Trazos o recortes: collage poético…

Imagen.

Línea con profundidad

que evoca un concepto.

¿Debería existir la voluptuosidad?

Sin gustarme los moralismos,

siempre mediocres…

No se pueden limar los caracteres,

ni las vidas superfluas,

¿Dónde fueron a esconderse

las personalidades atractivas?

 

 

No existe el descanso,

la sonrisa, el despertar…

Son estados de represión,

contra los instintos vitales…

Seducir… Siempre en la

contra.

Excitación… ¿Qué sentido tienen

los pantalones?

Si no los llevásemos

subiría nuestra temperatura.

Corrupción, excentricidad.

Deambulando por los límites

de la inconsciencia.

¿Acaso tengo pasión por la vida?

 

 

Muerte del pensamiento.

Aparecen conceptos como flashes…

Inconexos… Con silencios

que interrumpen.

¿Quizás haría falta?

¿sé qué haría falta?

Control creativo.

Estupidez controladora.

¿Acaso es fácil controlar el orgasmo?

Solo está al alcance de los

grandes amantes.

De lo concreto, tangible,

consciente mas dionisíaco.

 

 

¿Se puede conseguir la

impresión perfecta?

Quizás trasladarla o

transformarla en una

expresión radical o

sensual.

Todo es posible.

Siempre hay esperanza.

Lo último que se pierde es

la ilusión… O lo primero…

Si ocurre… Llega la muerte…

Aunque sea en vida.

Aunque sea soñada o esperada.

 

 

Ejemplos…

Mirar mal y guiñar el ojo.

Cara de tranquilidad y ojos vidriosos,

alterados.

Querer estar en casa y beber cinco cafés solo,

Entre malos olores y jaqueca

incontrolada.

¿Tiene algo que ver con el amar? ¿Con el deseo?

¿Con la provocación? ¿Con la seducción?

No lo sé.

Con la vida seguro.

 

 

Inseguridad.

Ser detritus,

entre melodías discursivas,

que producen impresiones

y expresiones.

¿Quizás explican algo de la vida?

¿O forman parte vital

inconsciente?

Es… Podría no

ser… Pero es…

Tan solo contingencia.

 

 

Entender vs valorar.

Conocer vs vivir.

¿Acaso los sinónimos forman

parte del mundo?

Palabra vs cosa.

Cuántos conceptos

erróneos, por su

insospechada necesidad de ser

depresivos.

Como algo que hay en la vida

que te llega o no te

llega y es de vital importancia.

 

 

¿Vestimenta?

¿Calor… Frío?

Hay un tragaluz por donde

se van las ideas…

Oscuridad…

Mientras… Preámbulo,

descanso, entre

el brochazo y el desacorde.

¿Acaso a tres de mis dedos

apretando las teclas de mi patético

instrumento se le puede llamar acorde?

 

 

No hay colores.

Qué error en las diferencias.

Todas son por la sensibilidad.

Como por las paradojas internas.

No hay interés filantrópico…

Solo existen los propios, narcisistas.

¿Quién se atrevería a hacer un retrato psicológico

de cualquier líder natural?

¿Quizás estoy en un error?

¿Quizás la vida es un error?

 

 

Esfera.

Como la vida,

siempre imperfecta,

casual,

casos, sucesos, acciones sin causa.

Como el brochazo espontáneo.

Como el verso dionisíaco.

 

 

Hace tiempo de mi sangre de vino

y cerveza.

Hace tiempo… Menos voluntad,

besos desesperados, excitados,

hambrientos.

Hace tiempo… Pensamiento libre,

mucha sensibilidad, vísceras

al rojo vivo.

 

 

Hace tiempo…

¿Era yo? Era yo.

¿Quién era?

Era… Primigenio,

ancestral,

con muchas blasfemias y

algunos defectos.

 

 

Tras el ensayo,

Corta y pega.

Luz vs contraste,

que incluye sombras,

siempre atractivas.

Siempre algo letal.

Veo… Creo saber,

¿hay certeza?

¿Existe la vida?

O es tan insignificante

que no se la puede definir como

existencia.

 

 

Inhibición y letargo.

¿Y mi pensar…?

Desnudarse artesanalmente.

Como si tuvieras una ninfa que fuese

a reconocer tu piel.

Después el asombro,

por alguna incoherencia,

por un verso que te ha dejado insatisfecho.

Por soñar lo posible, cuando a veces se sueña

lo imposible.

 

 

Concreto vs inconcreto.

El tira y afloja de la política.

Los travestidos,

la melena genital,

el mal olor,

todo pertenece a la vida.

O a alguna vida.

Sin asco ando,

con odio marcho.

¿Acaso soy un soldado?

 

 

Espacio.

Recreación de recuerdos.

Quizás es el después lo que recuerdo.

El después del pasado.

Insignificante y mercantil.

Como el pensar, el intuir,

el injuriar.

 

 

Línea…

¿Por ella transcurro?

No hay apoteosis.

Clara disfunción.

¡Qué análisis!

Hay amor por amor.

Se filma y los resultados son

unos cortos eróticos…

Actriz principal: sin nombre.

Director: ausente.

Guionista: la vida.

 

 

Luchas como mirador…

En la calle,

entre hombres y mujeres.

Entre yo y el otro tan solo por

ser otro, ¡hijueputa!

Aunque sin ser colombiano, hierven

mis y tus vísceras.

Y sin llevar metrónomo

mi ritmo me lleva.

 

 

Existen viajes de distintos

tipos…

No hace falta especificar.

Recrearse en la imagen.

¡Cuántas historias inacabadas!

¡Cuántas blasfemias a destiempo!

Suerte que hay melodías refrescantes.

Como palabras.

Como limitadores conceptos.

Lejos.

¿Por parajes soñados?

Por parajes invisibles.

Palabras

Sobre una melodía rota.

¿Hay mensaje?

Alborota mis sentidos y sensibilidades.

Y yo erecto.

Como si echase humo mi cerebro.

Después de tantos y tantos cigarrillos…

Y tanta y tanta marihuana.

Volando y auto criticándome.

Miraba a las mujeres, ahora huelo a las

mujeres,

y que sea estéticamente,

como con ansias de diversión.

 

 

Humedad,

¡qué asfixia emocional!

Quebranto.

¡Qué poco azul!

¡Cuántas melodías insolventes!

El cielo  es musical

según los pitagóricos.

Mi corazón necesita un empujón

para abastecerme de oxígeno.

¡Mierda!

¡Me olvidé el arroz en el fuego

por escribir unos versos

intrascendentes!

 

 

Común acuerdo para

el desacuerdo fortuito.

High fidelity en las emociones.

¿Hay rumbo?

Espontaneidad sin causa.

Compromiso con la relevancia.

Suicidio emocional.

¿A quién a ratos no le da pereza vivir?

 

 

Creencia.

Cretino.

Creta.

Crear.

Emblema.

Embellecer.

Embalaje psicológico.

Cualquier verso es bueno.

Cualquier mezquindad posible.

Breve tratado sobre la amnesia colectiva.

¡Cuántos canutos!

¡Cuántas borracheras!

La vida es…

Es solo existir…

Vegetar, actuar,

pensar, sentir

pero bajo signos

paradójicos.

Puta realidad.

 

 

Realismo entre

incongruencias y

deserciones estilísticas.

¡Qué difícil es ser uno mismo!

¿Filantropía?

Me da dolor de estómago…

Igual que si ingiriese

una brandada de bacalao

en mal estado.

¡Qué difícil! No… hay meta,

ni resultados, ni enseñanzas.

¿Lo que debía ser la vida es un engaño?

 

 

 

 

 

Espera…

Reacción…

Rotación.

La certeza absoluta se

convierte en probable

falsedad.

¡Qué película más dionisiaca!

Como un viaje

mental producido por

estupefacientes,

o por un acto creativo genuino.

El film en cuestión es “Drugstore Cowboy”

de Van Sant.

 

 

Retroacción.

Insomnio.

Labios difusos,

esperpénticos,

que lamo, que hiero.

¿Y el sentir?

¿Y el sin sentir?

Siempre en mis fantasías.

Deleite ante la ambigüedad…

¿Por qué siempre

tomamos una posición?

Dictada por la moda,

por la conciencia colectiva,

la inhabitabilidad,

tanto de nuestra parte racional

como irracional.

 

 

Antinomia de la

circunspección…

Emerge de nuevo la

filosofía oriental…

Cuando casi no hay creencias…

Es más fácil sucumbir a los

excesos predeterminados…

Pre escritos cuando todo

es mística, dejando de lado

la materia imperceptible.

Soy mente, soy una mente,

soy mi mente.

 

 

Sustento.

Disposición.

Ambiente exigente…

Controlador emocional.

Soy, intensidad… suerte.

Por la vida,

vidas, creencias,

demostraciones subjetivas.

 

 

Inconcreción.

Auto… la suerte,

intensidad.

¡No hay dolencias plausibles!.

Quizás pregunten.

No hay respuestas.

Quizás pregunte.

Deambular cotidiano.

No hay respuesta.

El ayer, la dificultad, el mañana…

¿Todavía existirá la pasión…?

Por mis paradojas.

Por mi irracionalidad.

Por tu belleza.

 

 

 

 

Morder,

Alimento corrosivo…

Despertares como quejas.

Sentir y no ver.

¡Qué lejos quedan los versos de la visión!

Como detritus…

Risas… Subconsciente colectivo…

En el ayer, en el hoy, en el mañana…

Que se irá convirtiendo en ayer…

Como refutación

de hipótesis científicas.

Como un lienzo con tres únicos trazos.

 

 

Rejas.

Pesadillas.

Zumo de naranja.

Café solo.

Prosa.

Versos.

Imágenes abstractas.

Aserrín quizás utilizable.

Irracionalidad controvertida.

Muerte y vida.

Amor y odio.

Difamación.

 

 

Especulación: sinónimo de

psicología de nuestra especie.

No hay certeza.

Todo es difusión de posibilidades,

pocas posibilidades.

Mejor dedicarse al verso, siempre verdadero,

y al falso mas probable conocimiento…

¿Es algo más la vida?

 

 

Retretes bellos,

limpios, donde

es un placer beber.

Vidas saludables

Mas dolorosas.

Creencias autodestructivas,

qué son su razón de ser.

Verdades paradójicas,

cómo mi belleza,

mi inseguridad,

mi soberbia,

mi instinto destructivo…

De paso he elaborado la síntesis

de mi autorretrato.

 

 

Ordenar caminando.

Caras.

Incomprensión.

Ahora un brochazo rojo

o un verso que ha de recomponer

el oyente o lector.

Vivir.

Malabarismo.

Morir: simplicidad instantánea.

 

 

¿Soy un satélite?

Un ente extrínseco,

de fundamento paranoide…

Ideas exclusivas.

¿Y la punta histórica?

¿En qué cruz estamos de la hipérbole?

¿En un punto inconcreto?

Sin capa.

Entre conclusiones.

Entre sentimientos.

 

 

 

 

Al ritmo…

Como diapasón.

No hay competitividad.

Cada uno lucha consigo por no decaer.

Enredos, locuras,

sinsentidos:

Esencias vitales, con mi propia melodía.

Como mi escala cromática personal.

Yendo de una experimentación a la

siguiente.

 

 

Extracción por vía

rectal de emociones

sentimentales…

Como ir de vientre.

Mientras el futuro… ya presente.

Los sentidos me consumen,

como pueden ver…

Siempre con y sin razón pasajera.

Como llegan a tú lugar en metro.

 

 

 

Retorno al no lugar.

Al vacío,

en medio del siseo,

del susurro,

del magnetismo tranquilizante.

Entre versos…

¿Qué hay?

Existe alguna expresión.

Labios vaginales.

Retrato inmisericorde.

Rocambolesco devenir.

 

 

Mano izquierda…

Reembolso.

¿Y el saco? ¿Cuándo

estará lleno?

Todo conjeturas…

De mí sobre ti y

de ti sobre mí…

Nos sobran caricias.

Faltan… junto a todo lo que

le pueden acompañar…

Polvos que se introducen

por la nariz.

Aunque eso quedó lejos…

cuando existía la historia.

 

 

Recreo mental.

¡A crear!

Bajo el ritmo del electroshoc

o del sonido.

Saxofón.

¿Existen los límites?

Al ver, al injuriar, quizás

al aportar.

 

 

Temática cero.

No hay absurdidad.

Liar, linear.

¿Con tropezones?

Lienzos… versos.

Lo variopinto de la vida.

¿Se ha de buscar el ser?

Y si no hay disciplina…

Vida nula, vida entusiasta… caput.

La equivalencia.

La lentitud…

Oda a mi hijo eterno.

 

 

La retórica…

Si ya no hay discurso.

¿El antes? ¿El después?

Un sinsentido.

Como versos, como

melodía libre, como el rugir,

injuriar, blasfemar.

Depositando ¿Para qué?

 

 

La siniestralidad

es un hecho real.

¿Cómo? ¿Cuál?

El interés por lo real.

Solo utopía.

Hay objeto mas no hay verdad.

 

 

Inquilinato…

No hay posibilidades

ante la abstracción.

Pasar por mundos personales,

irracionales.

¡Qué entereza!

¡Qué promiscuidad en el ser y el estar!,

En el saber y el intuir;

como mercenario…

como puto mercenario.

 

 

¿La naturaleza tiene dueño?

El hombre siempre a su antojo.

¿No somos en parte instintos?

Nuestras características

son irracionales.

Necesidad de sexo, de amor,

de correspondencia con mis

sentidos…

Poder  manejar y componer

la creación a mi antojo.

Soy un ser actual…

Básicamente actual.

 

 

Correcciones,

no hay idiosincrasias.

Repelentes erógenos.

Dependencia erótica.

Contra la sed, sufrimiento.

Contra el hambre, deporte, algunas

histerias y un masaje completo.

¿Dónde se fue el aquí y el ahora?

Lo sigo buscando,

decepcionado no lo encuentro.

Depresión.

Localidades salvajes.

Entre, por y para… el sujeto

no importa y

el predicado menos.

 

 

Rebajado, como

el oxígeno en las alturas…

Todavía pienso en verso.

¿Y las caderas?

¿Y el aquí y el ahora?

¡No más mudez,

y que no mueran las relaciones!

Crear y romper sentires espirituales,

sentimentales, retro atractivas rojas, verdes

y amarillas, como una melodía de Lindberg.

 

 

Erosión fluvial…

Sexo fluido…

Adormecimiento material…

¿Acaso solo lo espiritual vale para algo?

Observando, Las señoritas de Avignon de Picasso,

atenderé la respuesta a mi pregunta.

 

 

Recrear

después de componer.

La idea, el concepto.

Solo hay lucha por la muerte

plácida.

Mientras, solo versos

y melodías, más alguna pequeña

locura, éxtasis, vanguardia en momentos

en que impera alguna enfermedad

en potencia.

 

 

No hay intenciones…

¿Alguien pronunció la palabra…?

Oraciones sin significado.

Conceptos vacíos…

Como la vida.

Inmerso en la profundidad del

conocimiento subjetivo.

¿Acaso no veo por mis ojos?

 

 

 

Paso atrás.

Aceleración después

del deterioro.

Aún, desembarazo,

y las ideas todavía fluyen.

Como en el investigador

de una novela negra.

Fijándome en todo…

Deleite en la concreción…

Parsimonia en la interpretación.

 

 

Encuentro al ritmo

impuesto por mi subjetividad.

Desgarro muscular…

¿Acaso el cerebro es un músculo?

Patente de mi razonamiento.

Es mí, tú, su patente…

Mas con mis pensamientos

Emocionales.

Réquiem, que bonitos

y tristes son los hasta luego.

 

 

 

 

Entre sorbos,

del ir y venir,

descansando,

corrector del deshonor.

El trazo… que sería

del trazo sin la irracionalidad.

Del ser, del notar,

del concebir.

Versos… amor… versos.

 

 

Silueta,

plazas invisibles…

Arcos, adoquines,

escritos por nuestros pasos…

Ciudad sin rumbo,

lo único claro es que en ella

existe la perdición,

Mas hay stops…

Y agua…

Animal saciado.

Rugido y sofoco…

Ceguera por tanta luz…

En el mundo arquetípico.

 

 

Agitación,

los pulmones, pies,

ojos, corazón…

Para descansar un

discurso completo

de conceptos abstractos…

Como el vivir, como el comer,

Como el eyacular…

¡Qué ingenuidad!

¡Qué irracionalidad!

Habemus inconsistencia.

Del ayer al hoy…

Del conocer al

desfallecer.

 

 

Creator.

Entre suspiros y

jadeos.

¿Acaso estoy copulando?

Me bebo una 0 %.

después un café sin azúcar.

Tengo hambre de tranquilidad…

Y de actitud

oportunista, alusiva,

coherente.

Lo contrario de la que tiene la

prensa.

Lo contrario a la masa moldeable.

 

 

Como sonata…

Con silencios.

¿Y las teclas?

En mis sentimientos.

¿Proyectos?

La desilusión…

La corrupción…

A la mierda la polis…

Solo creo en tus senos.

 

 

¿Realismo?

= mentira.

Subterráneas… inquietudes

subterráneas.

Como raíces.

Como el estudio de civilizaciones

antiguas.

Como el motivo y el

por qué del arte.

Escondite…

Lamer impresiones

y que su sustancia

complete mis células.

Casi pornografía.

Totalmente inmoral.

 

 

No.

Libertad.

Fuera.

Muerte.

Insomnio…

No hace falta despertar.

¡Luz!

Naturalidad y expresión.

Dolor de pies.

Ya no existe la responsabilidad.

De nuevo… ayer.

 

 

Un momento.

No hay tiempo.

“Ahorita”.

Colapso.

Melodías y versos.

Mejora.

Reposición.

Instalación de la

tranquilidad

en mi ser.

 

 

Escena:

no hay público.

Entre algodones,

pronóstico.

Detención.

¿Deporte?

Expulsar inquietudes negativas.

Violencia en las miradas,

en las palabras,

en los actos..

verborrea… sin forma,

ni actitud, ni creencia cierta… el 7,

¿existe?

 

 

Roces entre materia…

Cuerpos limitadores.

¡Cuántas ideas?

Fuerza…

Peso…

Prueba…

¿Y la excelencia?

Siempre para decir nunca.

Imagen como profundidad.

¿Y la era de las eras?

¿Terminaremos con parálisis sexual?

Intento releer entre líneas.

Conciencia de la moda.

Después de dolores placenteros.

 

 

Dirección…

Curvilínea…

Viperina.

Cómo sonámbulo.

Viajando…

Recopilación de intenciones.

 

 

Silueta,

casi vacío.

Cuidado rectilíneo…

“Dónde se fue el

diseño”.

Moneda.

Sueños nuevos al reanudar

la partida.

No hay sudor,

no hay mareo…

¿Y la razón?

 

 

Recorrido…

¿Dirección?

Ya no hay inquilinato.

Piel suave.

No solo el mar es

húmedo.

Sol, lluvia…

Anti tiempo…

Tanto meteorológico como

histórico.

La paciencia ya no es

la madre de la ciencia.

 

 

Creador

de la censura,

de la blasfemia,

del sexo desenfrenado,

incorregible…

Todo ello ideal,

incrustado en cuatro

sencillos versos.

Que sin ser un Haiku son

un Haiku.

Sin ser un tributo a la

sensibilidad,

es un tributo a la

sensibilidad.

Creo, apuesto, penetro.

 

 

Catarsis,

desfalco de inquietudes…

El saber, el pensar.

¿Acaso hay ideas ciertas?

Allí donde la razón

no llega.

Inquietante.

Dionisíaco…

No solo sirve pasear…

No solo sirve blasfemar.

 

 

Descanso…

Afrodisíaco…

Temblor… Explosión…

En vez de…

Además…

Descanso eterno…

Con momentos de excitación.

La verdad es paradójica.

 

 

Réquiem.

Denigro de lo clásico…

Pasado, pasado es…

Intocable, irrompible.

Minutos como calor bochornoso.

Aun, nunca, adentro.

Me gustan los adverbios… y las preposiciones.

Si tuviera otra mascota le pondría

por nombre un adverbio,

Como por ejemplo luego.

 

 

No existe confusión

entre materia y espíritu…

Tan solo malos versos,

melodías impersonales,

como un puente de ingeniería

mediocre.

Como tu risa desenfrenada,

que no sé por qué se convirtió en llanto.

 

 

Crujir de dientes…

Excitación, piernas abiertas…

Solo hay colores…

Como estampas,

sueltos,

quizás suaves…

Irascibles,

aspiradores,

otorgan satisfacción.

 

 

Espacio… enter.

Teclear mi vida

en forma de vidas,

entre gripes,

falsas locuras, metamorfosis inconscientes

y un consciente cada

vez más excéntrico.

Como un borracho sin sentido pero

atractivo.

Como un verso inusual

y exasperante.

 

 

Regresión.

La sinopsis final.

Recreación en el despertar.

Juicios como aversiones.

Game over.

Hoy quizás se pueden componer

más filmes interesantes.

 

 

Hijueputa…

2+2 son 5.

Las naranjas verdes.

La arena líquida.

No hay trazos…

Hay heridas.

No hay versos.

Hay blasfemias… ¿y el sexo?

¿Cuándo será posible pasar del sexo

sin angustias…?

 

 

Noto que los tonos

del contrabajo me atraen.

¿Qué dicen?

Reposo, satisfacción,

irrealidad, desdén.

Sigue hablándome,

ente, que eres

un poco rítmico y un poco melódico.

Como un poema que no puedes olvidar.

Como una mujer con su olor natural…

 

 

Contexto incomunicado.

Cuánto me gustan las y…

mas cuando perezca y

ya no hayan más y…

¿Qué ambigüedad inundará mis ojos?

No mundo.

No distorsión.

No yo.

Solo eso, la nada, un agujero hambriento.

Una selva salvaje

con instinto plausible y jovial.

 

 

Nausea por el pensamiento limitado.

Por la autocensura.

No hay porvenir,

en realidad no se llega a nada trascendente.

Luchar, arrancar, amar…

Conceptos por los que damos la vida.

Como seres indefensos.

Como orquestas que hacen temblar

nuestro interior.

 

 

Ondas,

siseo,

parpadeo.

¡Cuánta suciedad!

Pensamientos turbios.

Sensaciones extensibles y

visceralidad controlada.

 

 

Vi una película…

No es algo inusual.

Lo raro es lo que produjo en el mundo.

Un vacío elemental.

Un temblor irracional.

 

 

Perfil erróneo.

No hay trabajo.

Conclusiones extra morales.

¿Qué fue de Caín…?

Mientras mi pelo crece

y no se debe gastar agua.

La energía falta.

Mi energía me sobra.

 

 

¡Qué pelo!

¿Caricia?

Humo…

Excitación primitiva.

 

 

Extremo.

Golpe psicológico.

Blanco o azul oscuro.

Mientras, la melodía suena.

Hay un siseo.

¿Será música clásica baja u olas del mar?

¿O una caracola puesta en los oídos del mundo?

No lo sé. Depende.

Dejémoslo para después.

 

 

Crokis…

Península encefálica…

Como lingotes de oro.

Destellos que son luciérnagas…

¿Y la pasión por vivir?

Años atrás… Quedó…

Sentimientos pasados… Fueron.

Corazones como lunares…

Que brotan con el sol.

 

 

Ejemplos…

Cojera…

Situación…

Ventrilo… ¿quién?

Pensares….

Cuándo y por última vez, ¿dónde?

Estar… Sentir.

Entrecortado.

¿Y el ahora?

Siempre habrá un final de los días.

 

 

Rotura cerebral…

Algo ha de producir tanto verso.

Y mientras…, mis vísceras…, se lamentan.

Recolección de afirmaciones,

Cuando se duda….

Cuando se siente…

Cuando se idolatra…

Mientras un café detrás de otro café…

Y la misma melodía…

¡Qué compositor más que longevo!

¡Qué disonancia más que artificial!

 

 

No hay planes.

Solo vivir, continuar haciéndolo.

Pasar. Tiempo, nombramientos,

desperdicio y conjeturas.

Pensar en el ser. En mi ser.

Sentir. Sentimiento de sentimiento.

Siento, ergo sum.

 

 

Entretenido, respiro gases

que son un fraude.

Regimiento de sinsabores

gobiernan mi intelecto.

No hay sabiduría.

Ni destino.

La corrupción en forma

de excremento.

El interino

de la economía musical.

¡Más melodías constructivas…!

¡Más abstracción incognoscible!

 

 

Intentar.

Eructar sensaciones.

Disquisiciones.

¡Qué camino?

No hay más que uno pero

No lo voy a andar.

Humedad, ¿y los helechos?

¿Se los habrán comido?

¿Quién?

La quintaesencia del devenir,

la propia naturaleza.

¿Queda algo de ella en mí?

Puede ser…

Y la razón se ha ido tan lejos,

como erupción…

¿A mi lado?

¿En mí?

¿Existe?

 

 

Sin palabras.

Lenguaje indescifrable.

El desparpajo vs la contradicción…

O, la soledad vs

el sonido urbano.

Pero que haya una relación…

¿Es necesario el lenguaje lógico?

¡Cuánto importan las vísceras,

y la vulva, y el pene!

¿Relación=éxtasis?

¡No!, relación=compartir placentero.

 

 

Diluido en agua con gas.

Doble elemento.

Pedestal en patologías,

parece que autónomas.

La lección siempre practicada.

No te acostarás con diversas mujeres

a no ser que estés soltero.

En otros casos se rompe.

En algunas mentes ni se fantasea con ello.

No hay leyes.

¿Hay algo más fiable que la ley

de la relatividad?

 

 

 

 

Texturas.

Ensamblaje.

¿Hay máquinas válidas?

¿Los cerebros son máquinas?

De las inquietudes.

Del malestar.

De la ternura.

Del jamás.

Cuánto error hay en las categorías.

 

 

Sinopsis:

Vida torcida y veloz.

Cómo ser errático que rompe

espíritus.

Como diabla de ojos pardos

y sin pelos en la cabeza:

De tanto pensar en el amor…

De tanto sentir que sirve…

Que depende…

Que se difunde.

 

 

Estridencias.

Volubilidad…

Ni que se tratara de escribir.

Minucias…

Siempre al compás.

Ritmo pausado y litúrgico.

Sin diapasón.

En verso.

Sin brochazos cautivadores

e incoherentes.

 

 

Artilugio placentero

irresuelto:

Calabacín… sin cocinar… deseoso…

De recibir un beso…

¿Cuántas mujeres han tenido fantasías con él?

 

 

Rotura estructural…

Social…

Sorpresas…

La muerte no deja de ser

una nimiedad…

Sobre todo si es la del otro.

Mientras intentas sacar una melodía

que nunca te gustará…

Como la vida…

Como el devenir.

 

¿El salvajismo es una

tendencia intelectual?

Cuántas paradojas

hay en las puestas

de escena…

La vida del súbdito…

La vida ácida

como el limón,

turbia como un medicamento

efervescente.

Fresca como el invierno continental…

Aunque muy estridente

y distorsionada.

Como el ser compuesto por el no ser.

Qué común que es esto.

 

 

Espécimen carnavalesco,

diabólico…

Paseas… sin mirar,

¿a qué sitio fue a parar tu misión?

Creencias,

excomunión.

Que putada lo comunitario…

Bien y mal…

Concreto y universal.

 

 

Crepúsculo…

Sin ascender…

Veo… Intuyo…

me retuerce el estómago

la palabra intuir… Malas

asociaciones…

Malas melodías…

Ipso facto….

Como mi sien incrustada en la

escultura de arcilla…

Como reinventarme…

Solo… Sin intención…

Parecido al devenir.

 

 

Reincidencia.

¿No hay aire?
¿Qué fue de los seguros?

Mientras, sueño oscuro….

La irrelevancia.

La inconsistencia.

Cuando dos más dos eran uno.

Insostenibilidad ascendente.

Corrupción en decadencia.

 

 

Inquietudes extrínsecas.

¿Existe la inspiración?, sin ganas

de conocer realidades diversas.

¿Los proyectos son factibles?

¿Y la seriedad vs la cómico?

¿Y el amor vs el odio?

No hay vidas sin destinos…

No hay etapas en los romances.

Versos, imágenes, sonidos.

Todo es equivalente.

 

 

Grieta lateral…

En el orificio no hay vísceras…

Descansan sexos de mujer:

Soñando a veces me excito…

Otras el dolor sumerge mi mente

con argumentos imposibles.

¿Acaso me hacen falta estupefacientes?

Mientras y después sudo…

Y no he andado un paso de más…

Pero mi imaginación loca

es como si estuviera en pleno delirio

pero con la diferencia de que

todos sus tripulantes sufren de

entera libertad.

¿Cuántos yos hay?

 

 

Réquiem por el interés filantrópico…

La vida, la vinculación, la armonía…

Todo es subjetivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s