Poesías: Circuntancias….

Potabilidad…

Infraestructuras límites…

¿Queda algo del sentido marxista?,

no hay solución…

La mentira patológica apolínea…

 

 

Ritmos como afluencias…

El eclecticismo ideológicamente

estable… utopía…

Se ha de ser 1.

Se ha de ser intrínseco consigo mismo,

contorsionista…

Y quizás mediador.

 

 

Raticida ecléctico,

mentes abstractas,

sin límites,

la ambigüedad para

ellas es una escalera,

la especulación su medio…

La desembocadura en

circunstancias de lo subjetivo…

Todo ello no es otra cosa

que mi autorretrato.

 

 

La intención

interactiva…

Hacia la devolución

circunstancial,

dónde nada vale, en

cambio se le da valor

al ecosistema,

el ideograma,

la instancia,

reverencia a la nada.

 

 

Reencarnación intencional…

y… dónde…

se han…

escondite…

las circunstancias en el

límite del propio sentir.

 

 

Riendo…

Con… mas sin ser del

todo cínico…

Sentires vs personas,

diametralmente opuestas…

¿Pero a qué?

¿A la nada?

¿Al descontrol?

¿A  la irrealidad?

¿A la especulación…?

 

 

Rodeando perforaciones

vistas positivamente, con

polos energéticos opuestos…

Dónde la Tierra es solo la Tierra

y la jerarquía inexistente es un punzón

constructivo,

¡Qué complicaciones genera esculpir piedra!

 

 

Celos…

Hipocondría limitadora,

de olores e intereses…

La mediocridad en su forma y ambiente…

Todo es sombra, con conclusiones,

aparatosa decadencia urbana,

dónde el veneno es etílico…

 

 

Inicio.

Divergencia.

Contenido específico.

Aromas litúrgicos

y esplendor.

 

 

Mujeres.

Iris atrayente.

Movimiento circular estando

dentro.

Discurso retroactivo.

Concupiscencia.

 

 

La desventura.

Iris, mirada, flecha…

Pezones erectos.

La dialéctica persuasiva

se basa en la irrealidad.

 

 

Esteticismo…

Let it bleed in Sunday…

Mientras, cuándo el río

de la vida…

¡Mentira…!

Anestesia global entre

los males particulares…

 

Ejemplos básicos,

Intereses autóctonos,

cuándo las raíces son una invención…

Y la imaginación intentando

limitarla, es libre o autónoma,

o eso creen los más optimistas…

Entre los que yo no estoy…

 

 

Lo aleatorio= yo…

Complejos y disyuntivas…

El límite sin bien ni mal…

No hay juicios, la irresoluble simplicidad de las

convenciones circundantes…

Ni aquí ni ahora….

 

 

La rotación

infernal confundida

con paraísos utópicos…

Sin senderos…

Sin preámbulos…

Yendo a la desafortunada

sugestión circunstancial…

La vida.

 

 

Cuándo… entre actos,

sin aquí, el ahora perdido,

respiro hondo, tendencias violentas,

diametralmente opuestas

a la parsimonia buscada quizás en el pasado futuro, que es

un presente:

Luz, enervación, eyaculación,

tu cintura en mí, tu vulva

me grita, yo le respondo.

 

 

Ahora, sin comparaciones,

un corta y pega en una sección de mi

vitalidad.

Yo y el mundo.

Yo sin el puto mundo…

Yo y mis oportunas circunstancias.

 

 

La diferencia,

no obligatoriamente esencial,

sin diagnóstico, solo apetencias.

La irresoluble condición del pensador

que tiene y es sus circunstancias,

graves o agudas circunstancias.

 

 

Reembolso,

incremento espiritual…

Excusable actuación real…

La idolatría banal, nadie es Uno,

la longitud del salto influye en la fuerza de la caída,

la altura también.

 

 

La impostura circunstancial,

sin limitaciones,

subjetiva…

¿u objetiva?

 

 

El temple anímico…

El otro, ¿y qué?

La lentitud como estilo vital,

sin descrédito, ofrece

un 100% de beneficios…

 

 

Cuando el ensamblaje separa…

Sin suspenso…

Vida aborrecible,

espíritu semidescontrolado.

 

 

Geometría irracional…

Lo circundante sin flashes…

¡No quiero más claridad!

Y siempre sentir sin invertir…

 

 

La menstruación pública…

Inconclusión…

La parsimonia del arte por el arte…

Vida concisa y bario pinta

cómo toda creación irracional.

 

 

Distritos,

externalidades tachadas,

comienzos serpenteantes…

¿Luz?

¡Luz!

¿Pro éxito o pre éxito?

Mentes distorsionadas…

 

 

Tierras secas,

fertilidad transmitida vía internet,

y cuando un muro es realmente un muro,

conviene leer el texto

de Tàpies: Comunicación sobre el muro.

Entonces más que colores y formas…

Más que espacios en conflictos por su

Extensión, y encima el suelo se revaloriza en toda

ciudad en auge, mientras que sus habitantes

solo viven, ni más ni menos, pero sustituyen el concepto solo

por el concepto inclusión…

 

 

Escenas vitales,

amores prácticos,

declives psicológicos,

prosas expresionistas

todo ello aliñado

con una melodía imposible….

 

 

La reyerta entre

despachos que manejan

los ahorros sentimentales…

1 E por un poco de sentimientos…

Un beso por un préstamo a plazo fijo…

Y me hipotéco por una vida de sexo seguro…

 

 

Litigantes, sentires precoitales…

Elementos externos intranquilizadores,

las réplicas después de contestar

a las preguntas…

¡El intelectualismo es pensar a partir

de las circunstancias…!

 

 

El mundo externo,

desleíble,

con sangre y traumas,

con tenacidad y violencia.

 

 

Escenas inexpresivas, ¿dónde se pierde la

estética? Solamente,

en las circunstancias…

Ver, ruido, blasfemia

perversión…

¿Todo está en el reino

del señor?

Los iris ensangrentados, la gente ha perdido

los instintos,

intentan ser solo máquinas

racionales,

qué es lo mismo que la nada…

Razón sin sentimiento= perversión.

 

 

 

La lógica

ininteligible,

La verdad en lo otro…

Violencia y mentira impermeable…

 

 

La longitud visual,

el diafragma conceptivo,

la pulcritud práctica,

el pensamiento enervante y

destructivamente constructivo,

la vida inusual y abstracta,

como debería ser toda vida…

 

 

El interés adyacente,

siendo circunstancial, recae en ideas

simbólicas cercanas

a la psicosis…

Cuánta contemporaneidad

en todo, falta que sea

interesante…

 

 

Sin instintos, dejándolos llevar

por algunas circunstancias,

mientras, ataca con palabras

y un cuchillo…

Mientras, devora

metales superiores,

vergüenzas ajenas,

bostezos transmisores….

 

 

Extremo…

Ritmos cuánticos,

¿dónde se fue la causa

de las causas?

Respuestas intrínsecas,

respuestas autónomas,

Entonces…

¿El diapasón de los sophos…?

emigró al país de la inteligencia…

Qué no es lo mismo que el

mundo arquetípico.

 

 

Las ilusiones, visión,

relamerme por tus

caricias atónicas…

Y el trazo ya dado,

reabsorbe todas mis

inquietudes negativas.

 

 

Excusas…

La vida distante.

Excusas, el futuro no

llega, y el pasado aprieta el paso…

Parece que sea anti natural.

Excusas, el parecido de tus ideas con

mis ideas, de mis sentires

con tus sentires, de mí

explosión con tu explosión.

 

 

¿Las situaciones te suspenden?

Entronizan o suspenden

al sujeto en cuestión,

pero dicha cuestión no tiene

respuesta, o la respuesta

es otra cuestión,

pero concretando,

¿dónde te has escondido?

 

 

La concreción temida

y esperada tiene relación

con la realidad,

más allá de si sea verdadera

o ilusión.

La concreción que hace que las

situaciones sean tangibles.

 

 

Recherche,

no existen investigaciones

coherentes…

Sé, puños contra ideas,

nuestros sexos frente a nuestros dedos,

las extremidades se me han

extremado tanto que han

dejado de ser mías.

¿Qué locura no Sr. Deleuze?

 

 

Actitud diluida

en tabasco…

Sin relajación,

la vida estira de cada una

de mis extremidades….

Sin alargar mi cuerpo

ni mi espíritu,

oigo melodías transigentes

y el autoconocimiento

aunque desencaja,

reconforta…

 

 

 

Breve historia de la

arquitectura personal,

dónde mi psique puede

ser el paraíso o el infierno…

 

 

Invasión de la creatividad,

compuesta por versos irresolutos,

lienzos imperfectos,

y movies que remueven

el espíritu, abstractas

y pecadoras.

Y las circunstancias que sigan siendo

circunstancias… y los malabares

anímicos rayen la seguridad absoluta.

 

 

Límites alternos,

como yendo por

carreteras sin destino,

melancolía.

 

 

Las tribulaciones,

exentas de atributos,

La vida…

La mediocridad reinante, símil,

al quehacer político.

 

 

La historia,

concreciones abstractas,

el fluir de la vanidad.

 

 

Extremidades insensibles,

mentes obsesivas,

el olfato ante las

circunstancias circundantes,

valga la redundancia…

¿Dónde se han escondido

mis imágenes interrogativas?

 

 

Cuando la lucha es un modo de vida,

y la incoherencia la razón de ser,

¿seguro que se trata de un espécimen humano?

 

 

Energía inacabada…

Inventos,

soliloquios…

Y en el día penumbra, y

la razón da salud,

Y en el día angustia…

Unos besos mojados,

y en el día superfluo,

lecturas de Poe…

 

 

Las similitudes ideales,

universales,

¿y el aquí y el ahora?

Busco, me busco entre

el mar pudiente, habito por

individuos sin individualidad,

como en cualquier gran ciudad,

o pueblo, o familia.

 

 

Las tertulias han de acabar

sin conclusiones.

Cada individuo debe sacar las suyas propias,

sin limitaciones, cauces extraños,

ni similitudes engañosas….

 

 

El otro día,

especial por lo venenoso,

renací.

 

 

La triste ilusión…,

quebrada por una muela dañada,

la vida…

 

 

Los límites pasean

entre el bien y el mal,

por pantano cenagoso….

 

 

No existen resoluciones verdaderas, no

se puede juzgar, la

anarquía… lo absoluto como

falso referente,

¡Oh, Nietzsche!

Más… allá… del bien…

Y del mal…

¿Cuántos significados?

¿Cuánta cultura contemporánea

emerge de este título?

 

 

Rotura vertebral,

relatos inacabados,

circunstancias ocasionales,

azúcar, gritaba Celia Cruz…

La insipidez o el sabor vital…

 

 

La corrección gramatical, cruz de

los escribientes,

¿todo lo que suena es?

¿Todo lo que se sueña es?

Indecisión,

interilusiones.

 

 

Desparpajo,

terapia mediante la expresión,

sin límites,

lo medianamente diametral…

¿Realmente el círculo es perfecto?

O la perfección reside en algunos versos

de Pessoa.

 

 

Incoherencia menstrual

circundante, como antídoto

besos y síes.

 

 

La interrupción,

sin ser retroceso,

mi energía para

próximos devenires,

a lo mejor alimenta,

pero sin tener pronóstico  claro alguno,

quizás de miedo, hasta

sentir al sujeto que

la sufre en delirium interruptus,

asuntos desconocidos

descienden hasta

la mente humana.

 

 

Desentenderse,

sin limitaciones, ahora sí, ahora no.

Las circunstancias, como

aerosoles para la capa de ozono,

o por el contrario, como una

metáfora inesperada en

un buen poema.

 

 

Ante la norma,

disposiciones diversas

y concepciones vitales, circunstancia

neutra, la incomodidad

de convenciones dispersas

e insustanciales.

 

 

Las cuentas,

haberes y deberes,

“Más allá del bien y del mal”

Nos contó el filósofo con su canto,

moral convexa y podrida,

status interrumpido.

 

 

Reflejo inconsciente,

deletrear mis sentimientos,

conocerlos, expulsarlos

como si fuesen metralla…

E aquí estos versos, o este lienzo.

Siempre expresando…

 

 

La comunión ideal,

la alianza internacional,

llena de parásitos terrícolas…

Qué otra cosa somos mas que parásitos

destructivos.

 

 

El castillo, novela ideal…

Metamorfosis, siempre somos en potencia.

La metamorfosis es un hecho.

El Castillo algo que objetar.

La ideal claridad kafkiana me

aturde los sentidos.

 

 

Entre el subsuelo y el suelo,

apto para despegar…

Ideas que concuerdan con los estados

psíquicos.

La ignorancia, enemiga de nuestra

condición, aunque seguida por muchos…

Me alimento pensando, pienso alimentándome…

El orden de los factores altera el producto.

 

 

La idiotez, comúnmente extendida,

sin límites, me abruma…

Esperando, la esquivo y la lanzo con

mi onda imaginaria mas ideal,

Mis ideas fluyen.

 

 

Extenuación,

retorcido y excitado, recién

inmerso en mi mundo

paralelo, cuando la

decadencia ambiental me estorba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s