hacen saber,

O creer saber quien

Soy, quien eres,

Y quienes sois.

¿Y acabaré dialogando

Con la planta de mi jardín?

Quizás, quizás

Le diga que

Bella eres, y

Sin obtener respuesta

Mis ojos se deleiten,

Y a esa hermosa planta

Le crezcan tus

Pechos y tus piernas,

Para poder correr

Y descansar, desnudos

Entre nuestras sábanas

Con aroma a savia,

Con aroma…

 

 

 

 

¡La nada del ser!

 

 

Diezmado por las

Sombras del trayecto

Hacia imagino donde:

¡La nada del ser!

Algunos creen, otros

Deliberadamente repudian

De todo, contando en

Todo los pétalos de una lila,

Las hojas de un ciprés, y

La menor vida en la

Caducidad de un platanero.

Pero sigo pensando

En el costoso, o mi

Costoso trayecto:

¡A la nada del ser!

Pero trayecto cantado en

Lágrimas, cantado

Con amor al trayecto,

Cantado con angustia

Por incrustarme:

¡En la nada del ser!

 

 

 

 

Más vida es…

 

 

 

Emociones presentes,

Hay algo que de más

Sensación de vida

Que las emociones presentes.

Y ante una de esas emociones

Un sentido florece, me grita,

Me llama, se queja.

Me he raspado lo nudillos

Contra la corteza del árbol,

No importa que árbol, y

Pienso a veces que traidoras

Son las emociones y

Cuanto duelen los sentidos,

Pero sigo sosteniendo

Cuanta sensación de vida dan. Ya

Que cuando la vida

Se goza o duele,

Quizá más vida es.

 

 

 

 

 

Comunes

 

 

 

Con mis ojos comunes,

Con mis dedos comunes,

Con mi sexo común,

Casi reniego de la comunidad.

Y como todo ser decente

Que no puede dejar

De lado sus propias

Contrariedades, me acerco más

A las plantas y a los pájaros,

A las melodías y a las pinturas,

Que ha la comunidad.

Con pocas amistades

Y familia traumatizadora

Me apoyo en mi mujer

Y mi hijo, pero alejado,

Alejado de masas, de Hits y de

Best Sellers, siendo yo uno y único,

Con mis contrariedades,

Problemas y felicidades.

 

 

 

Azares

 

 

 

La lluvia inunda

Y mientras tanto cabe

Preguntarse:

¿Por qué esquina giraremos?

El azar de la vida no nos

Deja en paz, y uno siempre

Programando.

Y pensamos voy a escoger

Mi dirección,

Cuando casi ni tu ni nadie

Escoge más que es decidir

Cuando me voy a deleitar

Con el café de la tarde

Y de un rato a solas con,

A solas contigo y contigo,

Madre e hijo. Y después

De ese rato a solas

El azar me volverá a llevar

Aunque lo programe

Sin quererlo programarlo

No sirve de nada.

 

 

 

 

¿A mejor?

 

 

 

Van creciendo los árboles,

Las ranas y los niños,

Y van decreciendo depende

Que humanidades, pensando

Que las hay diversas.

Y alguien meditó que ir a mejor es

Irremediable. Y la humanidad en

Su conjunto se encargó de

Remediarlo.

¿Cómo vamos a ir a mejor?

¿Eso es amoral?

Y realmente el ser pensante que somos

Se encargó de irnos acercando

Al caos si no total, si en esa dirección,

Si no ininterrumpido si por

Momentos. Y sólo nos haría falta

Recibir el mensaje:

Bienvenidos al mundo del desorden sin

Marcha atrás. Y Algunos pensarán:

¿Cómo es posible que nos hayamos

Metido aquí y así?

 

 

 

 

 

 

Para mi

 

 

 

Me gusta cogerte por

Las caderas, y que tu pelo

Me acaricie el mentón. Y mi

Mente estar pensando en la que fue

Y es, y en lo largo en que aun no era.

Y después de acariciarte

Una nalga pensar como podrá

Haber momentos de desdicha en

La vida, en mi vida, si el tacto me dice lo

Que me dice. Y como todo es deseo/intención

Instintiva inapreciable no me contestarás.

Pero espero que tu nalga este y estará siempre

A mi alcance, y yo para mi satisfacción

Personal, aunque no tenga intención

Y sin haber  más remedio satisfaré

Mi piel con tu piel, mi deseo con tu esperado deseo.

 

 

 

 

Ser uno mismo

 

 

 

Abrigarse con lana entre

Intemperies naturales.

Y por la noche sólo hace

Falta calor. Y por el

Día dentro de la lana

Tener siempre una melodía

Preparada.

¿Y después de la noche y el día?

¿Y después de la penumbra y

La claridad? Después sólo queda

Ser uno mismo, queriendo y odiando,

Con hambre y estando satisfecho,

Cansado o con energía. Ser uno mismo

Dejándose un poco llevar por el viento,

Como un barco y sus trapos, siempre a flote.

Estética

 

 

 

Correcciones sobre la piel

Y el habla cuando el

Psiquismo cojea.

¡Y me daría! ¡Y me daría con

La cabeza contra un árbol! Pero

Por miedo el único roce que hago sufrir a mi

Cabeza es a la hora de peinarme, y

Rara vez me peino, y cuantas

Preguntas me hago sin querer

Responderlas, que respondan otros,

Yo ya me he dado cuenta del problema,

Como dijo Newton, pero a diferencia en

Mis preguntas sólo veo

Estética ¿Por qué la gente arde de desesperación?

¿Ese ardor envejece la sociedad?

¿Cuánto más vieja es la sociedad más se aísla?

Estética pura, todo es estética,

¿Hay algo más en la vida?

 

 

 

 

Ver uno más

 

 

La fuente todavía no la he visto seca.

Aunque sólo la veo más

O menos cada dos años. Y nos

Saciamos la sed cuando la vemos,

Y luego alguien dirá que no estamos

En peligro por la época de la imagen.

Veo agua y no tengo sed, manipulo

Comida y se me acaba el apetito.

Ver atentamente también es

Palpar lo visto. Ver atentamente

Es luchar contra a pereza. Mírame,

Mírame y dime que ves, alguien

Saciado o apetitivo. Tal vez

Sólo veas uno más. Uno.

Ad infinitum

 

 

 

Creciendo y decreciendo,

Unos momentos subo y

Otros bajo. Y

La corriente de agua

Sigue su curso, pero

Ad infinitum, ¡No!

Mientras tanto olvido

Para no acordarme

De momentos y pasados

A veces no muerto,

Y los sustituyo por

La palabra, tu palabra,

La sonrisa, tu sonrisa,

El motor, tu motor

Que me pone en marcha.

Y acaso le cantara

Yo un “Gracias a la vida”,

Pero sin voz de Sosa

No se debería cantar,

No se debería gozar

De melodías con

Dientes limpios, bocas

Puras, cuerdas bocales

Siempre aunque reutilizadas,

Vírgenes.

Y a ti mi pasión no

Te recuerdo a priori,

Porque hay un primer momento,

Y en ese primer momento ya

Me pertenecías,

Hasta a veces creo que tu brillantez

Es mía, me pertenece, y yo

A veces ni me tengo, viajo,

No soy yo, mi mente no es

Mi mente, y aún así

Te sigo sintiendo mía.

 

 

 

Llorando y llorando

 

 

Direcciones vienen y van.

Gentes pasan, se quedan,

Pasan. Y yo y nosotros.

Mi sensibilidad que os

Toca. Que sin querer

Subir la escalera

Sudo por ella.

Y queriendo gozar

De la vida y de

Vosotros me llegáis

A mis pupilas gustativas,

Como visión, como

Aire aunque repetido

Refrescante.

¿Y si me faltasen las

Melodías te cansarías

De cantarme?

Mientras duermo, mientras

Como, mientras sueño

Imposibles posibles, depende

Del lado que lo mires,

Giro la cabeza, y tu

Corazón y el mío

Sienten por el otro.

Y ya no nos hace

Falta el tacto si

Con nuestras cuerdas vocales

Gozamos, cuerdas vocales y

Profundidades de nuestro

Pensamiento, cuerdas

Vocales que aunque omitan

Un sí, este nunca querrá

Decir lo mismo.

Y vamos creando,

Vamos creando espacios

Imaginarios de autocontrol,

Y pienso, ¡Ay si no me controlase!

Quizá todo el día estaría

Llorando y llorando, y quizá

Ese lloro sería de inteligibilidad

De haber dado con personas

Puede ser adecuadas.

 

 

 

 

Eclosión y …

 

 

Eclosión y explosión,

O eclosión y repulsión

O eclosión y unión.

¿Qué más posibilidades

Hay tras el encuentro

De dos o más seres?

Quizás continúen el

Camino nunca acabable

Juntos, quizás el camino

Se acabe casi antes de

Comenzar. Quizás nazca una

Guerra de mordiscos

Como si fuesen caimanes

De uno de esos caudalosos ríos

Que son en la tierra. Y hablando

La tierra: que vital eres

Para nuestro querido cerezo

Que anda el camino inacabable

Junto a nosotros.

Aunque cuando brotes,

Es verdad que parte

De ti, de tu flor

Será mordida por nosotros.

Y deambulo con

Ideas sin sentido,

Para muchos vitales, para mí,

Como el preguntarme:

¿Dónde quedaría

La crisis si el agua,

Bien tan preciado

(Por ser  tan abundante)

no la tuviésemos en cuenta?

¿Dónde está la crisis existencial

Viéndote volar con tu bici,

Sin pedales cuesta bajo?

Mi niño de los abrazos.

 

 

 

 

Quemazones

 

 

Y a veces me

Pregunto ¿Tendrás

Las raíces del pino

Para ser estable?

¿Y sus hojas que ni en invierno

Ni se debilitan ni pierden el color?

Creo que ya es hora

De cantar “verde

Que te quiero verde”.

Encontrándome a mi

Fuente que en vez

De calmar mi sed

Me inundo de realidad.

¿Y qué es la realidad?

¡Suerte mía! Grito.

¡Qué bastardo que soy

Que casi ni me hace falta

Caminar para

Calmar mi sed!

Y con estos pensamientos

Culpables llegan

Las penumbras en

Pueblos que diciendo

Lo mismo, hablan diferente,

Ya que sus aguas son

Similares, igual que

Sus casas, sus perros y

Los pechos de sus mujeres

Son iguales o sirven

Para lo mismo,

Para autorreconocerse,

Para cobijarse.

Para que en el frío

Invierno haya donde

Resguardarse y calentarse

Con el fuego de las palabras.

Ya que si el fuego y las

Palabras tienen algo en común

Es que si no aprendes

A controlarlas te pueden

Llegar a quemar.

 

 

 

Meditar junto a la mar

 

 

Llevando horas el escuchar

La relajación que da la mar,

Mientras tan sólo intento

Meditar. Intento aprender

De un grano de arena. Que

Tan sólo está sin sufrir.

Pero también sin placer.

Aprender de la grandeza

Del orden celestial. Donde

Cada punto es un individuo

Que parece a gusto consigo

Mismo. Y como si mis ojos no

Viesen soy todo oídos, soy

Todo tacto, para que tus labios

Rocen mi oreja y me digan,

Me digan todo lo que me quieren

Decir, y después reflexión

Y saltos de emociones mutuas

Lanzados hacia la profundidad

De nuestras aguas. Ya que este mar en

El momento en que me refresco en él,

Ya es mi mar. Igual que tú. En el

Momento en que siento en ti,

Ya eres mía.

 

 

 

 

 

 

Ese soy yo

 

 

 

Conocerse, conocerse

Menuda utopía.

Uno se sorprende

De cada momento, de

La reacción  venida

De demasiado color

Entre gentes decentes y

Malolientes, un día, sin razón,

Los quieres a todos,

Aunque menos a menudo

De lo aconsejable, y otro

Hasta la sangre salta en mi

Interior, y brotaría la tuya si

Más locura me atrapase.

Unas noches tormentosas amo.

En noches en que las estrellas

Nos hacen compañía odio.

Y luego pienso, las menos veces,

Que me conozco lo suficiente para

Andar con seguridad mi camino.

Si como hemos visto en el

Camino hay sorpresas. Mi

Yo es un baúl imaginable

Con mares tormentosas  o

Unicornios. O charcos y

Renacuajos. O lo que es lo mismo

Grandeza e irrealidad o

Pequeñez y aburrimiento.

¿Ese soy yo? Que miedo.

¡Ese soy yo!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Picaresco collage

 

 

Imágenes, imágenes

Enraizan en mi

Cabeza, algunas

Bellas, otras viejas,

Algunas sensibles,

Otras incoloras.

Y yo abro los

Brazos para hacer

Un collage con ellas,

Y el resultado

Puede que sea la palabra

Yo, la idea yo, la

Sobre imagen yo.

La alegría, la tristeza,

Los recuerdos, las ilusiones,

El impactante e inesperado

Presente, el azul,

La guitarra, el verso

Aquel, tu cabellera,

Y tus párpados siempre

En mis presentes,

La crítica, la pregunta,

El análisis,

El mezclar sabores, el disparar

Y disparar para acabar

Apareciendo tú.

Y como diría alguien,

Esas circunstancias y yo

Es lo mismo,

El gran pintoresco o

Picaresco collage.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas las palabras serán metáforas

 

 

Mi mirada pasea

Por los contornos

De los caminos mal

Iluminados, intentando

Conocer, conociendo

Los intentos de subidas

Estáticas, de subidas futuras

Que han de preservar

La manera de hacer,

La manera de sentir,

Han de preservar

Los ritmos de diferentes

Versos quizá con algún

Sentido.

Y que el conocimiento

De los sentimientos no

Naufrague en el olvido.

Que para querer decir atardecer

Pueda decir hora del

Cielo de fuego, u horas en

Que se refrescan las frentes.

Y para decir amar

Tan sólo haga falta

Abrir la boca.

Porque las no palabras

Cobraran sentido y

Todas las palabras serán

Metáforas. Y aún así

No nos entenderemos

Menos que ahora,

O que antes. En

Nuestras horas pasadas

Y a veces de desconcierto.

 

 

 

 

 

 

 

Melodías difíciles de recordar

 

 

Melodías difíciles

De recordar, lejos

De la simplicidad.

Como cantos de jilguero

Deberían ser mis

Pensamientos, siempre

Frescos.

¿Lo son?

Del pensamiento a la tinta,

De la imagen al pensamiento,

Y que en este caso

El orden de os factores

No altera el producto.

Y sigo soñando con

Mi propia melodía,

Cada vez que la recuerdo

Más fresca será.

Melodía de la vida,

Canto al dolor, a la

Alegría,

Canto al hombre, a la

Plenitud,

Contos en verso, como

Los versos que

Nos susurran las

Olas del mar que

Se arrastran sobre

La arena, quizás

Cansadas, pero

Seguro soñando y

Despiertas;

Pura vitalidad, pura

Frescura, vitalidad

Imperecedera,

O eso me da a parecer.

 

 

 

 

 

¿Gemir de que?

 

 

¿Que es lo que veo

Cuando miro?

Rayos de luz

Incoloros.

Flashes de luz de

Tan coloridos casi

Grito. ¡Me ahogo!

Y sin vista. ¿Cómo sería capaz

De pensar en

La génesis de la

Intercomunicación?

¿En mi amor? Siempre

Actual amor.

En mi hijo, nuevo hijo

Cambio de visión sin

Ver.

Quiero pétalos, olas, alas,

Melodías, grillos ensordecedores,

Y contemplar la rojez

De la refrescante sandía.

Quiero luz aún cuando

Hay penumbras.

Quiero ver por todos los

Poros de mi piel.

Que el presente me…

Me atraviese y me atraviese.

Y yo aturdido de sensibilidad

Sólo consigo gemir, y no

Se si de dolor,

De placer, o tan

Sólo de realidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y cuanta gente piensa?

 

 

Avanzar retrocediendo

Y por el camino

Suspirar; suspirar

Por no conocer los

Términos para

Comunicarme.

¿Y si fiera natural

Comunicarse quizá

Lo natural se comunicaría

Más?

¿Y que hay con la gran

Especie que entre

Tropezón y tropezón

Ya no se fija ni

En la luna, ni

Siquiera cuando

Está llena?

Avance y retroceso.

Acaban donde

Comenzamos. ¡Y que viva

La irracionalidad

Cuando las eras

Del pensamiento

Casi quedaron atrás.

¿Y cuánta gente piensa?

A quien preguntárselo

¿Y quién podría responder?

¿Y cuánta gente piensa?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Derrochadores

 

 

Vidas prometiendo,

¿el qué prometes

Que prometerás?

Enseñarnos más como yoes.

Cruenta guerra personal,

Como lo sería

Un prado de flores

intentando conservarse

ante plagas de abejas,

de pulgón, de perros

que ante su tonta felicidad

devora pétalos y pétalos.

Guerra personal y con

El mundo.

Y como el perro tonto,

Sería yo y la alteridad

Ante la falta de tal conflicto

Bélico. Derrochando energía

Mas no sangre.

Derrochando risas

Y llantos, más

No sabemos si de felicidad

o tristeza.

Derrochando vida,

Dinamismo, movimiento,

Despertares excitados, y luego

Saciados.

Pero la vida segundo

A segundo va llegando a su fin,

Y como hay fin no debe

Importar derrochar.

La definición de vida buena

Debería ser derrochando…

 

 

 

 

 

 

 

La corriente de la vida

 

 

Concreciones,

Ir flotando por

Las corrientes de la

Existencia sin concretar.

Y ahora me acuesto

Sobre la alfombra,

Y me molesta su pelusilla.

Ahora busco el sol,

Y acaba molestándome

Su calor.

Y ahora escribo y

Escribo, y todo

Me sienta como pueril.

Y le doy gracias, a ti,

Viento, a ti, agua, a ti

Savia de los árboles, a ti,

Animal que te alimentas

Como yo, de cariño y

De oxígeno, a ti, mi amor,

Que como yo no aguantas

Mis defectos, a ti, Dios,

Que ya al nacer te me perdiste.

A todos y a una más,

La corriente de la vida, que como

Sabemos nunca es igual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zoísmo

 

 

A veces, en las

Horas de indigestión

Escribo versos para

Mí preciosos,

Y como aquel animal

Que devoraba a sus

Iguales, me alimento

De tus entrañas de tu

Posible inconsciencia.

Mientras tanto sigo dando

Vueltas a mi vida y

Mil vidas hipotéticamente

Representadas por mi

Virtual pluma en forma

De teclado.

Y acertadamente y por

Suerte la protagonista

Eres tú y tu corona

De marfil conseguida

Sin muerte de elefantes.

Corona por la asiduidad

Y por la añoranza a

Tu lejano país de

Bolívar. Y mientras

Pensamos y pensamos.

Escribimos y escribimos

Y nos enjabonamos mutuamente

Para borrar manchas

Del pasado

Que no es tan pasado.

Y sigo pensando en vidas

Que juntándolas quizás

Forman mi yo.

Quizás soy yo

Aún sin gustarme

Dicho zoísmo.

 

 

 

 

Cazadores de alegrías

 

 

Cazadores de alegrías

De sonrisas verdaderas.

¿Y con qué cazan?

Con segundos. Con el

Tiempo. El paso

De las vivencias

Te hacen cazar

Esos momentos

Agradables que ya

No mueren en tu

Memoria.

Y cazando y cazando.

Cazo cenando, cazo

En la playa, cazo dormido,

Cazo inundado de placer

Con mi mujer, cazo

Llorando, cazo nadando,

Cazo escribiendo versos,

Cazo sudando.

¿Y cuál será el

Momento en que

No está cazando

Recuerdos de felicidad?

¿No serán las largas

Horas de angustia

Subconsciente o consciente

Que me cazan a mí

Mis recuerdos grises, oscuros de

Miedo, impasables e

Inolvidables?

Ya que tanta negrura

Es imposible de olvidar,

Y para acabar de pescar

O ser pescado, me involucro

En tus juegos “mon

Amour petit enfant”, o en

Tus lágrimas “ma madame du gateaux”.

O en las melodías,

Sencillas y terapéuticas

Melodías imprescindibles.

PLENO

 

 

 

Pleno, la energía

Me rodea, pero

No acabo de poder,

No logro introducirla

En mi cuerpo que

Quizá a veces

No lo autorreconozco

Y pienso en clavarme

Un alfiler cuando

El cuerpo tiende a

Desaparecerme, cuando

Concentrado escribo

Versos sin encontrar

La coma su lugar más apropiado

Y el adjetivo no me deja

Contento por su connotación.

Y el cuerpo se va, cuando

Otros dirían

El alma se va.

¿Y qué más da que

Se vaya uno u otro?

La cuestión es que sólo me

Doy cuenta verdadera

De las posibles metáforas

Que vuelan sobre mí, para

Acabar a veces despertando

Físicamente por  un

Calambre, ya que la tensión al crear

Me estiraba la musculatura

Del pie, y sus dedos erectos me

Habían acabado pasando factura.

Y después de todos los versos

Escritos me vuelvo a dar cuenta

De que yo si soy, soy uno en mí,

Y mi yo si espiritual o material,

Qué más da si los dos son mis yoes.

 

 

 

ESFERAS

 

 

 

Como si fuera pisando piedras

O rozándome con un rosal.

Como si nunca acabase de girar,

Y mi camino de tanto

Torcer y torcer, (En la misma dirección),

Se convirtiera en una perfecta

Esfera.

Y ahora me preguntarán:

¿Pinchazos o perfección?

Para aquellos seres que tanto pensaron el círculo

Era casi Dios por lo armónico y perfecto.

Pero algo perfecto que vida da

Si no tropiezas con algunas púas que te hagan

Abrir los ojos, exclamar, injuriar y

Haga hervir la sangre hasta de los más parecidos

A esas hermosas y lentas tortugas.

Resumiendo:

Quiero una vida azul, pero con

Pequeños despertares rojos

Y amarillos.

Quiero mi yo pausado

Con momentos de éxtasis emocionales:

Quiero, quiero, la vida terrena,

Sin darme casi cuenta

De su finitud.

 

 

 

 

 

GUIADO

 

 

 

Guiado, ¿por quién?

Quizá por mi mirada,

Mi instinto, mi intuición,

O quizás por tus palabras

Lilas, y tu piel de nívea.

Guiado por versos viejos, por

Ideas frescas que se elaboran

En tu cabeza hecha de mezclas.

Guiado por el frescor del aire en una

Especial noche de verano

Con helado, no sé de qué, pero

Sabroso, y ahora una cucharada

Para mí, ahora otra para ti, y así

“Ad eternum”, guiado por algunas ideas,

Siempre algo turbias, de en que

Consiste ir viviendo.

Y finalmente guiado por las huellas que dejas

En tu camino. Camines

Sobre tierra, sobre asfalto, e incluso

Camines con tu mente.

Atractiva mente.

 

 

 

CHARLANDO

 

 

Charlando, y charlando,

Y si realmente lo que hablas

O como hablas de la rosa

Coincide con lo que piensas

De la rosa significa que realmente

Ves los pétalos rojo labio

De la rosa marchitos o frescos

Según sean. Y entonces

Si esta fuera mi situación,

Recomendadme: charla,

Charla y charla.

¡Qué ves lo que te dejas ver!

¡Qué piensas cómo ves, y hablas

Cómo piensas!

Y yo me pregunto:

¡Existirá algún ser tan entero,

Tan claro cómo el azul

Marino del cielo!

¿Hay algún ser

Confiable hasta este

Extremo de honestidad?

TE ALIMENTAS DEL CORAZÓN

 

 

Te alimentas del corazón,

Erección caduca,

Erección perenne.

Oxígeno y pasión,

Miedo me dais

Si no os encuentro,

Y mi imaginación pierde sin vosotros.

Alguien cantó:

Verde que te quiero verde.

Yo canto,

Vida que te quiero vida,

a pesar de los pesares.

¿Qué haría yo y

Mis semejantes

Sin vosotros?

¿Seguro y cómo se apagaría

Mi respiración sin vosotros?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Un nosotros?

 

 

Como mirando adelante,

Sin límites ni barreras,

Y captando cada flor,

Cada abeja e incluso

La hoja marchita

Que no sabemos si está muerta

O lo aparenta.

Y la mirada parece que tuviera

Vida propia ¡ve lo que

Quiere ver o ve lo que acontece

Certeramente a su alrededor?

Lo único que sé es que a esa

Mirada le gusta tanto

La mar verdosa como

El prado azul por las flores

Intuidas que dan placer colectivo.

Si es que realmente hay

Colectivos.

Si es que realmente hay más

Comunidad que nosotros,

Mi ser, mi columna,

Mi familia.

 

 

 

Angustia

 

 

Sigo la hoja, y mi

Vista choca contra el suelo,

Y pienso ¿y si un soplo

De viento nos elevara por

Encima del rayo de luz pero

Nunca alcanzáramos la

Penumbra?

Resulta que estaba soñando y

¡desperté del sueño!

Que no era pesadilla ni

Sueño placentero.

Lo único que siente mi interior

Es que sin ser pesadilla,

Mi yo me comprime, entre

Vientos y luces,

Mi yo angustiado, sueña

Con agua de lluvia en veranos

Tórridos/secos de mi interior,

O en inviernos helados que

A veces los forman mi actuación.

Y sólo pido a mi suerte:

¡más versos, más versos!

 

 

 

Escucha

 

 

Escuchando, uno se pasa

Una eternidad entre escuchas,

De sentimientos, de sentidos, de

Acatares, de tristezas.

Y cuando casi estás cansado

De escuchar cualquier cosa,

Te preguntas: ¿quién me

Escuchará a mí?

Y entonces buscas,

Bajo las rocas, tendido

En el prado,

Planeando por el

Cielo, o intentando

Aprender a respirar

Bajo el agua. ¡Y buscas y buscas!

Sí, alguien con los oídos preparados

Y la boca cerrada, ¿y si no la

Encuentras? Para  ello se inventaron

Las cuadrillas y el carboncillo,

Para los que no se sienten

Suficientemente escuchados.

O los que pueden y quieren

Decir más de lo que se les escucha.

 

 

 

 

Simplemente versos

 

 

¡Nunca, nunca bajo

La mesa!

Y la hoja marrón va planeando

Para ir a descansar

Sobre la superficie.

¡Nunca bajo la

Superficie!

Y el camino viene

Y se va y junto a él el

Ser se mece

Cuando me pregunto.

¿Por qué  cuesta

Tanto coger la línea

Recta? ¿y al caminar

Curvas por qué siempre

Derrapas?

El camino cubierto de

Verde (por ahora) hierba,

Que por la mañana

Está húmeda, y a mediodía

Necesita agua, y no

llueve…a veces.

Y después de pensamientos

Descompuesto me propongo

A pensar y plasmado

En el papel la síntesis,

El verso:

Rayos y luces de luna

Y sol iluminan tus ideas,

Y mientras tanto me

Alimento de tu corazón,

Mujer comprendedora.

 

 

 

 

 

 

 

 

Encontrar las puertas

 

 

Como campo sin árboles

Frutales en flor.

Como arena sedienta de

Tranquilidad, donde la

Vida tan sólo le da necesidades.

Correr, vivir, morir,

Y en medio ¿dónde estará el

Ausentarse, el no pensar tan

Profundo que casi no se es?

Y ojalá me encontrase con

Las piedras del niño guía, y

Que de una vez por todas

Encontrase las puertas de

La pausadez, de la

No angustia, de la melodía,

De la sana satisfacción,

La puerta que atravesarla

Junto a mujer e hijo,

Junto a flor y flor, ya

Que hace tiempo que el capullo

Se va abriendo en nuestras

Acompañadas vidas.

 

 

 

 

¿Qué soy?

 

 

Tu viento en camino,

Y nosotros que somos

¿lo que dejamos atrás

O lo todavía no encontrado?

El ahora es casi ilusión

En una mente, que algunos

Llaman alma, y que

Yo no sé, sólo la sufro.

Y pensando y pensando

Ni me detengo a existir

Y cuando me siento a escribir versos

Es cuando realmente,

Ahora sí me siento.

Y cabe preguntarse

¿qué soy?

Y la respuesta

Que no me sirve

Me la puede decir el biólogo.

Y la verdadera es

Que soy risa y llanto,

Sufrimiento y alegría,

Creador y estético.

La cosa que yo sea no me

Importa,

Me importa que siente esta

Cosa que le llaman David.

 

 

 

 

Golpes ladeados

 

 

Golpes ladeados

Que hacen que

El florecimiento

Pasional no decrezca, no

Se enfría, pero sí que coja miedo.

Miedo al ser, miedo a llorar,

A reír, y todo desde

La intensidad de un camino

Imparable pero sobre

Todo inquebrantable.

Y siempre yo al lado tuyo, o,

Tú al lado mío.

Que importan estos detalles

Cuando las dos diferentes

Pieles al estar en contacto

No pasan frío, y menos miedo, e incluso

Caminan, caminan trayecto,

Caminan sobre el mar,

Caminan camino o descaminan camino

Pero unidos, siempre unidos.

 

Más caminos

 

 

En el entramado

De alianzas momentáneas,

Donde el dulzor no es eterno.

¡Y por qué!

Seguir si puede ser

Sobre paso ligero,

Y cuidar el calzado

Que mantiene sanos los miembros

Que aguantan el cuerpo. Para

Caminar, hacer caminos,

Deshacer caminos y volver si puede ser a

Esa dulce que es la eterna alianza

Hasta la muerte de…

De la…

De la vida con mi vida,

Con tu vida y nuestras vidas

Agrias de genio y dulces

De amor que sufren cuando andan,

Gozan al andar,

Y la inseparabilidad de ellas

Es de momento su razón de ser.

 

 

 

 

Cuando conseguí…

 

 

¿Cuándo conseguí pensar?

¿Cuándo conseguí sentir?

Si siento y pienso al

Mismo tiempo.

Siento sobre lo que pienso,

A veces, pienso sobre lo que siento,

Más veces.

¿Y si fuese de la mano de un

Cachorro y me dijera no te quejes,

Qué si yo soy más tierno, tú eres

También tierno todavía?

Y  es que de ternura tendría

Que tratar la ciencia. Tierno

Debería ser Dios y no

Castigador.

Y tiernas recíprocamente deberían

Ser las parejas, de amantes,

De amigos, padre e hijo, e inclusive

Madre y suegra.

Tierna debería ser la filosofía.

Y una ética tierna no vendría mal

Ni para las piedras en las que cae

El niño.

Niño siempre tierno,

Siempre tierno

 

 

 

 

Vienen y van

 

 

Vienen y van,

Como olas pero estas

Perecederas, y me hablan

Y me hablan

Como ellas.

Y se trata sólo y tanto

De sensaciones que se

Convierten en sentimientos

O en sentimientos que por

Su belleza trascienden.

Y cansado ando, cansado pienso,

Cansado vivo, pero además de cansado

Ilusionado por tu belleza, amada, por

Tu belleza, roca sin agua,

Por tu belleza, mi niño, por tu belleza,

Color azul, o verde, o gris, por tu

Belleza, cansada vida, cansada y

Cada vez más arrugada vida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s