Los tipo de días

Hay días esperados y días inesperados. El día 5 de mayo del 2015 fue un día igual a muchos otros. Desayuno previsto. Trabajo clásico. Diversión nula (en día laboral). Cansancio absoluto. El día 22 de septiembre del 2015 fue un día inesperado. Los días inesperados me atraen más que los esperados. Por ello concentrémonos en el día 22 de septiembre.

Para empezar, tenía una reunión importante para tratar asuntos muy importantes. ¿Cómo iba a ser la próxima temporada teatral de la compañía a la que pertenezco? Me quedé dormido y no acudí a la reunión. Como castigo decidieron por mí, yo, director teatral, iba a contar muy poco en cuanto a decidir el calendario. Controlar que las obras estén programadas con tiempo. Todo lo referente a la asignación de los papeles y al diseño del decorado, además de asuntos estructurales de las obras en el texto.

Pero lejos de parecer horroroso, para mí fue muy beneficioso. Estaba harto de decidir sobre todo y en todo momento. Habían decidido por mí, alejándome de esa responsabilidad. Llegada la noche abrí una botella de Don Perignon para celebrar lo liviano que me sentía, entonces llamaron a la puerta. Era una antigua amiga que había trabajado conmigo. Nada más entrar me dio un beso en la boca. Me dijo:
– No quiero estar más con mi marido. Hace tiempo que me engaña y quiero volver a disfrutar de la vida. Y tú vas a ser el medio para conseguirlo.

Nos acabamos dos botellas del champany francés, y estuvimos toda la noche en vela por la calidad y la cantidad del sexo que practicamos.

Cuando se fue por la mañana me dijo que vendría a visitarme los miércoles, los viernes y los domingos por la noche. Así fue, pero al quinto domingo se quedó embarazada, estamos esperando un hijo, del que espero mucho. Ya que esperar que sea feliz es esperar mucho en un mundo como este.

A partir de entonces cambio mi parecer. Los días esperados se convirtieron en inesperado y los inesperados en esperados, y creo que mi cabeza ya funciona para más de un asunto. Para el teatro y para mi familia. ¿Esta vida se basa en lo esperado o en lo inesperado? No sé la respuesta. No hay verdades finales. Que cada experiencia vital decida.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s