Cuándo el macho se enamora

Primer trabajo poético cerrado, redactado en el 2003

CRISÁLIDAS

 

Y crisálidas en vez de ojos

tienes, quiero sucumbir

ante la desnudez de tu rostro.

Y como tulipanes me alimento

del sol,

y como crisantemos yaceré

si no soy correspondido,

crisantemos olvidados

a la lluvia y el viento.

Y a tus sonámbulos verdes

ojos dormidos,

qué comen en la oscuridad

de no verme hombre,

de no verme dulce sexo,

les susurraré palabras

despiertas como soles rojos

 

 

ESTATUA DE SAL

 

Seguiría tus pisadas, tus huellas

en la playa roja,

y las hundiría más

para unirnos en las

profundidades de una tierra

que no nos ve.

Y la rugidora cresta de las olas

iría comiéndose

grano a grano, centímetro a centímetro

la arena roja,

hasta que saliéramos a la

superficie convertidos

en estatuas de sal,

en posición sensual,

postura de gozar.

 

 

EMPACHARME DE …

 

Entre noches de colores

claros, por mil bombillas

en mil aceras,

caminas como la tigresa

que serás

para mí.

Y yo como un búho,

con ojos como platos,

en los que solo hay manjares.

¡Y tú serás mi gran manjar!

¡Y si algún día me empacho,

me empacharé de ti!

Caminante al ritmo de las

farolas.

Caminante, buscas ajenas que pasan…

Tan solo caminante.

 

CURVAS

Desde mi ventana veía el paisaje

de curvas, de caderas eróticas,

que me atrevería a fotografiar,

para que veas que no son como la tuya.

Tus caderas de carmín, como las

las curvas del monte redondeado

de lujuria, de libertad,

de tranquilidad.

 

 

POSIBLE INCENDIO

 

Y si te dijera y te repitiese,

¿puede ser que seas mi consuelo?

Tus imponentes senos me elevan

a la posible fecundidad,

¡no deseada!

Con gatos siameses

por caderas.

Como con tentáculos

de tus caderas estoy.

Todo yo doy sexo.

Toda tú eres sexo.

Para qué esperar la

chispa que incendie

este cuarto en el

que estoy escribiendo.

 

ENTRE   MOJITOS

 

Con tu mojito y tu movimiento de caderas,

pienso que eres la santera

de mi vida mentirosa.

Y otro mojito

para que tu sonrisa no se canse,

y tu habla se perpetúe,

imborrable, bajo el son

cubano de mis recuerdos

de una isla no conocida.

Muévete al ritmo que me gusta,

de los pies a la cabeza,

tus pechos van de lado a lado

para mi deleite,

para fraguar mi amor.

 

ALFOMBRAS DE CÉSPED

 

Y por alfombras de césped

te pasearé, con el carruaje

que mil reinas quisieran tener.

Carruaje de calor, brillando

el sol en tus senos,

para qué el corazón se caliente,

para qué el corazón sienta

las dichas de un solo amor,

dónde yacer en mil camas,

dónde amar en mil

alfombras de césped.

 

 

POSTRE MADURO

 

Cómo la guinda de un postre maduro,

roja de calor, fuerza de erupción.

¿Y si me dejaras herir tu postre?

Única mujer que da acupuntura

a mi corazón. Sola. Sola como

un pino en húmedo desierto.

Sola, entre mis sábanas

esperándome a mí,

para darme a probar la guinda de tu postre maduro.

 

CUANDO LA HEMBRA CAE A SUS PIES

OLORES

 

Olor a barro.

Olor de sudor de hombre vivo,

que te busco y si me

miras, es con cara de apetecer.

Son las dos, y no has bajado,

no hay café con leche,

ni cerveza, ni olor.

Bravo es tu caminar,

señorial debe ser tu sexo,

qué algún día me llenará

de dicha, del placer

de los salvajes animales.

 

 

NATURALEZAS

 

Y si fueras un gorrión

y esperaras en mi ventana

comiendo pan

y bebiendo

la dicha de nuestra unión.

 

 

SIN CONCESIONES

 

Como un perro fiel

andas tus caminos

de nobleza.

Y yo entusiasmada pinto

el cuadro de tu cuerpo,

peludo y varonil,

musculoso, y sin concesiones

te busco entre mis colores,

a ver si en forma de estatua

me puedes empezar a dar,

a tu ritmo, constante,

cómo si tú cansancio

no apareciera nunca.

 

 

Lobo

 

Cómo lobo enloquecido

y hambriento

te comportas.

¡No esquives

la estrella plateada

que dispara

mi corazón!

Lobo o hombre,

mi carne

podrás comer

cuando se esconda el sol.

Lobo u hombre,

cuando tengas sed

te serviré el canto

jugoso

de mi ser.

 

HOMBRE DE MAR

 

La marea arrecia

sin que pueda escaparme

del mar de tus recuerdos.

Y esparciré pétalos de lila

en señal de ser correspondida.

Y el mar cómo es de azul.

Y tú cómo eres de viril…

Tan solo quiero oler

a mar y a ti,

hombre de más de mil parajes.

 

 

ALIMENTÁNDOSE

 

Hay espigas más altas

que nuestras sombras

bien juntas.

Que no nos falte

el pan del amor y la lujuria,

que sin haber empezado,

¡Vamos a nutrirla!

Y entre Goulash que te

prepararé se encontrará

mi flor de la pasión.

Mi alma entera, mi sol,

mi sexo y mi intención.

 

 

 

 

 

BESO SALADO

 

Y las arrugas en tu

rostro, me miran y me dicen,

este es el camino de mi paso

por estas vidas.

Dónde al final estás tú.

Hombre de mi carne,

hombre imperfecto.

Hombre atroz para la

perspectiva de algunas.

Hombre sin fe,

sé frágil y comeré

tu corazón de

carne y sangre.

Tan solo

dame un beso de

sabor salado.

 

 

FLUCTUANDO POR EL AMOR

 

Y te me acercas,

para que yo te huela

y se me abra, como

un racimo de verdes

pero dulces uvas.

Y corra para

saber si la vaca

está ordeñada,

si no

la ordeñaremos los dos

mientras acabamos penetrándonos

al ritmo blanco musical

de un chorro de leche,

de unos pechos que no son míos,

que los compramos

para ganar.

Y tú sabes

qué significa

una ola de calor

en un cuerpo

qué no me hace caso,

porqué no quiero

y estoy erecto,

a la espera de

que abras el candado

hacia la calma,

el cigarro y la conversación

post acto.

¿Y esto es amor?

Yo no sé, si me preguntas

por amor, ¿qué es amor?

Es el punto de relax que da

o el nerviosismo hacia ti.

El desearte en cuerpo o con

ganas de compartir

café con leche.

No sé. No sé nada.

Cómo el caracol, dejando

mis babas por mi camino,

por mi vida

dirigida al placer.

Placer carnal, placer de amor,

placer.

Continuemos con los

actos de amor, mi compañera,

para que al decir tu nombre

sea de verdad

nombre de mujer.

Actos de amor al instante.

Actos de amor húmedo.

Lo que más quiero,

actos de amor.

 

 

LA ERUPCIÓN DEL ORGASMO

 

Un impulso me sube,

expresivo,

delatador,

para acabar vaciándome

al compás

del grito del placer.

 

 

 

Y el grito

se oye desde

tus tierras,

cantándole

al Rey sexo.

 

 

Y no puedo parar,

mi cuerpo y mi mente

solo viajan

por los bajos fondos

concupiscentes.

 

 

 

Cara de mujer gozosa,

pechos suculentos por lamer,

vagina inundada del placer

con que nos ofrecemos.

 

 

 

 

Movimientos lascivos

entre jugos eróticos

¡Ya viene!

el éxtasis del placer.

 

 

Y cómo un rayo caliente

y puro,

nos recorre la tirantez

de nuestro orgasmo.

 

Y al final no he

podido callar

mi grito,

para conocimiento

de los oyentes,

llegó el orgasmo.

 

 

Corro hacia

el intenso

calor

de tu sexo

que me llama.

 

 

 

Mi temblor va

a los confines

de tu ardiente humedad

llena de éxtasis.

 

 

Comienza la locura

hasta que juntos

gritemos al placer

descarnado.

 

 

 

¿Quién va a

gritar primero?

Hacer disfrutar

al unísono

con ritmos

fluviales.

 

 

 

Y tú también me dices

cuando llegas al orgasmo.

Comed de este pan

qué es cuerpo de mi cuerpo.

 

 

 

 

CUANDO OTRAS CAMAS APETECEN

 

Y conozco tu sexo,

¿me sacia?

Veo mujeres a mi alrededor,

con mini faldas rojas,

como si quisiesen mostrar

que un calor las abrasa.

Y me excito,

sin pensar en ti.

Pienso en la de la esquina,

la que me vende el pan,

la que me sonríe cuando la miro,

pienso en todas las mujeres

que se me cruzan

y ni tienen la intención

de hablarme.

Y pienso, pienso

hasta caer.

La infidelidad

pondrá

las cornamentas en su sitio,

bajo las ramas de un chopo,

a la sombra en un día

soleado de mayo,

en la piscina, a las siete

de la mañana, practicando

el deporte que más me gusta.

Ando sobre la cuerda

del silencio, una vez

que la mujer de mi excitación

me coja la mano,

camino del placer prohibido.

 

 

Río porque la vida se vive

gracias a las sorpresas,

gracias a los encuentros

y desencuentros,

gracias a las relaciones,

que llevan a otras relaciones.

Y así fue como conocí

a Lara, mi mujer de una sola noche,

mi mujer secreta,

mi pecado,

mi salvación ante las humedades

de la primavera,

mi primitiva infidelidad.

 

 

LA MUJER PROMISCUA

 

MENTE Y CUERPO

 

Qué es de mi cuerpo,

qué será de mi mente sin

un cuerpo regalador.

Quiero que me ames.

¡A ti te lo digo!

Y a ti también.

¿Dónde voy sin necesidad de andar?

¿Por qué no comer sin verdadera necesidad?

Yo me doy a lo que me gusta,

y aspiro a dejarme embelesar

por la intensidad del calor,

rojo, como las sombras de la quemazón.

Esta es una vida, en que si no gozas,

mueres en el silencio.

 

 

DESBOCADA

 

Cómo una yegua desbocada

al sexo me siento.

Querría proyectarme y descender

hasta quedarme insertada

en mis falos.

Con tiempos de distancias,

con minutos de reposo

después de los jadeos

tonificantes.

Sexos de mis alrededores

no me llaméis a la distancia

en forma de ojos táctiles,

acercaros hasta percibir sin atención

mi olor caliente y húmedo,

mi olor a prom

 

promiscuidad.

 

 

 

OBSTINADAS METÁFORAS

 

 No busco tus obstinadas metáforas

de la vida, el sexo y la longevidad,

en forma de sangre de tu sangre,

en forma de hinchazón de vientre

con vida.

Busco conocerte y conoceros,

hombres ansiosos de mi ser,

hombres ansiosos por probar de mojar

mis entrañas,

y como cuando decimos, el futuro

poder del pueblo,

la cantidad hace la fuerza,

da el sabor, da el mayor placer.

 

 

ROCES

 

Cómo la mar

qué se adentra en la arena

recorriendo sus ondulaciones

quiero que me rocéis,

hombres del mundo

condenados a muerte,

y recogeré mis bártulos

para conoceros

en vuestra intimidad.

Hombre negro, hombre rojizo,

hombre blanco,

quiero que me uséis

y me dejéis,

como un animal voraz

que soy,

cómo el sexo del hambriento.

 

 

GRITOS DE PLACER

 

Quiero gritos de placer

cuándo nazca

y cuándo se ponga

el sol.

Contigo, ser celestial,

con mil falos en mil formas

de hombres,

desde Valparaíso

hasta Bangkok,

os quiero conocer

seres terrestres

que me hacéis

trepar hasta el limbo

del limpio placer.

 

 

EL ALIMENTO

 

Con vidas por alimento

os conozco,

hombres dichosos por soles

eclipsados,

por estrellas desconocidas.

Y entre constelaciones

viajaré con vosotros

por el río

de la sabiduría

y el placer,

por el río de la

fornicación

y la poca asiduidad.

 

 

 

VIAJE AL SEXO

 

Sacudidas me vienen,

de un interior

que reclama a gritos

miles de placeres.

Y viajo con

mi cuerpo

y con mi mente,

hacia la montañas

del sexo,

con mil hombres

en otras tantas alcobas,

en los libres rellanos

de seda verde,

bajo la lluvia

de vuestros sexos.

 

 

OBRA

 

Qué más quisiera yo

que gritar

bajo el frondoso collage

de varoniles

vidas sin vergüenzas.

 

 

 

QUÉ MÁS DA

 

Qué más da si piensas,

si sufres, si te enteras.

Mi gran placer es mío,

mis reales orgías

son mías,

y por este motivo

sueño con una

vida de excesos

entre sábanas,

de excesos

de humedades,

de excesos

míos,

con vosotros,

tan solo personales.

 

TODO SE HA ACABADO

 

No quiero imaginarme

una guerra sin sexos,

sin pechos, sin vaginas,

sin falos.

Y ya que tanto gustas

te regalaría el mío,

para que no te olvides

cuándo estés en las

próximas camas,

o prados,

o piscinas,

eres una mujer

fácil de odiar,

eres una mujer

más que sexual,

eres la mujer,

y como yo de intranquilidad

no puedo vivir,

te declaro la guerra

en la hora de después

de la cena,

la hora en que reposábamos

nuestros esforzados estómagos

viendo películas

como Casablanca.

Qué final tan grotesco

el nuestro,

cuánto difiere

de la película,

cuánto difiere

de mi idea de final,

por este motivo

te regalo mi falo

aunque sea en foto,

para tus improbables

horas de soledad,

horas de recuerdos,

horas de lágrimas,

horas de apetito por

lo que no puedes comer.

Mujer promiscua,

mujer en acción constante,

mujer sin remordimientos,

gran mujer

que sin sexo

no vivirías,

que sin sexo

desesperarías,

que sin sexo

tú muerte

sería

cómo el gran final

de una película

de terror.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “Cuándo el macho se enamora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s