Lo que es, es, y lo que no es, no es

Lo que es, es, y lo que no es, no es. Esa frase, sentencia, verdad, se la habían pronunciado en bachillerato. Lástima, que el profesor de filosofía que la pronunció era un engreído, se creía superior a los demás miembros de su especie, por otra lado, la más subnormal del planeta y zonas limítrofes.

La frase se introdujo en su interior de forma radical, creía que nunca iba a dejar de pensar en ella. Incluso cuando hacía el amor con su mujer, treinta años después, subconscientemente, la frase resonaba en su cabeza y en su corazón.

¿Y si Parménides se hubiese equivocado y no siempre lo que es, es y  lo que no es, no es?

Pero, un buen día, comprobó que lo que es, si era, él era bajo todo punto de vista, su tristeza, podríamos llamar menstrual, ya que se acentuaba periódicamente cada mes por los mismos días, cuándo su mujer también la sufría. Él era, no cabía duda.

La lucha contra su tristeza, con mucho sexo, y acompañado y solo, borracheras asiduas, mucha lectura, y música clásica y contemporánea en abundancia, le hacían notar que él era.

Sus dudas sobre la ilusión de la existencia se  disiparon. Hasta, que un día, tuvo la mala suerte de tener un grave accidente, en el que murieron dos personas del coche con el que colisionó. Él quedó con cojera permanente y con pánico constante en su interior. Ahora, sí que ya sabía a ciencia cierta la verdad de la afirmación de Parménides, lo que es, es y lo que no es, no es. No quería volverlo a comprobar.

Lo que quería a pesar de sus dolencias, era demostrar conceptualmente la veracidad de la sentencia que le había acompañado toda la vida, transmitida por un profesor lerdo, del que no recordaba ni su nombre.

Eso hizo. Debido a que había recibido una pensión por sus males físicos y psicológicos, iba a emplear el tiempo en seguir follando abundantemente con su mujer, y en escribir el tratado que no escribió Parménides, sobre una frase tan básica y compleja al mismo tiempo, que le había quitado tanto tiempo de pensamiento y lucha para sí mismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s